¿Qué hacer los lunes a la noche en Buenos Aires?

¿Trabajan de corrido hasta los fines de semana o son tan inquietos que necesitan también salir los lunes? Aquí les contamos nuestros tips para que la salida del lunes salga perfecta. Y de paso confirmamos que Buenos Aires hace honor a su apodó : “la ciudad que nunca duerme”.

¿Cuál es el plan?

Si todavía no vivieron la experiencia, no esperen más y entren en la única e ineludible Bomba de Tiempo en el Kónex (Almagro). La fiesta sigue por la zona, específicamente en el Uniclub cerca de allí, a media cuadra del Abasto. Los locos por el tango se dirigirán a la Catedral, el lugar por excelencia del dos por cuatro abierto todo el año. En el centro, el Club Severino es “el señor boliche” de los noctámbulos de los lunes. Si les gusta el jazz, Notorious es el sitio de referencia donde ir a marcar el compás de este género. ¿No piensan encarar la retirada? No hay problema: el Cronico estarán al pie del cañón esperándolos a la hora que lleguen.

- Anuncio -

Sino, otra opción es aprender a bailar tango en La Glorieta, o elegir una peli y transformar la salida en noche de cine, o asómbrense con la vista espectacular y panorámica desde lo alto del Palacio Barolo.

¿Dónde comer algo?

Si bien la mayoría de los bares cierran los lunes, existe una variedad de lugares donde ir a cenar. Al caer la noche uno de los barrios con más movida es Palermo y allí encontrarán la mayor parte de la actividad gastronómica.

¿Dónde tomar algo?

  • En Palermo: el preferido de los hombres-lobos errantes de los “días de la luna”: Nola. También 878 es el número ganador de los lunes.
  • En San Telmo: Los pubs Gibraltar y Puerta Roja están listos para saciar la sed de los inquietos de los lunes.
  • En Recoleta se pueden probar los cócktails de Milion los siete días de la semana y la Florería Atlántico por la zona de Retiro, anima con sus secretos el after office del primer día de la semana. La Cigale, en el centro, no para de trabajar y cantar…

Foto: La Bomba del Tiempo

Après un fabuleux septennat comme correspondant de L'Equipe et France Football, lors duquel j'ai écumé les meilleurs spots de la "Ciudad de la furia" chère à Soda Stereo, je vis désormais Barcelone. Où évolue un petit gars en short qui n'a pas volé son titre de meilleur ambassadeur de l'Argentine.