¿Dónde tomar (buen) vino en Buenos Aires?

20 lugares para tomar vino en Buenos Aires, por copa o por botella, en plan formal o informal, ya sea experiencias especializadas o descontracturadas. 


El vino está entre las bebidas más representativas de Argentina con un status muy alto, suma importancia para la identidad y la economía nacional, así que solo nos queda aceptar nuestro destino y tomarlo. Si bien todo restaurante en Buenos Aires tiene su carta de vinos, siempre está bien ir más allá.

En Buenos Aires existe una gran variedad de lugares donde el vino figura como el centro de la experiencia, y como todo lo porteño, hay para todos los gustos. Bares donde el vino es el centro de la propuesta, y bares que apuestan por la gastronomía. Lugares donde el foco está en ofrecer degustaciones y catas, y otros donde ganan espacio el cine, la música, la literatura o el tarot. 

Pensando en esta multiplicidad de gustos y propuestas, acá una selección de 20 favoritos donde explorar y disfrutar el vino argentino (léase: tomarse unas copitas 😋). 

Dónde tomar vino en Buenos Aires: 20 favoritos

  • Anchoita Cava: ubicada a la vuelta del restaurante que lleva el mismo nombre, la cava de Anchoita ofrece una selección de vinos argentinos y de otras partes del mundo, por copa o botella. Para acompañar, quesos y charcutería de producción artesanal.  
  • Naranjo: con todo su foco puesto en el producto, el bar apuesta por la estacionalidad. Sin carta fija y con vinos que invitan a explorar pequeños productores y bodegas fuera de los circuitos más tradicionales. 
  • Canti Bar: desde afuera, la estética de una fiambrería tradicional. Adentro, una selección de etiquetas modernas que reflejan la nueva generación del vino argentino. El retrato de Charly García colgado en la pared da el tono, y los platitos proponen una vuelta de tuerca sobre recetas tradicionales. 
  • Lardito: entre las muchas cualidades de Lardito, quizá su diferencial esté en la posibilidad de explorar etiquetas de vino (y tragos, y vermut, y birra) junto a recetas de influencia latinoamericana y asiática. Para regalarle otros sabores a los sentidos. 
  • Vico Wine Bar: es el bar ideal para quienes quieran emprender un viaje por lo más célebre de vino argentino. Vico ofrece una gran variedad de etiquetas, todas por copa. Los vinos quedan en dispensadores autoservicio, y el consumidor puede elegir entre tres medidas: 50ml, 100ml o 150ml. 
  • Pain et Vin: este va para los amantes del vino. Gran variedad de etiquetas, por copa o botella. También cuentan con vinos alta gama por copa, flights de degustación y vinos de guarda, con añadas que remontan a 2013. 
  • Alegra Restaurante y Vinería: entre los tantos bares modernos e innovadores que pululan en Chacarita, Alegra propone una experiencia más tranquila y acogedora. Comida con cara de casa y platos abundantes, a los que se suman una extensa oferta de vinos a buen precio. 
  • Overo Bar: bar de copas y club de vinos, Overo innova al invitar el cine y la música a la mesa. Yendo más allá de las copas y platitos, promueve proyecciones de películas, eventos sobre el jazz y catas temáticas. 
  • Aldos’s Wine Bar: wine bar del sommelier Aldo Graziani. Ideal para quienes deseen conocer cada vino en detalle, probar nuevas etiquetas y participar en catas.  
  • Las Patriotas Vilardo: ¿estás por el Malba? Tanto si fuiste a ver una exposición o a una sesión de cine, caminando tan solo algunos metros, puedes darle seguimiento a la tarde/noche con vinitos, tragos y platitos en el eLePeVe Y si quedarse en la vereda es hermoso, el interior del bar es un espectáculo. 
  • Vinos de Culto Bistró: un pequeño rincón entre Belgrano y Saavedra, “donde los caminos del placer se encuentran”. VDC trabaja con cartas estacionales, tanto de vino como de platos, lo que les permite ofrecer una gran variedad de vinos por copa, todos siempre muy interesantes. 
  • Turvina: ¿y qué tal disfrutar de la noche en San Telmo? No hace mucho Vina de San Telmo se convirtió en Turvina, pero la propuesta sigue de pie: un recorrido por la vanguardia del vino argentino, donde es imprescindible acompañar cada copa o botella con agüita y picada. 
  • Che Malbec: siguiendo con las opciones en el Microcentro porteño, Che Malbec propone una experiencia más tradicional. Etiquetas clásicas, empanadas, tortilla y picada. Dependiendo del día, incluso puede pintar una presentación y clase de tango. 
  • 444: en el corazón de Caballito, a pocos metros del Parque Rivadavia, el bar 444 reivindica la cultura. Además de contar con carta de vinos y platitos y opciones de catas temáticas, promueve eventos de lectura y escritura que son lo más.  
  • Pámpano: una opción intimista, una esquina en Villa Devoto donde tomar un vino con tranquilidad, picar algo o comer una pizza. Para salir de los circuitos tradicionales y conocer otros rincones de la ciudad. 
  • Casa Tinta: espacio gastronómico y cultural, Casa Tinta une gastronomía, vinos y libros. Una cocina creativa y autoral, con sabores de casa, que se une a vinos y libros seleccionados por los propietarios. Suelen armar eventos temáticos, menús maridados y degustaciones.
  • Helka Wine Bar: no podría afirmar que los eventos de tarot & vinos o astrología & vinos vinieron para quedarse, pero sí que Helka ha sido uno de los primeros a impulsar este tipo de experiencia, y sigue como referente hasta hoy. En su —intenso— calendario de eventos, también se incluyen noches de cerámica/pintura & vinos y bingos musicales. 
  • Verdot Wine Bar: en el centro de lo más lindo de Recoleta, cerca del cementerio y a pocos metros del doble-Michelin Aramburu, está Verdot. Un bar de vinos sofisticado, que invita tanto a una de esas cenas donde te pones lindo/linda para sorprender tu acompañante, como a unas copas en la barra y a seguir al próximo plan. Independientemente del plan que elijas, ese wine bar respira citas. 
  • Amores Tintos: quizá el bar que mejor logró acercar el vino a los jóvenes. Con dos sucursales, Amores Tintos ofrece un ambiente descontracturado, vinos de grifo y carta más estilo bar, con hamburguesas, croquetas, papas fritas, empanadas y ensaladas. 
  • CoWi: con sucursales en Palermo y Belgrano, CoWi abarca tanto la tarde como la noche. Empieza como café de especialidad (ideal para la merienda) y termina como bar de vinos, con copas y tapeo para compartir entre amigos. 

Más lugares para tomar un buen vino:

Con estos bares, podés dar tus primeros pasos como enófilo en la capital porteña. Sin embargo, esto es solo el principio. Siendo Argentina un país vinero, ¡hay muchísimos lugares para tomar vino en Buenos Aires! 

Micaela Redondo
Micaela Redondohttps://catalibre.com/
El acento es brasileño pero el corazón argentino. Amante de la comida, los vinos, los cafés y los paseos en bicicleta. Y, por supuesto, enamorada de Buenos Aires.
12,715FansMe gusta
11,854SeguidoresSeguir
1,505SeguidoresSeguir

¿QUÉ HACEMOS ESTE FINDE?

Recibí los mejores planes para el finde directo en tu mail!