Souvenirs originales de Buenos Aires para regalar

Foto: Dimtze (Flickr)

Seamos turistas o residentes, cuando llega el momento de volver al terruño empezamos a rompernos la cabeza preguntándonos qué llevar de recuerdo de Buenos Aires. Nos tortura la idea de comprar objetos sin significado, carísimos y de mala calidad. Para evitar caer en esas trampas especiales para turistas, les preparamos algunas ideas útiles y coquetas. Aquí van:

Los accesorios del perfecto gaucho

El gaucho es un hombre de campo, de Las Pampas, un verdadero clásico a la hora de imaginarnos el trabajador de los campos argentinos. El estilo del gaucho comprende una linda boina para matar de envidia a cualquier vasco, un poncho, botas de montar y todo ese atuendo acompañado de un facón cincelado guardado en la faja o el cinturón. Gran trabajador del cuero y la orfebrería, el artesano argentino produce magníficas cosas para usar de estilo gauchesco, ideales para hacerlos sentir como verdaderos “vaqueros”. El negocio Talabartería Aynié en Las Cañitas (Ortega y Gasset 1539), tiene accesorios auténticos y de calidad premium. Claro que si quieren algún objeto comprado en un verdadero pueblo de gauchos y bien folclórico, encontrarán de todo en San Antonio de Areco, o en la Fiesta de la tradición.

Los clásicos porteños

Si son más bien del estilo urbano porteño, lo ideal es llevar objetos que representen el alma de la capital argentina. Aunque se haya transformado en algo muy turístico, el fileteado es EL estilo de pintura porteño por excelencia que se reconoce por sus letras tan particulares, con adornos románticos y colores vivos. Diseminado por toda la ciudad, el arte del fileteo se concentra sobre todo en los barrios históricos de Barracas, Boedo o San Telmo. Olviden los atrapa-turistas que se venden en los mercados y prefieran alguna obra única y de buena calidad. Si no logran contactar directamente al rey del fileteado Alfredo Genovese, también pueden llamar a uno de sus discípulos Gustavo Ferrari. Otro clásico de Buenos Aires es ¡El tango! Para las chicas, si todavía no les convencen las plataformas, lleven en sus valijas unos lindos zapatos de tango, súper femeninos y altos, verdaderas joyas para los pies. Varias tiendas de calzado se distinguen del montón: Neo tango por su modernidad, Comme il faut por su “no conformismo” y  Flabella por su autenticidad.

Souvenirs comestibles

Para los más golosos, los regalos comestibles son perfectos para compartir un pequeño pedacito de Argentina. Para cambiar un poco los típicos alfajores que compramos siempre a último momento en el aeropuerto, les aconsejamos llevar directamente un frasco o pote de dulce de leche para reemplazar la Nutella por unos días. Se vende en todos lados. Corran a la Casa del Dulce de Leche para una degustación como corresponde. ¿Les gustan las empanadas? Ya sabemos que es un tanto difícil llevarlas en la valija pero aquí va nuestro consejito: pueden comprar un paquete de tapas de empanadas de hojaldre. Para preparar esta rica especialidad argentina sólo tienen que esparcir un poco de harina, preparar el relleno que les guste, rellenarlas, cerrarlas, un toque de horno y ya tienen un riquísimo aperitivo argentino en un abrir y cerrar de ojos. El mejor de los souvenirs para que el gustito rico perdure en las reuniones de amigos.

Los licores imperdibles

Ya es de público conocimiento que la bebida nacional de Argentina es el vino tinto. Ni hace falta mencionarlo, los amantes del buen beber seguramente ya guardaron al menos 4 botellas de Malbec entre las medias y sweaters de alpaca. Si quieren llamar la atención, lleven un pingüino, la jarrita de vino vintage porteña por excelencia. Al principio para regular el consumo de alcohol se usaba el jarrito en forma de pingüino, como un guiño a la pinta de los hombres de la belle époque, y hoy volvió a ser un clásico. Si quieren una opción más elegante, les recomendamos los hechos a mano de la Pulpería Quilapan. Otro truquito para llevar muchos “souvenirs”: las miniaturas de Fernet Branca no ocupan lugar, son baratas y los pueden comprar en cualquier “chino” de barrio.

¿Arte querés? Arte tenés

Buenos Aires está llena de pequeños locales de arte y hay para todos los gustos. En Quorum, una increíble casa de objetos de arte, varios artistas exponen sus obras, y muchas de ellas relacionadas con Argentina. Nos encantó la bellísima serigrafía de Argentina y sus productos locales A comer Argentina, de Sebastián Gagin; el panfleto político y cómico sobre San Telmo de Dibiajante, el ilustrador que recorre América Latina, o un bolso de tela impreso con la frase Estoy Chocho, una de las expresiones emblemáticas del lunfardo.

Street art para llevar

La capital porteña está invadida de artistas que recubren las paredes de la ciudad. De recuerdo les proponemos llevarse un pequeño fragmento del street art argentino en la valija. Si les divierten las expresiones porteñas, les aconsejamos las famosas gorras con mensajes de Guillermo Pachelo que encontrarán en el Patio del Liceo. Si prefieren la combinación más romántica con la moda cumbiera, entonces les van a encantar los afiches de Tano Veron. Si son más bien de los que prefieren el mensaje con un toque sutil de política, los afiches irónicos y súper coloridos del Movimiento Petrushaus son perfectos para colgar. En los dos casos, los pedidos se hacen por mail.

Ropa de diseño artesanal

Las fashion victims pueden llevar la ropa de diseño artesanal de los creadores de la capital. Al menos estarán seguras que nadie tendrá el mismo modelo de vestido. Según el momento en que empiecen a comprar las cosas que quieran llevar, les recomendamos las camisas súper fresquitas y floreadas de Flor de camisa, que se venden en el Patio del liceo; los pullovers calentitos y suavecitos hechos a mano por el ruso Vlad Krasnov o las remeras de Misterio de Cultura, que muestran los objetos del día a día argentino, para reír y con un toque infantil. Para estos dos últimos los pedidos se realizan por mail.

Tesoros literarios

¡No se olviden de los regalitos para los más intelectuales! Porque no podemos dejar a nadie afuera… Además de los clásicos que no pueden faltar de la literatura argentina y las historietas como Mafalda, que además pueden encontrar en versión francesa, les proponemos una lista para llevar algo distinto e ideal para hojear de vez en cuando: “Buenos Aires: secreta e insólita” de Valeria Sampedro y Hernán Firpo, que recopila todas las maravillas escondidas de la capital. Para los lectores empedernidos de literatura, pero sin mucho espacio en la valija: lleven medias con citas de autores. ¡A cada cita su autor, y a cada cita de autor, su par de medias!

Las ineludibles camisetas de fútbol

En general, para los locos del deporte, las camisetas son EL regalo preferido. Y todavía más apreciado si viene del país donde los hinchas y barrabravas son los que marcan el pulso de la tribuna. Los futboleros podrán elegir con gusto cualquier camiseta de alguno de los clubes míticos de la capital. Los apasionados del rugby van a enloquecer con una chomba de los Pumas. Para las chicas, no duden en invertir en una camiseta de Las Leonas, ¡las argentinas campeonas de hockey del mundo! Para conseguir estos regalos qué más fácil que acercarse a cualquier local de deporte especializado, o a alguna cancha de fútbol, y si el presupuesto es muy flaquito, siempre hay versiones más baratas (no originales) en las galerías de souvenirs de la Boca. Para tomar nota: en estos lugares también echen un vistazo a los balones redondos u ovalados con los motivos que se les ocurra, aún si ocupa lugar extra en la valija.

Pavaditas por aquí y por allá

Billeteras Wallet monkey de papel con recuerdos de Argentina: como las líneas del subte porteño, el mapa de la península Valdés o las pistas de ski de Bariloche. Para llevar el combo, también tienen el protector de tarjeta, del estilo de la SUBE, que les puede servir para cualquier tarjeta. Las van a encontrar en el Galpón de Ropa o en la boutique original Antula.

Una acuarela en tarjeta postal de cada barrio de la ciudad, un póster de los lugares más lindos de Tierra del Fuego, esto es lo que propone Hoornvintage. Las tarjetas se encuentran disponibles también en la librería Borges, para los demás pedidos, se hacen por aquí.

Entre viejos pósters del rey del tango Carlos Gardel, mapa de Argentina o publicidades retro de Fernet Branca, la feria de anticuarios de San Telmo guarda verdaderos tesoros, eso sí, ¡ármense de paciencia y vayan con tiempo!

Para terminar les dejamos algunas direcciones llenas de cosas divinas. En Recoleta, la Casa Alcorta donde todo está “hecho en Argentina”, o no muy lejos de ahí la extraordinaria librería-boutique del MALBA y también Montón, un espacio de jóvenes creadores argentinos en Palermo Hollywood.

Claro está que con todos estos consejos el objetivo es que se la jueguen con una idea original. Ahora bien, para todos los recuerdos comunes y corrientes de siempre, el mate de calabaza tallado o el delantal de Mafalda, pasando por los colgantes típicos de los mochileros latino-americanos, no van a encontrar mejor lugar ni mejores precios que en la  Feria de San Telmo. Sólo tienen que ir y elegir ¡feliz y buena compra para todos!