Tori Tori, las brochettes japonesas que tanto andaban buscando

¿Acaso estén atravesando un momento en el que, tanto el sushi como demás rolls y makis lograron cansar sus paladares? Y como ya se han hecho fans de los yakitoris… Les traemos noticias: alégrense porque Tori Tori es el especialista que tanto estaban esperando.

Este pequeño restaurante ubicado en Recoleta ofrece en su menú y en su carta, casi exclusivamente deliciosas brochettes japonesas. Pueden optar por las tradicionales yakitoris de pollo, o bien dejarse sorprender por el menú y descubrir las brochettes que les propondrá el chef.

Ataviado con pañuelo en la cabeza, este último gira sin cesar los pinchos sobre el grill frente a la mirada ansiosa de los clientes sentados en la barra. Se les hará agua la boca mientras ven cómo se van cocinando los yakitoris de pollo, carne, cerdo o salmón, o los de zapallitos, huevos, cebollas, champiñones, que saldrán del asador bien calientes, humeantes y crocantes.

A la luz cálida y delicada proveniente de elegantes luminarias de madera, anímense a probar los onigiris: unas albóndigas gordas de arroz rellenas de carne o pescado y recubiertas de algas. Como guarnición, la carta propone ensaladas crocantes y frescas y las tradicionales edamame, (o vainas de soja inmadura de color verde como las chauchas) muy comunes en la cocina japonesa.

Con solo algunas mesas y la pequeña barra de madera clara, el restaurante suele llenarse bastante rápido. Les conviene reservar antes de ir. Ubicado en una calle tranquila entre las concurridas Santa Fe y Córdoba, el lugar resulta ideal para ir a cenar luego de haber visitado el famoso cementerio de Recoleta o al salir de algún espectáculo o muestra en el Centro Cultural Recoleta.

Tori Tori
Ecuador 1175 – Recoleta
Tel: 4961-7978
De lunes a sábados, de 19h a 23h30
Precios: $ $

Foto: Juliette Marie

No locations found.

Compartir
Traductora pública de francés, apasionada por el idioma y la comida de todo el mundo. En parte bretona y porteña a la hora de salir elijo descubrir los lugares con ese "no sé qué" indescriptible.