De Fernet a vino, ¡a tomar como argentinos!

fernet argentina

Al ver todos los bares y cafés que invaden la capital, nos dan ganas de dejarnos llevar y hacer una pausa para tomar un café o una cerveza. Podemos disfrutar un café tranquilamente a cualquier hora del día, pero entender las cartas de las cafeterías podría ser un problema para algunos.

Los argentinos suelen tomar café solo (café negro) o un cortado (que se corta con leche). La “lágrima” es una gota de café diluido en mucha leche. Les preguntarán si lo quieren chiquito o en jarrito (en una taza más grande). Los especialistas del café: no se esperen milagros. Es difícil encontrar buenos, a no ser que se acerquen a los cafés que cuentan con reconocidas insignias italianas.

- Anuncio -

También pueden consumir el café en la calle como lo hacen los ciudadanos de acá. Hay vendedores ambulantes que venden café, maté cocido y té para llevar. Muy fáciles de reconocer, se los puede ver recorriendo la ciudad con un carrito lleno de termos. Pero si son exigentes con la calidad, ¡no lo recomendamos!

Cerveza, Fernet…

Si esta noche los invitan a tomar algo o tienen ganas de salir, ¡prueben las bebidas locales! En cuanto a cervezas, la local más conocida es la Quilmes. Otras cervezas en el mercado nacional son la Isenbeck, la Brahma y la Imperial. Obviamente, también hay una gran lista de cervezas artesanales y regionales que podrán encontrar en lugares más especializados.

Para un aperitivo típico, no pueden perderse la bebida nacional: ¡el Fernet! Se trata de un licor a base de plantas amargas que se toma con Coca-Cola. El azúcar de la gaseosa suaviza la amargura del alcohol y lo vuelve más gasificado. Pruébenlo primero en el vaso de otra persona, ya que el gusto, que nos recuerda al sabor de un jarabe, puede tomarlos por sorpresa.

Si el Fernet no les gustó demasiado, quizás los pueda seducir su versión con menta (Branca Menta), más dulce, que se toma con Sprite (si es light, mejor), ¡Bien frío!

…o vino? 

En algunas pizzerías, podrán acompañar sus platos con un Moscato. Un vino blanco dulce, según dicen ¡originario de una antigua tradición italiana!

Argentina, como ya saben, es una importante productora de vinos. Los vinos tintos son de lejos los más apreciados. Sus paladares van a notar la diferencia con el vino francés, sin embargo, les aconsejamos no comparar demasiado, y mantenerse abiertos a un gusto diferente. Algunos vinos blancos también los sorprenderán con su sabor. En lo que respecta al rosé francés, existe, pero todavía no forma parte de las costumbres argentinas.

De más está decir, todo hay que consumir con moderación. ¡Salud!

También les puede interesar:

*Traducción: Daniela Gambarotto