TOP: El circuito foodie de Belgrano

Quizás tenga más delimitaciones que Palermo: Belgrano R, Belgrano C, Bajo Belgrano, Barrio Chino, Barrio Parque General Belgrano. Con casas con una arquitectura que data de la década de 1920, el responsable del dicho “me quedé en Pampa y la vía”, quizás también compita con su vecino en la cantidad de locales gastronómicos.

Los mini polos gastronómicos de Belgrano

? Pasaje Echeverría: ventanitas gastronómicas en la peatonal al lado de la estación de tren Belgrano C, (enfrente del Barrio Chino) que vale la pena por sus originales propuestas. Eso sí: hay que ir con paciencia y sabiendo que las opciones, en general, son comer en la verada o parado. Algunas propuestas son Chintonería (Gin Tonic) que está conectado con Sando de América (sándwiches de origen asiático fusionados con sabores latinos), Copetín (sándwiches de tortilla de papa y bebidas en canilla), Zarpado (café de especialidad), Pony (pizzas de masa madre) y nuestro favorito, Orei, con uno de los mejores ramen en Buenos Aires.

? Barrio Chino: quizás el primer «sector gastronómico» del barrio, caracterizado por puestitos de comida callejera asiática en pinchos o en bandeja y rolls de sushi  para comer de dorapa durante el recorrido. Entre los restaurantes «reales» para comer ahí: Fujisan, declarado Sitio de Interés Cultural de la Ciudad, sushi y platos súper abundantes. Para comida china buena, bonita y barata: Mian. El clásico Hong Kong Style, con sus dumplings, su cerdo laqueado y su sopa agripicante. Para parrilla y platos abundantes El Pobre Luis no defrauda: la pamplona rellena y sus papas a la crema son el éxito del menú. Casa Lotus Thai para comida tailandesa y Ju para comida vegana y crudivegana. Otra opción interesante es Puppo con sus hattogu (panchos coreanos) servidos en paleta.

? Mercado de Belgrano: A pocos pasos de Cabildo se encuentra este mercado con productos de almacén, pescadería, carnes, verdulerías con frutas exóticas y hasta restaurantes. Para llevar: comida árabe, panadería francesa y las pastas de Donato Di Santis, son algunas de las opciones. También hay cervecerías, la parrilla de La Dorita, la pizza con bordes inflados de Orno y la cantina italiana Pinuccio con manteles italianos y camisetas de fútbol bien argentinas. > Leer más sobre Mercado de Belgrano 

Restaurantes y propuestas foodie:

? Sucre: Un restaurante multi-premiado con una cava gigante vidriada en el medio de las mesas, sillones de cuero y una linda barra espectacular. Productos orgánicos, frescos y locales > Leer más sobre Sucre 

? Mago: todos estamos detrás del mismo sueño (comida de lujo a precio accesible), en la esquina de Av. Monroe y Montañeses (el límite entre Belgrano y Núñez) se cumplen ambas cosas a la perfección. En el menú se destacan el ojo de bife, la molleja y los sorrentinos de bondiola con ragú de hongos. Además, es una parrilla con opciones sin TACC y veganas.

? Baviera Bierhaus: hace 20 años que ocupan la esquina de Juramento y Ciudad de la Paz con su estética de cervecería alemana. El menú abarca platos europeos como goulash con spatzle (dados de ternera salteados acompañados de ñoquis húngaros) hasta salchichas, bondiola, milanesa, pastas, hamburguesas y pizzas.

? Togni’s pizza: El horno pizzero está en el centro de la escena de donde salen pizzas por porción y en molde, bien esponjosa y con base firme, con mucho queso y su propio pepperoni, de pollo con pesto y hasta vegana. Todas hechas con masa madre y harina orgánica. > Leer más sobre Togni’s

? La Fina: Arriesgándonos a incluir demasiadas pizzas de masa madre, no podemos no mencionar La Fina, de los lugares más cancheros del barrio. En nuestro top de pizzerías que buscan romper el molde.

? Arredondo: no es fácil destacarse en un rubro donde las hamburgueserías supieron dominar toda la ciudad y ellos lo hacen perfectamente. En su menú también tienen milanesa, ojo de bife y bondiola con papas fritas (Les faltaría alguna opción vegana para terminar de romperla).

? La Pasta: Su menú en italiano hace pensar un poco más la decisión entre pasta, risotto, pizza de masa madre y postres que van desde cannoli hasta crumble con arándanos con una salsa dulce de palta que no encontré en otro lado.

Para tomar el té (y el café)

☕ ÖSS Kaffe: de garaje a café de especialidad (y todo el que lo prueba dice que es el mejor que hay). Acá hasta los tragos tienen café. Para acompañar a la estrella de la casa, los obligatorios para comer son la tostada de hummus de remolacha vegana y los cubanitos rellenos de dulce de leche.  > Leer más sobre ÖSS Kaffe

☕ SĀNTAL: con dos sedes a unas cuadras de diferencia, destaca por su estética y por el buen café. El local de Virrey del Pino es hermoso e ideal para hacer home office o disfrutar de su hermoso patio.  > Leer más sobre SĀNTAL 

Togni’s Café: en un local chiquito al lado de la pizzería, está el café de Togni’s con opciones de almuerzo y pastelería como su roll de canela y su brioche suisse rellena con crema pastelera y chocolate.

Salón cielo azul: Un local muy azul, como indica su nombre, que antes fue un salón de fiestas por lo que es muy amplio. Su menú incluye una extensa variedad de té en hebras que se sirven en tazas y teteras de porcelana inglesa; así como almuerzos, brunchs y meriendas con la posibilidad de degustación de mini tortas. Además, un primer piso con chocolatería donde algunos días hay feria de ropa vintage.

Para disfrutar la noche

? Malasangre: juego de luces en la ambientación con una barra impresionante y una extensísima variedad de tragos en el que se destaca el vermú. Cuál elijas va a depender de qué te guste más: hay de frutos secos y cacao, frutos rojos y pomelo, anís y regaliz y canela y nuez moscada. También se puede pedir la opción de degustación que viene con varios para probar. La onda es acompañarlos con platitos: tapas y sándwiches (tienen opciones veganas).  > Leer más sobre Malasangre

? Puerta Uno: uno de los speakeasy que hay por la ciudad, escondido en el barrio chino. Por adentro es una antigua casona que en sus habitaciones tiene sillones de terciopelo, lámparas colgantes y una terraza rodeada de plantas. Funciona hace más de 15 años, lo original de su estética y sus tragos presentados en elementos de laboratorio lo hacen único. Hay que reservar por WhatsApp para entrar. > Leer más sobre Puerta Uno

? Casa Babel: ubicada en el Bajo Belgrano, todos los espacios están vínculos a la música ya que el lugar además funciona como productora y estudio de grabación. Aunque la carta es corta, no decepciona: empanadas, pizzas y platos chicos para pedir más de uno. Para tomar están los cocktails clásicos y los de la casa. Mi recomendación es el “Brisa”: vodka, ananá, frutos rojos y naranja. > Leer más sobre Casa Babel 

? Downtown Matías: es el primer pub irlandés de América, está desde 1976 y es un clásico del barrio. Acá se puede disfrutar una buena birra en un ambiente descontracturado.

Heladerías de barrio, de verdad:

? Gruta: declarada como sitio cultural de la ciudad, está hace 45 años en el barrio con gustos clásicos y cremosos. Muchos la consideran la mejor heladería de Buenos Aires, tendrán que ir a probar para descubrirlo. > Leer más sobre nuestras heladerías favoritas

? La ventana de Willy: hace más de 50 años que elaboran pastelería y helados en Bajo Belgrano. Facturas, alfajorcitos, sándwichitos de miga y helados artesanales sin aditivos ni conservantes hechos con fruta fresca. Acá yo le digo que sí a todo.


TOP 10: Qué hacer y qué probar en el Barrio Chino

Fiamma Zampino
Estudiante de periodismo. Me gusta escribir y comer. Acá combino las dos.
12,685FansMe gusta
10,671SeguidoresSeguir
1,456SeguidoresSeguir

QUÉ HACEMOS ESTE FINDE?

Recibí los mejores planes para el finde directo en tu mail!