Tetuán, homenaje a Marruecos al estilo gastropub

Lo primero que llama la atención de este local es la fachada con un gran mural que nos recordó un poco a Benaim, aquel gastropub de comida judía que descubrimos en su momento (más tarde leímos que de hecho son familia). Pero ese nombre… “Tetuán”… ¿no se refiere acaso a esa ciudad al norte de Marruecos que imaginamos toda blanca y soleada…?

¿Será que se trata de comida marroquí en Buenos Aires? ¿O es todo una ilusión?

Inmediatamente al entrar hay una pequeña barra debajo de un techo de banderines, pero un vistazo al pasillo nos deja entrever lo que parece ser un gigante y hermoso galpón en el fondo. AVANZAMOS. Plantas verdes, altos muros de ladrillos, gradas y bancos de madera dispuestos en forma desigual a los lados del salón (casi como si se tratara de un estadio) y al final de todo, la cocina a la vista con brasas flameantes y un horno de piedra. SEGUIMOS AVANZANDO. Allí está pizarra con el menú: pollo y carne a las brasas, vegetales con cous cous, babaganoush, briouats, chebakia… ¡Era verdad!

La historia cuenta que el personaje que aparece que el mural de la fachada no es otro que el señor Benaim, antepasado familiar de Nicolás Wolowelski and Juan Martin Migueres (creadores de Benaim y Tetuán) y quien vivió en esta ciudad marroquí. Como homenaje a esta parte peculiar de la historia familiar, se creó una carta que evoca todos los clásicos del norte de áfrica con la ayuda de Hugo Macchia y el chef Ignacio García Lucero.

Nosotros nos dejamos llevar por el pollo marinado con salsa Tarator a base de nuez, servido con zanahorias asadas, hummus y ensalada verde; y también pedimos el ojo de bife marinado en la misma salsa y acompañado por remolacha, también con hummus y ensalada. Quedamos sorpresivamente satisfechos con el punto y el condimento de ambas carnes, además del buen tamaño que contrasta los módicos precios (para destacar sobre todo en este barrio). Aunque vinieron en forma de sándwich con pan pita, la próxima vez pensamos intentarlo al plato o con con fainá crocante.

Como nos tocó un jueves, había un DJ animando el ambiente que pronto comenzó a llenarse de parejas y grupos de amigos. La barra delantera sirve cocktails, tragos y una oferta decente de cerveza artesanal tirada (nosotros elegimos vino porque hacía frío). Como todos los gastropubs de la nueva generación, el sistema es autoservicio y el número de tu pedido aparece en una pantalla cuando está listo.

Sí, obvio vamos a volver. Fainá, babaganoush y cerveza en un mismo lugar, con suficiente espacio y buenos precios… Ideal antes de ir a un recital en Niceto.

Tetuán Brasero Marroquí
Ravignani 1780 – Palermo Hollywood
Lunes a jueves de 18h a 1h, viernes y sábados de 18h a 3h
Precios: $ $

Foto: Eva

 

Eva Contreras
Eva Contrerashttps://www.instagram.com/discover.buenosaires/
Directora Editorial de Buenos Aires Connect. Escritora siempre. Estoy buscando algo. Fotografía + viajes + comida + música.
12,683FansMe gusta
10,680SeguidoresSeguir
1,477SeguidoresSeguir

QUÉ HACEMOS ESTE FINDE?

Recibí los mejores planes para el finde directo en tu mail!