Inicio Blog Página 3

La Botica del Ángel, collage de cultura porteña

botica del angel museo en monserrat

La Botica del Ángel es un museo en Monserrat con un ambiente único y una colección especial de obras de arte.


En Monserrat nos encontramos con este lugar único, creado por Eduardo Bergara Leumann, animador, pintor, escenógrafo y modista. Inicialmente fue un espacio teatral alternativo y de exposiciones en el año 1966, pero al poco tiempo se convirtió en un centro alternativo de vanguardia.

Hoy por hoy se encuentra ya convertido en museo y conserva su decoración original, objetos, de imaginería kitsch y decorado por memorabilia.

Contiene una colección de obras de arte de muchos artistas plásticos como Soldi, Berni, Noé, Minujin, Roux, Pla; manuscritos de Borges, Sábato ; recuerdos de actores y cantantes, algunos de los cuales debutaron en La Botica como Susana Rinaldi, Marikena Monti, Nacha Guevara, Leonardo Favio, entre otros.

Recorriendo los tres pisos que componen el museo podemos encontrarnos con homenajes a compositores de tango y folklore como Piazzolla, Mores, Mercedes Sosa, María Elena Walsh, entre otros, y también hay instalaciones con fotografías y objetos históricos de un Buenos Aires que solo queda en los libros. 

El Museo Botica del Ángel fue declarado de Interés Cultural por la Secretaría de Cultura, de Interés Turístico por la Secretaría de Turismo, Testimonio Vivo de la Memoria Ciudadana y Patrimonio Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Es un imperdible para conocer la historia artística de la ciudad. Si es que el recorrido provoca nostalgia permanente es recomendada la visita a 36 Billares o pasarse directamente al Mercado de San Telmo.

La Botica del Angel
Luis Saenz Peña 541 – Monserrat
Tel: 4384-9396

Foto: La Botica del Angel

TOP 10: Los planes más divertidos con tu perro

planes perro en buenos aires
Foto: Run Society

Entre la reciente modalidad del subte «dog-friendly», el boom de locales pet-friendly y las originales actividades al aire libre que están disponibles, no hay más excusas para no disfrutar de Buenos Aires junto con tu perro. Aquí se analizó todo el potencial de la gran ciudad para hacerlo de la manera más divertida posible.

Enseñar jugando

Dicen que un perro cansado equivale a un dueño feliz. En capital encontrarás cada vez más lugares que combinan la diversión y educación en unas actividades espectaculares al aire libre. Desde clases de obediencia, agility en pistas de obstáculos, «disc dog» (el frisbee cansa hasta a los perros más energéticos) o trucos caninos. Una gran propuesta es la de Patita Patita que ofrece clases grupales en varios puntos con muy buenas promos.

Paseo reloaded

Es innegable – en menor o mayor medida todos somos biófilos y la naturaleza es nuestro mejor combustible. Así que vayan a un lindo parque (que para eso hay muchos en la ciudad), sólo necesitan algo de espacio y unos simples obstáculos que pueden preparar ustedes mismos en casa. Por otro lado pueden aprovechar los talleres gratuitos del programa ‘Mascotas de la Ciudad’ del gobierno porteño o las jornadas «Dog’s Day» de la escuela de adiestramiento Nican.

Mascotas del siglo XXI

La magia de las aplicaciones llegó al universo de los canes. Los paseos diarios serán más amenos con aplicaciones como «Pluv» para socializar con otros dueños de perros, juntarse y compartir paseos. «Dog Walk» para registrar caminatas y compartir en redes sociales. Si bien un profesional es difícilmente reemplazable por una app, con «Dog Whistler» se iniciarán en el arte de adiestramiento.

Entrenamiento a seis patas

Pueden sacar provecho de la fuerza de su pequeño peludo y convertirlo en la mejor motivación para ejercitarse. Mientras que nosotros los humanos somos especialistas en el arte de los pretextos, el perro difícilmente se quejará del frío, sueño, bajón, lluvia, dolor muscular, depresión, bla, bla, bla… Cambien las pantuflas por unas zapatillas y arranquen juntos. Quizás hasta se animen a participar en el «Dog Run» por las calles de Buenos Aires.

Caniles

Hasta al mejor dueño a veces lo abandonan las fuerzas. Cuando llegue ese día y los supere la hiperactividad de su perro después de 9 horas de su solitaria penitencia en casa, llévenlo a uno de los caniles repartidos por la ciudad. Dentro de un espacio limitado y totalmente seguro con bebedores y juegos, se ahorran un dolor de cabeza mientras su perro se divierte en manada. Acá las coordenadas.

Un día en el refugio

Hay unos 6 millones de perros y gatos callejeros en diferentes refugios de Buenos Aires esperando ser adoptados. Algunos abren sus puertas el día de visitas generales, donde a modo de un breve voluntariado se puede compartir con los perros, sacarlos a pasear o hasta fotografiarlos. Con la compañía de su propia mascota, la experiencia se vuelve aún más enriquecedora. ¿Y quién sabe si después no regresan a casa con un hermano?

Misión peluda: adoptar una mascota en Buenos Aires

Salir a comer

Al aire libre y con el cansancio post-paseo, los apetitos crecen, así que vayan por una rica comida a uno de los restaurantes pet-friendly. Rastreen la ciudad en búsqueda del sticker identificador del gobierno porteño ‘’Local amigo de las mascotas’’ y los llamativos bebedores amarillos. Acá encontrarán un mapa de locales pet-friendly.

Marcando tendencias

Los accesorios perrunos – ¿Necesidad o extravagancia? La eterna disputa se disipa en lugares como Zoona Petshop en pleno Palermo Soho con una infinidad de juguetes de muy alta calidad o en Margoff – una verdadera boutique donde la ropa de su perro es la extensión de su propio estilo.

Escapadas largas y cortas

Todos nos merecemos unas buenas vacaciones, así que no duden en viajar con su perro. Una buena opción es Mar del Plata, donde se instaló el primer balneario canino ‘’Yes’’ y es furor entre los amantes de perros que pueden disfrutar un día de playa juntos.

Hygge con tu perro

El «Hygge» es una creación de los daneses que con su buen work-life-balance saben bastante acerca de ser feliz. Su filosofía consiste en afrontar los sobresaltos cotidianos disfrutando de las pequeñas cosas… así que les recomendamos «hyggear» regularmente con sus amigos perrunos, en casa y disfrutando un momento de tranquilidad.


También les puede interesar:

El Molino Dorado, un portal entre Almagro y Rusia

restaurante ruso en buenos aires
Foto: Mariano D.

El Molino dorado es un restaurante ruso en Buenos Aires, en el barrio del Almagro. En él se pueden encontrar los tradicionales platos de la cocina rusa, tanto los más conocidos como los más exóticos y, por supuesto, gran variedad de vodkas…

La experiencia de El Molino Dorado

El Molino Dorado no es simplemente un restaurante ruso en Buenos Aires, es un viaje a Rusia. Al atravesar la puerta de este lugar uno enseguida pierde la noción de estar en Buenos Aires. Toda la ambientación remite a un restaurante en algún suburbio ruso: desde la decoración hasta la música de fondo, todos los detalles aportan a la autenticidad.

El Molino Dorado es un restaurante fundado y atendido por rusos. Es también un viaje en el tiempo a la Rusia post-soviética de la que emigró Dimitri junto con su madre. Él es el heredero de esta joya que se encuentra oculto en una esquina poco concurrida del barrio de Almagro.

Es necesario reservar, ya que cuenta con una capacidad muy limitada (lo que por otro lado suma también a la experiencia, atención y calidad).

Platos y bebidas de Rusia

Entre los platos más característicos se encuentran el «Borsh» (una sopa a base de remolacha), el arenque a la «Shuva» (un plato de seis capas que incluye, además del arenque, varios tipos de verduras), los «Vareniki» (la clásica pasta rellena rusa), los «Blinis» (un tipo de panqueque relleno de ricota con salmón ahumado), el «Plov de Tartaria» (un tipo de risotto que incluye bondiola marinada), la característica salchicha con chucrut y la verdadera ensalada rusa, y entre los postres, la típica torta «Napoleón» (una torta a base de hojaldre con yogurt natural).

No hace falta aclarar que los platos son todos tradicionales. Tiene un menú variado que incluye entradas, platos principales y postres. Los platos incluyen ingredientes poco conocidos por estas latitudes como el arenque, un pescado muy característico del mar báltico.

No sería un verdadero restaurante ruso si no sirviera su bebida más tradicional, el vodka. El Molino Dorado cuenta más de treinta variedades de vodka. Para iniciarse en este universo por sí mismo, se recomienda la degustación con tres shots de vodka de distintos sabores (dulce, especiado y el tradicional) servidos uno antes del plato principal, uno durante, y uno después.

Definitivamente no existe en la ciudad otro lugar en donde puedas encontrar una experiencia mas auténtica de la cocina y de la cultura rusa en general.

El Molino Dorado
Quito 4100 – Almagro (abrir en Google Maps)
Tel: 11-6260-7418 (reservas por Whatsapp)
Martes a Jueves de 19h30 a 00h, viernes y sábado de 19h30h a 1h
Precios: $ $

Templo Ortodoxo Ruso, un deleite arquitectónico en San Telmo

Museo Beatle, ‘come together’ al mundo de los cuatro fantásticos

Museo Beatles

El Museo de Los Beatles en Buenos Aires reúne una parte de la colección más grande de objetos catalogados como pertenecientes a la “Beatlemanía”.


Verdadero santuario para los fanáticos de los Beatles, este museo privado contiene más de dos mil objetos presentados al público.

Es el fruto de años de dedicación de un coleccionista empedernido, Rodolfo Vázquez, quien ocupa un lugar bien merecido en el libro Guinness de los records con más de 8.500 objetos relacionados con los Beatles.

Tapas de LP, copias oficiales de las partidas de nacimiento de cada miembro (!), autógrafos, muñecos y muñequitos (de trajes negros o colorinches según la época) y miles de productos derivados: ojotas, juguetes, utencilios de cocina, preservativos con la cara de John Lennon y Yoko Ono o un ladrillo original proveniente de The Cavern, el mítico club donde empezó la leyenda.

Una parafernalia bastante impresionante. Declarado de interés cultural y turístico por la Ciudad de Buenos Aires, este es el primer y único museo Beatle en Latinoamérica. Hasta Ringo Starr lo visitó en el 2011.

Este museo peculiar, donde la Biblia convive con el calefón, se encuentra en El Paseo de La Plaza, donde hay un club de stand-up y varias cervecerías. A la salida, la pizzería Güerrín los espera para una deliciosa pizza al paso o sino vayan a tomar un café al Gato Negro, tan notable como tradicional, sobre la Avenida Corrientes.

Museo Beatles
Av. Corrientes 1660 (Paseo de la Plaza) – Centro
Tel : 6320-5300
De lunes a viernes de 10h a 0h, sábado y domingo de 18h a 0h
Más información: [email protected]

Photo : Florent Torchut

Te puede interesar:

Mil y Pico, empanadas del mundo y cava subterránea

mil y pico empanadas y pizza a la parrilla chacarita
Ph: Instagram de Mil y Pico

Mil y Pico es un restaurante de empanadas y pizza a la parrilla en Chacarita y Parque Chas, con el sello de Danilo Ferraz.


No puede uno escapar de las empanadas, viviendo en Buenos Aires. Tampoco es que queramos intentarlo. Pero sí está bueno, de vez en cuando, escapar de las opciones de siempre y probar versiones nuevas de un clásico que amamos.

Para ese momento justamente está bueno darse una vuelta por Mil y Pico. Éste es un proyecto del conocido emprendedor gastronómico Danilo Ferraz (ya reseñado varias veces en esta web por Hell’s Pizza y Morelia) que se encuentra en mi querida Chacarita y también en Parque Chas. Me encanta esa combinación de barrios.

Empanadas del mundo

Las empanadas de Mil y Pico están inspiradas en ciudades del mundo. Ejemplos: La “Barcelona” de cazuela de mariscos (me encantó), la “Estocolmo” de pescado blanco con limón y jengibre, la “Venice” de remolacha asada con vegetales y la “Cochabamba”, una empanada típica de Bolivia, con carne, papas y pasas de uva. 

Para esos amigos más conservadores también hay opciones de jamón y queso o carne cortada a cuchillo. 

Pizza a la parrilla

Pero hay gente que no viene por las empanadas; sino por la pizza de Mil y Pico. Esto es especialmente cierto para los que buscan una pizza finita y crocante; y no van a poder encontrarla en las pizzerías tan porteñas de Chacarita (el hogar de El Imperio, nada más y nada menos). 

También acá hay un montón de opciones para elegir. La típica margarita, la napolitana de Nápoles, la napolitana de Argentina, una vegana, una fugazzeta con queso de cabra… como dije; es un lugar para hacer la típica “pizza y empanadas”, cuando no queremos hacerla TAN típica.

Cava subterránea

Algo que me flasheó del local de Chacarita, el que visité, es una cava de vinos subterránea que se puede ver desde el piso del salón por paneles de vidrio. No me lo esperaba y es un lindo detalle. 

Hablando de vinos; la carta de este lugar es, por decir lo mínimo, extensa. Sobre todo en comparación con las otras opciones del barrio con una carta similar. Vinos de varias partes de Argentina que sabrán elegir según sus gustos o las recomendaciones de los mozos (o del mismo Danilo, que frecuenta el local con amigos y familia).

La decoración es rústica, cálida, me recordó mucho a los restaurantes del norte. Adentro la disposición de las mesas es rara, con poco espacio en general, pero si el día está lindo lo ideal es aprovechar su amplia vereda con cómodos sillones. Muy cerca de ArtLab para armar una noche movida.

Mil y Pico
Av. Dorrego 1194 – Chacarita (abrir en Google Maps)
Av. Los Incas y Constituyentes – Parque Chas (abrir en Google Maps)
Tel: 11 5952-0467
Lunes a domingos de 11h a 00h
Precios: $ $


También te puede interesar:

Para valientes: 4 cuentos de terror en Buenos Aires

leyendas urbanas argentinas de terror
(Foto: Prensa Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires)

¿Cuáles son algunas de las leyendas urbanas argentinas llenas de misterio? Estas son algunas de las historias de terror en Buenos Aires dignas de una novela de suspenso.


A diferencia de lo que sucede en las películas y series, en donde las historias de terror se cuentan alrededor de un fogón, en las grandes urbes, como la Ciudad de Buenos Aires, estos escalofriantes cuentos pasan de boca en boca y de generación en generación. 

En su libro “Buenos Aires Misteriosa”, el periodista Diego M. Zigiotto comenta que estas leyendas urbanas tienen su origen a principios del siglo XIX, cuando las sociedades modernas comenzaron a desarrollarse a raíz de la Revolución Industrial.  “El incremento de la población, los nuevos medios de transporte y las grandes construcciones convirtieron a las ciudades en escenarios propicios para el misterio». No es casualidad, entonces, que la mayoría de las leyendas argentinas urbanas que contaremos, hayan comenzado después de esa época.

Los fantasmas del teatro Maipo

Como casi todos los teatros relevantes del mundo, el Maipo (Esmeralda 443) tiene a su fantasma de cabecera. De hecho, en este caso, no sólo existe uno sino que, en realidad, son dos. El primero de ellos se suicidó ahorcándose en un camarín mientras que el segundo falleció durante un incendio que se produjo en el lugar en 1890.

Con más historia dentro del teatro, este segundo hombre es, según cuentan los trabajadores, quien se manifiesta con mayor frecuencia. Su nombre era Ambrosio Radrizzani y se desempeñaba como actor, bailarín y compositor de tango. 

Acostumbrada a convivir con estas presencias, la actriz Norma Aleandro contó a un diario: “Este teatro tiene muy buenos fantasmas. Tiene dos. Uno pobre se ahorcó y el otro murió quemado en un camarín. A Radrizzani yo le tengo cariño, como siempre soy la primera en llegar me preparo, pongo música, lo que sea. Yo siento que en los camarines no estoy sola”.

El espeluznante caso de Rufina Cambaceres

Una de las historias de terror en Buenos Aires más escalofriantes es la de Rufina Cambaceres, hija del escritor Eugenio Cambaceres y de la cantante italiana Luisa Bacicchi,  quien falleció el día de su cumpleaños número 19. 

Según cuenta la leyenda, debido al gran dolor que sentía, su madre decidió no realizar un velatorio y solicitó que el cuerpo de su hija fuera trasladado directamente al Cementerio de la Recoleta. Fue en ese preciso momento cuando la pesadilla comenzó ya que, hasta ese día, nadie sabía que la joven padecía catalepsia.

Pasada la noche del entierro, uno de los cuidadores del Cementerio descubrió que el cajón de Rufina estaba torcido. El hombre se acercó y, al quitar la tapa, descubrió que la madera estaba arañada desde adentro, como si ella hubiera intentado abrirlo.

Por su parte, existe otra versión aún más espeluznante que sostiene que Cambaceres habría logrado abrir el féretro pero que, al darse cuenta de todo lo que había sucedido, le habría dado un ataque al corazón. Esto le ocasionó su “segunda” muerte.

La extraña pintura del Museo Isaac Fernández Blanco

Especializado en arte Hispanoamericano, el Museo Isaac Fernández Blanco fue la residencia de la familia Noel, grandes coleccionistas de arte. En 1936, vendieron la casa a a la Municipalidad junto a su gran colección y hacia 1943, sus obras se juntaron con las del filántropo Isaac Fernández Blanco dando lugar a la colección que se encuentra actualmente en el museo.

Décadas después, de forma inexplicable, los trabajadores del museo comenzaron a comentar que habían visto extrañas sombras que se movían por la institución y que escuchaban sonidos de los que nadie podía explicar su origen. Así fue como, cansados de estar atemorizados, durante los años ochenta, convocaron a una parapsicóloga para que les explicara qué era lo que sucedía.

Ella contó que, al parecer, el maleficio del museo estaría vinculado con una pintura, la más antigua de la colección. La misma lleva el nombre de Santa Magdalena penitente y fue realizada en 1623 por el pintor Antonio Bermejo. Según la explicación de la especialista, la pintura expuesta se trataría en realidad de una falsificación y sería el espíritu del propio Bermejo quien se hacía presente en el Museo para “denunciar” esta situación. 

A pesar de la intrigante leyenda, los museólogos confirman que la Santa Magdalena penitente sí fue pintada por Bermejo, uno de los artistas más reconocidos del Virreinato del Perú.

Cosas extrañas que pasan en el subte

Lo que sucede en el subte es un secreto a voces, sobre todo para aquellas personas que llegaron a conocer los antiguos vagones revestidos en madera de la línea A y vivieron sus apagones de luz. 

El recorrido de esta línea presenta uno de los misterios más grandes: Pasco y Alberti, sus dos “medias” estaciones fantasma. ¿Cómo es esto? Si una persona viaja desde San Pedrito hacia Plaza de Mayo sólo podrá bajarse en Pasco (entre Plaza Miserere y Congreso). Pero si el usuario quiere hacer el camino inverso, tendrá que bajar en Alberti (entre Congreso y Plaza Miserere).

La leyenda cuenta que en esas “medias” estaciones, a las que sólo pueden acceder los trabajadores del subte, viven los fantasmas de dos obreros que fallecieron durante la construcción de esta línea, la primera del hemisferio sur. Ellos eran italianos, y más de una persona afirma haberlos visto verlos sentados en los bancos de la estación, con su ropa de trabajo, esperando quizás que los vagones vuelvan a circular para poder tomarlos.


 

También te puede interesar:

El arte del asado: cómo dominar la parrilla como en Argentina

asado argentino

Una humilde introducción a cómo hacer un asado argentino.


En Argentina se dice que una casa sin parrilla no es una casa. La parrilla es imprescindible para hacer un asado, esa tradicional comilona del finde con familia o entre amigos. ¿Qué se pone sobre una parrilla? ¿Cómo evitar el “quemado por fuera-crudo por dentro” en el asado del domingo? ¡Acá una guía!

¿Qué poner en la parrilla?

Un buen asado argentino comienza con una buena selección de productos para poner en la parrilla, y obviamente la carne ocupa el lugar principal. El secreto está en la correcta distribución de los chorizos, achuras y carnes que vamos a hacer.

Mientras que las achuras son muchas veces dejadas de lado en Europa, ¡en Argentina son conocidas por abrir el apetito! Las más habituales son:

  • el chorizo, la típica salchicha argentina (no confundir con el chorizo español). Se cocina rápidamente, y en general calculamos un chorizo por persona, el cual se sirve en forma de pancho para hacer el tradicional choripán. Para cocinarlo más rápidamente, algunos lo cortan en dos en sentido horizontal, pero según las reglas, la cocción se hace sin cortarlo.
  • la morcilla, una especie de salchicha que se puede comer cruda o cocida. Se cocina muy rápidamente y suele ser acompañada por un pedazo de queso.
  • los chinchulines son ristras de intestinos de bovino u ovino. El secreto está en diluirlos en leche antes de su cocción, para que estén más tiernos.
  • las mollejas, la tripa gorda y los riñones, son menos frecuentes, pero igual de valoradas.

Con respecto a los cortes de asado argentino, los cortes de vaca y cerdo son los que se imponen. No todos los cortes son adecuados para ir en la parrilla. En cuanto a la carne vacuna, se apuesta por la tira de asado o el bife de chorizo -el preferido, pero también el más caro- y el vacío, más graso y más económico, pero igual de tierno y delicioso. El matambre y la bondiola de cerdo también son cortes jugosos que cautivan el paladar.

¿Hay algún amigo vegetariano en el asado? No se preocupen: las verduras también son bienvenidas, y en particular el morrón relleno con huevo, cocido en un minuto. Para los amantes del queso, la provoleta es bienvenida en la parrilla argentina.

La cocción: los secretos de una buena asadora o un buen asador

  • Regla número 1: ¡En Argentina la carne no se marina!

Hay que salarla vuelta y vuelta con sal gruesa, y ya queda lista para ir a la parrilla.

  • Regla número 2: la parrilla no es una plancha

…más bien se trata de una tabla de cocción con todas las de la ley, y con su propio termostato. Cada carne se coloca estratégicamente de acuerdo con la temperatura de cocción necesaria. Cuanto más rápida sea la cocción, más brasas debemos colocar debajo de la parrilla, sobre todo para las salchichas y las achuras.

Los cortes de carne más jugosos y gruesos, que necesitan una cocción más lenta, son ubicados en la parrilla más alta, con una cantidad de brasas bien calculada. La medida: ¡Sus propias manos! Coloquen sus manos arriba de las brasas: con un fuego lento pueden quedarse de 5 a 7 segundos antes de tener que retirar la mano, con un fuego medio de 3 a 5 segundos, y con un fuego muy fuerte menos de 3 segundos.

  • Regla número 3: ¡No pinchar la carne mientras se está cocinando!

¡No hay que usar el cuchillo y el tenedor para cortar la carne cada 5 minutos y ver si ya está cocida! Mejor consigan utensilios para mover o sacar las brasas: la pala, el atizador y el tenedor expulsor. Un fogonero (barril en el cual echar las brasas en otro lugar que no sea debajo de la carne) es mucho más útil para sacar las brasas y agregarlas a su antojo sobre la parrilla.

Decisiones personales: el asado a su manera

Si bien el asado es una técnica muy precisa, todavía se dejan algunos márgenes de maniobra que pueden adaptar a su estilo.

Carbón a la argentina o leña a la uruguaya: El material de las brasas le dará un gusto diferente a sus carnes. Les recomendamos elegir una madera bien seca para evitar llenar todo el barrio de humo. También deben evitar el alcohol para poner en marcha el fuego: con tan sólo un poco de papel de diario y algunas cajas de frutas del chino les alcanza y les sobra.

¿Salsa criolla o chimichurri? Cuando se trata de salsas, las dos escuelas son compatibles. La salsa criolla está hecha de morrones, tomates y cebollas cortadas en cubitos y mojadas en una mezcla mitad-aceite, mitad-vinagre; el chimichurri requiere una picadora para mezclar con precisión: orégano, perejil, ajo, ají, y sal, en una misma mezcla de aceite-vinagre.

Jugosa, cocida o a punto: en este caso la decisión también depende de ustedes. En general, en Argentina la carne se come a punto y ligeramente rosada, más que cruda o crocante.

Ahora sólo les falta colocarse detrás de la parrilla, y recibir el merecido “aplauso para el/la asador/a”.


También les puede interesar:

*Traducción: Daniela Gambarotto

Provincia de Misiones: mucho más que Iguazú

provincia de misiones argentina
Foto: M & G Therin-Weise

Cada vez que alguien nos habla sobre la provincia de Misiones, inmediatamente pensamos en las Cataratas de Iguazú, principal atracción turística de la Argentina y una de las siete maravillas del mundo. Más allá de las cataratas, esta provincia ubicada en la triple frontera con Brasil y Paraguay posee un patrimonio natural y cultural que realmente vale la pena recorrer.

Naturaleza exuberante y turismo verde

Ubicada en el corazón de un gran bosque tropical que ocupa un tercio de su territorio, la provincia de Misiones es diferente a Buenos Aires. El verde de su densa vegetación contrasta con una tierra enrojecida por minerales de hierro, rodeada de muchos cursos de agua, y sus paisajes naturales nos dejan sin aliento.

Entre los sitios naturales, encontramos a Moconá, una brecha geológica única en el mundo en la confluencia de cinco ríos. Este cañón de 3 km que sigue el ritmo de las cataratas y los saltos, es un lugar soñado para una escapada en el medio de la naturaleza y el turismo deportivo, ya sea en trekking o en kayak.

El Parque provincial de Moconá se encuentra dentro de la reserva Yabotí («tortuga» en guaraní), donde podemos visitar el refugio del Yaguareté, el félino más grande de América. La atracción principal de la visita es el Gran Salto de Moconá, “el que todo lo traga” en guaraní.

Otro parque provincial de interés, ubicado al oeste de Moconá, es el Parque Provincial Salto encantado. Éste cuenta la leyenda de una tragedia amorosa entre dos amantes de tribus enemigas, cuyas lágrimas se transformaron en hilos de agua. El Parque propone un sendero razonable para todos, que también cuenta con un precio accesible, en pleno bosque.

Itinerarios de ecoturismo a través de la provincia de Misiones

Para los amantes del road trip o del senderismo, la Provincia de Misiones les propone dos itinerarios ecoturísticos, la Ruta de la Selva y la Huella Guaraní.

La Huella Guaraní propone 62 kms de exploración, de Colonia Fracan hasta la ruta 2. Un itinerario que se hace completamente sobre calles de tierra, accesible en auto, pero especialmente recomendado para los ciclistas o excursionistas. Ofrece una veintena de paradas entre parques naturales, campings para pasar la noche, miradores, y lugares de observación de animales. Tengan en cuenta que no hay señal en la mayoría del trayecto.

La Ruta de la Selva recorre toda la provincia, desde Iguazú hasta Posadas, ofreciendo 28 puntos de interés para descubrir. Ideal para un viaje en auto o para ciclistas experimentados, algunos caminos de tierra requieren un equipo adaptado. En este trayecto podemos observar una mina de piedras semi-preciosas, muchos parques provinciales, y las ciudades de Posadas y Eldorado con un laberinto de ríos para sumergirse en el agua en pleno bosque.

Ruta religiosa: misiones jesuitas y lugares de peregrinaje

Misiones es sede de una de las misiones jesuitas mejor conservadas de Argentina, la cual se remonta al siglo XVII y XVIII, en San Ignacio Miní. Reconocido patrimonio mundial de la humanidad por la UNESCO, estas misiones ofrecen vestigios históricos bien preservados, y constituyen un lugar importante para el turismo religioso en Argentina.

Al este de la provincia, encontramos el Parque de la Cruz de Santa Ana, que fue construido alrededor de un edificio en forma de cruz. Éste ofrece vistas panorámicas de los alrededores, y es también un lugar de peregrinaje que se visita por circuitos a pie. La provincia se llena de peregrinos en las fiestas patronales y el día de Peregrinaje de Cerro Monje en San Javier.

Descubriendo la cultura Guaraní

Las misiones jesuitas nos recuerdan el peso de la historia colonial y las grandes campañas de evangelización de los pueblos originarios, cuya rebelión entre 1754 y 1756 le costó la vida a más de 10.000 Guaraníes, según historiadores. Hoy, la población Mbya Guaraní representa 3.000 personas en Misiones, que viven en el seno de 74 comunidades.

Algunas de estas comunidades desarrollaron el turismo y les proponen a los visitantes que están de paso que descubran su cultura. Por ejemplo, las comunidades de Mbororé y Yriapú, en la Reserva de Yabotí, organizan visitas culturales, y una comunidad en San Ignacio ofrece demostraciones y ventas de artesanías.

Estas visitas hay que hacerlas respetando las comunidades, ya que sus habitantes no son atracciones turísticas, por mucho que le pese a los que ofrecen visitas turísticas con una onda exótica. ¡Sin dudas se trata de la oportunidad ideal para aprender unas palabras en Guaraní!

*Traducción: Daniela Gambarotto


También te puede interesar:

TOP: El circuito foodie de Villa Crespo

restaurantes en villa crespo
Ph: Instagram de Julia Restaurante

Nuestra selección de restaurantes en Villa Crespo, un barrio que ha multiplicado su potencial gastronómico en los últimos años.


Es imposible no amar Villa Crespo. Es un barrio sencillo que ofrece lo bueno de su vecino Palermo: Arte callejero, gastronomía, vida cultural y movida nocturna… todo a precios de Almagro y con la tranquilidad de Núñez.

Su ubicación es ideal porque permite llegar rápidamente a las zonas vecinas más turísticas y pobladas, y por eso no nos extraña que los últimos años se haya vuelto un destino de moda para los más bohemios, ¡y también para los foodies!

Para foodies exigentes

Chuí es actualmente uno de los estandartes gastronómicos del barrio. Amado por sus habitúes, este restaurante ofrece platos vegetarianos y un ambiente selvático ideal para acompañarlos.

Otra de las joyitas del barrio es Julia, un restaurante que sorprende con sus hermosos platos. Les recomendamos chequear sus redes sociales antes de su visita, ya que la carta cambia de acuerdo a las frutas y verduras de estación.

Definido como 99% vegetariano, Sampa es un restaurante que cuenta con todos los elementos para convertirse en un favorito: excepcional comida, buena onda en la atención y un lugar cálido para disfrutar de los platos.

Sabores internacionales

Si hay un clásico de clásicos en Villa Crespo, ese es Sarkis. Este restaurante en Villa Crespo es conocido por sus deliciosos platos de comida árabe como así también por sus largas filas de espera. Recomendación: paciencia (¡vale la pena!).

Continuando el viaje por Medio Oriente, nos encontramos con Chiri, que ofrece varias opciones de comida judía. Knishes; higaditos con pan tostado; y latkes con manzana y crema agria son los must infaltables.

Por su parte, quienes quieran probar sabores del Este, deben hacer una escala en La Crespo para disfrutar de sus strudel salados o dulces; su ensalada oriental o el guelfite fish.

Al mejor estilo «La cantina de la medianoche», Tintorería Yafuso ofrece un cálido espacio para probar una gran variedad de platos japoneses. Si te sentás en la barra, podés charlar con el chef para que te cuente algunos de sus trucos gastronómicos.

Bodegones (…y parecidos)

Si hay un lugar en el barrio ideal para celebrar un cumpleaños o, simplemente una buena noticia, ése es Madre Rojas. La sugerencia para disfrutar de su cálido ambiente es probar la charcutería, sobre todo la cecina Wagyu estacionada por cuatro años.

A sólo unas cuadras, se localiza otro de los clásicos de la zona: Don Zoilo. Sí o sí hay que probar algunos de sus generosos platos de pastas.

Una tercera opción para charlar en un espacio relajado es Isla Flotante. Ofrecen una deliciosa variedad de sánguches (¡recomendado el de pollo y huancaína!) que pueden ser acompañados por refrescantes aperitivos.

Por último, ubicado en el club de Atlanta, Los Bohemios es el bodegón por excelencia de la lista. Allí se puede conocer más sobre el club de fútbol del barrio ya que en su salón hay colgadas fotos, camisetas y banderines. Ideal para pedir carnes o pastas.

¡Hay café, café!

Cafés de especialidad, bagels y avocado toast, son algunos de los infaltables para las meriendas y desayunos que se ofrecen en Bilbo Café. Además, toda la ambientación del lugar fue elegida por Eme Carranza, la diseñadora más trendy del momento.

Con más de diez años de presencia en el barrio, Café Crespín es una de las opciones preferidas de los vecinos para desayunar y merendar. También hay deliciosas opciones para la hora del brunch.

Famoso por su patio lleno de enredaderas y plantas, Malvón es un refugio dentro de la ciudad. Café de especialidad, panes de masamadre y pastelería casera son algunos de los productos para descubrir.

Para disfrutar con amigos

Mercat Villa Crespo es ideal para una salida grupal ya que hay opciones para todos los gustos, entre otras cosas: cervezas, copas de vino, café de especialidad, comida mexicana, comida judía, helados veganos…

Otro plan divertido (y clásico del barrio) es el Café San Bernardo, en donde, además de disfrutar de un aperitivo y una picada, se puede jugar al pool, al ping pong o al ajedrez.

Si la idea es comer pizza, Cancha es el lugar más canchero del barrio. Anímense a probar algunas de sus porciones más originales, como la de higos, queso azul y pistacho; o la de peras, queso azul, parmesano y almendras.

Noche de copas

Ofreciendo tragos en Villa Crespo desde hace 18 años, 878 es la barra ineludible. Hay cócteles de todo tipo.

Si de vinos se trata, una de las mejores opciones para descubrir nuevas notas y sabores es La cava Jufré. Sus copas pueden ser acompañadas por algunos platos clásicos como lentejas, tortillas y brusquetas.

Otro infaltable para los amantes del vino es Vico. Este lugar ganó gran popularidad en los últimos años debido a su creativa forma de ofrecer la bebida y cuenta con más de 140 etiquetas.

Bonus track

Si les apasionan los libros, no pueden dejar de visitar Casa Tinta. Actividades culturales, libros de editoriales independientes, buenos vinos y comida confortable conforman la tentadora propuesta que ofrecen.


También te puede interesar:

12,689FansMe gusta
10,597SeguidoresSeguir
1,453SeguidoresSeguir