Inicio SALIR Milonga

Milonga

¿Dónde bailar tango?

0
Imposible vivir en Buenos Aires y no haber pisado una milonga. Allí se juntan con una regularidad casi religiosa tanto para fanáticos como curiosos de todas las edades y niveles. El ambiente es relajado y cálido. Si bien la costumbre es que los hombres inviten a las mujeres, éstas...
Capital y cuna del tango, Buenos Aires es desde el 2003 sede del festival internacional destinado a reconocer y destacar su patrimonio inmaterial. El Festival y Mundial Tango BA se realiza todos los años en agosto y se compone, como lo indica su nombre de dos polos. En el Festival...
Dni-tango almagro
Con su elegante puerta de entrada blanca escoltada por dos árboles, de afuera, Dni-Tango no parece a simple vista una fachada porteña, y muchos menos si nos dicen que está a dos cuadras de la ruidosa Avenida Córdoba. A pesar de su nombre, no es una milonga más del...
En el Club Atlético Fernández Fierro, se practica el frotamiento de cuerdas con arco (para ejercitar como corresponde los deltoides y bíceps), la apertura y cierre de fuelle de bandoneón (perfecto para pectorales) y el chamuyo, que podríamos calificar como el deporte nacional. Como lo habrán entendido, el CAFF...
Desde hace más de diez años, las Barrancas de Belgrano se agitan al ritmo del 2x4 todas las semanas. Llevados por la voz de Carlos Gardel, las parejas más o menos experimentadas se deslizan bajo las luces azules de la Glorieta, la única milonga al aire libre de la...
Si recorren la calle Iriarte en Barracas, seguramente van a pasar por delante de Los Laureles. Este bodegón milonguero se transforma, de vulgar esquina porteña al templo del tango al caer la noche. Pasen y dejen fluir las vibras de la milonga, esas que animan desde hace más de...
Ubicado en el subsuelo de un centro cultural de la calle Armenia en Palermo, La Viruta es un punto ineludible en el circuito tanguero porteño. El principio es el mismo que en la milonga clásica: se paga una entrada y una vez la clase terminada, se pueden quedar a...
Abierto en 1880, en pleno desarrollo del modelo agro-exportador, esta antigua granja se transformó poco a poco en un referente del circuito tanguero. Acá se profesa un verdadero culto al tango. Desde Carlos Gardel (cuyo retrato adorna la entrada) a Anibal Troilo, sin olvidarnos de Osvaldo Pugliese, los grandes maestros...