TOP 10: Los mejores lugares para degustar vino

Con la llegada del buen clima y los días más largos crecen las las ganas de salir y socializar, hoy les proponemos una opción distinta pero que cada vez toma más auge en Buenos Aires : ir a catas o degustaciones.

El auge del vino ha logrado democratizar el acceso a éste. Cada vez levanta más curiosidad entre los jóvenes y es un acierto siempre poder llevar una botella poco común a  reunión de amigos y contar acerca de ella. Por eso le traemos un top de nuestras vinotecas preferidas, todas vinotecas boutique, atendidas por los dueños, que más que vender lo que hacen es evangelizar acerca del vino. También en cada una de ellas se organizan catas a ciegas, cenas maridadas, degustaciones verticales, entre otras cosas para seguir comunicando y haciéndonos descubrir etiquetas nuevas.

En Palermo donde todo se vuelve tendencia encontramos a Pain et Vin, donde se unen perfectamente vinos y panes de masa madre, es un local luminoso, la mesa de cata se lleva toda la atención, con su estantería llena de botellas, ofrecen un clima distendido y relajado. Muy cerca de encontramos JA!, una de las primeras vinotecas de la ciudad y un referente para el resto. Con su sala de degustación frente a la vidriera, nunca pasa desapercibida, siempre tienen propuestas interesante para degustar, es visita obligada para todo wine lover.

Más arriba pero aun en la zona tenemos a Dr Beer & Mr Wine, chica pero repleta de cosas hermosas. Tiene los vinos más exóticos y deliciosos de un lado, del otro a las cervezas artesanales más difícil de encontrar de todo el circuito. Hacen cenas maridadas, catas a beneficio de comedores sociales, presentaciones de enólogos, etc.

Muy cerca tenemos a Autre Monde una maravilla de vinoteca que esta junto con la librería Alamut, aquí se organizan unas catas diseñada por el dueño que cuentan con una clientela fiel tanto a los vinos que propone como al acompañamiento de las mismas.

Entrando en Recoleta no podemos dejar de visitar Soil. Surgido como proyecto de 2 amigos sommeliers, tiene un cuidado mobiliario  realizado con duelas de barrica. Los jueves tienen lugar en el sótano  algunas de las mejores catas de la ciudad, catas verticales de iconos locales o catas comparativas con vinos del mundo.

En Caballito encontramos a Almacén Otamendi, antiguo almacén de barrio restaurado pero sin perder su espíritu, ahora con productos gourmet, también imparten cursos como ABC del Vino y otras más. Muy cerca está La Cueva de Musu, sitio de peregrinación de todos los amantes del vino, un lugar discreto, pasa desapercibido para no iniciados, pero donde recalan todos los enólogos que pasan por Buenos Aires. Organiza catas todas las semanas, pero el dato de color es que para los muy complicados durante los días laborales, pueden ir a la que hacen los sábados a la mañana.

Tiempo de Sabores un clásico del barrio de Devoto, organiza catas para sus clientes, dos jueves al mes, siempre sentados a una larga mesa rodeada de barricas y vinos.

La Cava Jufré, otro clásico pero ahora de Villa Crespo. Fue de las primeras a reunir a sus clientes, no solo a catas sino a reuniones sociales, donde siempre hay buen ambiente, música y vinos selectos.

En Cañitas otra parada obligada, Vinology. Tienen un gran catálogo de vinos y muchos eventos. Los precios son muy amigables por la calidad de vinos que se prueban aquí. Es asesorada por María Mendizábal, mejor sommelier de Argentina en 2006.

Baltimore fue nuestro último descubrimiento, en Colegiales, una vinoteca boutique, intima. Hacen catas todos los miércoles, a precios razonables, muy amenas, personales. Por ejemplo fuimos una impartida por Marcela Rienzo, una especie de taller para reconocer los aromas del vino. Imperdible!

Foto: Evaly Contreras en Baltimore.

Compartir
Leer, tomar, comer, reír, bailar, compartir... Me encanta conocer lugares nuevos, redescubrir los viejos y siempre sorprenderme con algo... "Journey before destination. "