Home Blog

TOP: Adónde ir de tapas en Buenos Aires

tapas españolas buenos aires
Foto: Facebook de Sagardí

Las tapas y los pintxos acompañados de una caña o copa de vino forman parte del ADN de la cultura gastronómica española. No importa la hora ni el lugar, ningún español va a negarse a disfrutar de estas exquisiteces que además de ser simples, son súper sabrosas. Tienen tanta popularidad que hasta el 21 de junio se celebra el Día Mundial de la Tapa.

La tradición del “tapeo” se extendió a todas partes del mundo y en Buenos Aires no nos quedamos atrás y hay cada vez más restaurantes y bares que le hacen honor a esta tradición. Desde la clásica tortilla con chorizo colorado, hasta más de 30 variedades de pintxos tanto fríos como calientes, aquí también tenemos opciones para todos los gustos.

Las tapas le sacan suspiros a cualquiera. Aquí les armamos una selección de lugares para disfrutarlas al mejor estilo español.

El Burladero

Es un clásico de los clásicos. En El Burladero, todo remite a España y sus tapas no son la excepción. Para vivir la experiencia a pleno, una recomendación es sentarse en la barra. La fiesta de sabores comienza ni bien uno se sienta. De bienvenida: sidra o caña tirada y un gazpacho casero. Una opción ideal es pedir la degustación de tapas (trae seis) y van variando según el día. Entre las opciones está la tapa de tortillas y pimientos, la de salmón rosado, boquerones y salsa criolla o la de jamón crudo, rúcula y parmesano. Una de mis favoritas es la de gambas a la plancha, escabeche de hongos y mayonesa de ciboulette. La experiencia se corona con una tortilla de papas a la española bien babé (es para compartir). Para tomar: cerveza tirada o vino en copa.

El Casal

Es el rincón de los catalanes en Buenos Aires. Estamos hablando nada más ni nada menos que del “Casal de Catalunya”, el casal catalán más antiguo del mundo fuera de Cataluña. Luego de disfrutar una obra en el teatro Margarita Xirgu, que queda en el mismo edificio, es momento de salir a tapear. En el restaurante todo es abundante e ideal para compartir. Un clásico es la tortilla de papas y cebolla con chorizo. Para acompañar la caña fría están las rabas a la romana o las gambas al ajillo. Dejen lugar para el cochinillo, el plato estrella de la casa.

Tancat

En el restaurante español Tancat todos los jueves se le hace honor a la hora del after office con el “tapeo de barra”, que por supuesto va acompañado de sidra y cerveza tirada. Sobre la barra, nos esperan variedades de pintxos y bocadillos para todos los gustos. El pintxo de tortilla con jamón crudo es riquísimo. Otro clásico son las croquetas de salmón. También hay ensalada de gambas y para cerrar la tortilla española.

Lekeitío

Lekeitio, el bodegón vasco de Chacarita, es ideal para los que quieran disfrutar de la hora del tapeo con toques locales. En poco tiempo se convirtió en un referente de las raciones y las tapas. Un imperdible es la tortilla, que se puede pedir con o sin chorizo (Tengan en cuenta que es para compartir). La cazuela de Txipirones que viene acompañada de tomate y cebolla confitada es sabrosa al igual que las gambas al ajillo. Otro must: las croquetas de bacalao. Para picar un poco de todo, acompañados de sidra o caña, les recomendamos la “Picadota vasca 2.0” que trae chorizo ibérico, queso ahumado y bresaola de búfalo con canasta de pan de masa madre casero.

Amalur

Amalur, el restaurante del centro vasco más antiguo del mundo, tiene una barra de pintxos que los hará sentir en los típicos bares del País Vasco. Lo mejor es sentarse en la barra: no solo porque los pintxos están servidos allí para que el comensal elija el que más le tentó, sino también porque los mozos les preparan el trago que prefieran al instante. Hay opción de crema de pescado, boquerones, tomate cherry confitado y eneldo en pan baguette artesanal y hasta de rodajas de morcilla a la plancha con salsa romesco y pickle casero de manzana verde en masa brisée. Para los que quieran probar también calientes, son riquísimas las croquetas de rabo. No pueden irse sin pedir el gin tonic de la casa.

Sagardi

En San Telmo se puede vivir la auténtica cultura culinaria vasca en Sagardi. La barra con sus más de 60 pintxos fríos y calientes son dignos de devoción. El mecanismo es autoservicio: uno va a la barra, se sirve el pintxo que más le gusta, luego guarda el palillo y antes de retirarse el mozo le cobra según el número que se haya consumido. Hay mucha variedad, pero dentro de los imperdibles están el de queso brie, setas salteadas, chorizo  y pimiento verde frito, el de jamón con tomate rallado y aceite de oliva o el de salmón ahumado con vinagreta de cebollas y eneldo. Para beber: vinos, cerveza tirada o la infaltable sidra.

De Lucía

Dentro del Mercado de San Telmo también nos podemos sentir por un ratito como en el Mercado de San Miguel de Madrid en “De Lucía”- Tapas. Todo es casero y se prepara en el momento a la vista del comensal. La tortilla no defrauda y las papas bravas están bien logradas. También pueden animarse a probar el sándwich de rabas, conocido en España como bocadillo de calamares.

Ajo Negro

En el barrio de Colegiales también pueden conseguir tapas, pero con una vuelta de tuerca súper original y sabrosa. En Ajo Negro, lo ideal es sentarse en la barra con banquetas altas muy cómodas y disfrutar como los chefs preparan las tapas a la vista. Dos recomendados: la “Chanchita de mar” preparada con un fiambre de cerdo casero con chicharrón de cornalitos y las papas rosti con chipirones bravos  y panceta crocante.

Buenos Aires para los amantes de la jardinería

Jardinería Buenos Aires

Vivir en la ciudad implica, indudablemente, estar rodeado de cemento y renunciar al aire puro. Pero sólo nos hace falta un patio, una terraza o una simple estantería, para crear un rinconcito de plantas y por qué no, ¡hasta sembrar nuestras propias verduras! ¿Entonces qué podemos hacer para transformar nuestros balcones en una pequeña jungla? Buenos Aires Connect les preparó un kit de supervivencia para crear su jardín en la ciudad de la furia.

¿Dónde comprar plantas?

Antes que nada, es necesario abastecerse de plantas y material de jardín. Seguramente encontrarán la semilla de la felicidad en la esquina de sus casas: todos los barrios tienen una jardinería o un puestito que vende plantas.

¡Más opciones, imposible!
Si desean contar con una gran selección de plantas, vayan al Vivero Agronomía en el barrio del mismo nombre, al Vivero Mario en Palermo o a Los Coihues en Núñez.

Para tener una huerta orgánica
¿Están con ganas de tener una mini huerta? ¡No hace falta tener un gran jardín, ya que las plantas aromáticas y algunas verduras quedan muy bien en macetas! Sonyando es un vivero que ofrece plantas orgánicas y también da clases y talleres sobre esta temática.

Animarse a la belleza de las plantas nativas
También hay jardinerías especializadas en la cultura de las plantas ornamentales originarias de la región de Buenos Aires.  ¿Cuál es la ventaja de tener una terraza repleta de plantas autóctonas? Para empezar, son garantía de éxito ya que están totalmente adaptadas al clima local y la mayoría da flores magníficas. De esta manera también se estimula la biodiversidad de la región: su presencia es esencial para la vida de ciertos insectos o pájaros. ¡Si eligen las especies adecuadas, serán visitados a menudo por mariposas y hasta colibrís en sus propios balcones! Sin dudas, vale la pena intentarlo ¿no?

En Villa Devoto, la jardinería Solnaturi es un pequeño refugio de plantas autóctonas. Para recibir consejos o encontrar las jardinerías nativas más cercanas, hay que consultar en la Red de Viveros de Plantas Nativas.

¿Necesitan un empujoncito?

A continuación, encontrarán algunas ideas para iniciarse o para perfeccionarse en el arte de cuidar sus plantas preferidas. La escuela de Floricultura y Jardinería de la Universidad de Buenos Aires ofrece talleres sobre temas muy variados para todo público. Toda la info sobre las próximas fechas acá. También, les enseñamos a hacer una huerta cerca del Jardín Botánico, ¡este taller está disponible también para los más chicos! Más info acá.

¿Falta de inspiración?

Si están en búsqueda de ideas, una caminata por la ciudad les permitirá conectarse con la Madre Tierra. Tanto el jardín botánico Carlos Thays en Palermo como la Reserva Ecológica de Costanera Sur cerca de Puerto Madero son dos visitas obligadas. También pueden mirar nuestro top 10 de parques de la capital o nuestra guía de arboles de Buenos Aires, para descubrir las especies autóctonas que forman parte de las calles porteñas. Para rememorar tiempos ya lejanos, no se pueden perder el jardín andaluz del Museo de arte español de Enrique Larreta, cerca de Belgrano. Asimismo, el Jardín Japonés es perfecto para dejarse llevar por un ambiente más oriental. En conclusión, no se pierdan los rinconcitos de plantas escondidos en medio del quilombo de la ciudad, como el Convento San Ramón Nonato, en pleno Microcentro.

En las redes sociales, nos topamos con Historias en Verde: la cuenta de una fotógrafa que captura los rincones verdes de Buenos Aires, mientras que María de las Plantas nos explica cómo transformar nuestros departamentos en el jardín del Edén.

¿Con ganas de darse un gusto?

Una vez que estén bien cubiertos, pueden dejar volar su imaginación. Les compartimos algunas opciones originales en Buenos Aires: mención especial a Microscopio que hace arreglos muy originales a base de cactus y plantas suculentas, utilizando objetos que se convierten en macetas. En Palermo Hollywood, Potit les ofrece maceteros de diseño mientras que en Palermo Soho, la Huella Botánica se especializa en accesorios de jardín y objetos de decoración ¡además dan cursos de botánica! Por último, no se pierdan la Madreselva que no sólo ofrece accesorios para el jardín sino que también nos da los mejores consejos de cultivos en su blog.

* Traducción: Daniela Gambarotto

TOP: Lugares que ofrecen leche vegetal en Buenos Aires

leche vegetal buenos aires

Las leches vegetales son las estrellas de la alimentación saludable. Por intolerancia a la lactosa, por decisión personal o por excentricidad; estas bebidas (que técnicamente no se pueden llamar “leches”) son ya una realidad en un país carnívoro como Argentina.

La leche de soja es la más conocida pero también puede ser de almendras, de avena, de arroz, de coco, de cajú, de sésamo, entre otras. Cada una se distingue por un sabor y una consistencia particular. De la mano de restaurantes que incluyen en su menú estas alternativas; las leches vegetales llegaron para quedarse.

Con una carta renovada, Möoi incorporó a sus opciones de brunch y desayuno un smoothie bowl a base de leche de coco que la rompe: con frutos rojos, kiwi, menta y semillas, explota de sabor y de nutrientes. Mientras que Pura con su opción proteica de leche de almendras, granola y mantequilla de maní, nos llena de energía para empezar el día. Tostado Café Club sumó el “Chia Oat Pudding” a sus opciones de desayuno: una deliciosa combinación de avena y semillas de chia hidratadas en leche de almendras con compota de manzana verde.

¿Sedientos de café? Por fortuna cada vez son más las cafeterías que se atreven a las bebidas vegetales. En pleno Microcentro, Negro (apodado la cueva del café) es el lugar ideal para cortar con el caos de la ciudad disfrutando de un rico latte. Mientras tanto, Cuervo ofrece un flat white motorizado con leche de almendras. Y por último, no podía faltar Lab, verdaderos científicos del café que suman leche de almendras a sus opciones.

Si optan por infusiones más delicadas, en Santal hay matcha latte con leche de almendras o de soja. Ubicado en Belgrano, es uno de esos lugares que pasa desapercibido para el público pero es un datazo. En Le Pain Quotidien, uno de nuestros preferidos es el “Turmeric Latte” con cúrcuma, canela y leche de soja. En Ol’Days no hablamos de tazas sino de tazones XXL. El chocolate caliente con leche de almendras casera y cremosa es un mimo al corazón. Inspirado en el mundo mágico de Harry Potter, en Félix Felicis & Co además del café, hay opciones deliciosas como el Chai Latte.

Si de licuados se trata, Wellbar sin duda se lleva el premio a los mejores. Con leche de almendras casera, un preferido es el de matcha, menta, espinaca, dátiles y banana. Renueva las energías al instante.

Pasamos al plato principal: ¡Curry con leche vegetal! Opio se lleva la victoria pero El Quinto no se queda atrás. Sea el curry rojo de langostinos, el de papa y tomate o el de pollo hindú, ninguno decepciona y se pueden pedir con picante suave o fuerte (¡atención que pican en serio!). Casa Munay con su cocina consciente, ofrece opciones ricas y sanas como el “Quinoa Thai”, un salteado vegetal de quinoa con almendras, cilantro, cebolla morada, leche de coco, menta y jalapeño. Todo un éxito.

Y para la hora del postre, recomendamos las paletas de Haulani elaborados a base de leche de coco y de almendras. ¡Son helados que hacen bien!

Qué hacer en Buenos Aires según el día de la semana

Buenos Aires
Foto: Facebook Club 69

En Buenos Aires hay mucho por hacer, todo el tiempo. Sin embargo, algunos días son mejores que otros para hacer ciertas cosas; o incluso hay actividades divertidas que sólo están disponibles un día específico. Si justo están buscando algo qué hacer, fíjense en esta guía y emprendan su rumbo:

Lunes lunático

El mega clásico de los lunes (y una actividad OBLIGADA para cualquiera que visita la ciudad) es la Bomba del tiempo: un grupo de músicos que hace vibrar el Centro Cultural Konex con ritmos delirantes y luces juguetonas. Pero la fiesta musical de Almagro tiene competencia: La Afromood también inaugura la semana con su afrobeat y entrada gratuita hasta las 23h.

Otro imperdible es Club Severino, considerada “la fiesta de los lunes” y el plan ideal para ir después de los mencionados en el párrafo anterior. EL boliche para los que no se limitan al finde.

Un plan más tranqui es el ciclo Folk You Mondays, un escenario donde se presentan bandas poco conocidas que tocan desde rap hasta blues.

ATENCIÓN: Muchos lugares están cerrados los lunes en Buenos Aires. Un clásico que nunca falla y que tiene un ambiente relajado es NOLA en sus locales de Palermo Viejo y de Los Bosques de Palermo (en éstos últimos pueden hacer tiempo paseando entre lagos y árboles).

Leer también nuestra nota: Qué hacer los lunes a la noche en Buenos Aires

Martes maratónico

Los martes hay de todo, aburrirse es imposible.

Para los artísticos: El Museo de Arte Moderno ofrece entrada gratis todos los martes en San Telmo, mientras que el museo fotográfico Simik tiene “martes de jazz”. Si no son residentes de Argentina, pueden entrar gratis al Museo de Bellas Artes y también a la Fundación PROA si son estudiantes o docentes.

Para los bailarines: El martes es el mejor día para ir a bailar (o ver) tango en La Catedral y también se puede bailar swing en La Confitería. Para los expats: Hay intercambio de idiomas con el Mate Club de Conversación y con Mundo Lingo en Microcentro. Para los hipsters: El ciclo Open Folk ofrece una noche de recitales gratuitos o si no, también hay especiales de ping-pong en San Bernardo. Para los millennials: casi todos los martes hay alguna proyección divertida en el Bar de Kowalski, desde pelis japonesas hasta episodios de Friends. Y para todos: 2×1 toda la noche en BrukBar, una de las mejores barras de Palermo.

Miércoles entrémosle

La temida y fastidiosa mitad de la semana. Qué les parece este circuito: Primero aprovechar la entrada a mitad de precio en el Museo de Arte Latinoamericano y en el Museo de Arte Contemporáneo (si son estudiantes entran gratis al Museo Xul Solar). después el 2×1 en tacos al pastor que ofrece La Fábrica del Taco cada miércoles; luego ir a practicar ese idioma que les encanta en Mundo Lingo; y después disfrutar del “Open Blues” en El Universal. Si quieren algo más arriesgado: Anímense a una noche de teatro inusual en Microteatro BA o el Teatro Ciego.

Jueves sí me mueve

Los “juernes” en Buenos Aires están a full. Todos los bares están llenos durante el happy-hour y prácticamente cuenta como el fin de semana. Datazo: En Post Street Bar hay pizza libre los jueves, perfecto para hacer estómago y encarar luego al plan por excelencia del pre-viernes y un clásico LGTB: ¡Club 69! También hay un DJ de trap en SEDE, el templo del whisky en Chacarita.

Y bueeeeeno, entre lo más destacado del jueves está sin duda la Newsletter de Buenos Aires Connect, ¡La mandamos cada semana a su inbox con los mejores planes para el finde!

Viernes, con todo se viene

Viernes I’m in love, Thanks God is Viernes – canten el slogan que quieran. Pueden arrancar tranqui con los clubes de conversación Mate Club y Mundo Lingo; o pueden arrancar bien arriba en uno de estos bares con precios solidarios. Onda chill tienen los “Acoustic Fridays” de El Galpón de Niceto, onda salvaje tienen la Fiesta Plop en el Vorterix.

Sábado, sabelo

Para pasar la resaca, no duden en asistir a una clase de yoga gratis en Los Bosques de Palermo. Además pueden hacer una visita guiada gratuita por la imponente Casa Rosada y también por el Museo del Cabildo. Si se sienten muy aventureros, tenemos varias opciones: Saltar en paracaídas, pasar un día gaucho en Areco o hacer una visita guiada en la única ciudad medieval de Latinoamérica.

El sábado también es un buen día para ir a Flores: pueden aprovechar los precios insuperables de la Av. Avellaneda que sólo venden a minoristas en este día; y además hacer el tour gratuito para conocer la vida del Papa Francisco, también exclusivo de los sábados.

Más hacia la noche, no olviden leer nuestra explicación breve de la noche porteña, y disfruten algunos de los boliches de la ciudad. Dos especiales del sábado: “Superacción” en Feliza y la fiesta PM Open Air Music (dos sábados por mes).

Domingo no dormimos

¡Aquí no se duerme! Recuerden que los domingos y feriados todo el día pueden sacar a su mascota en el subte, así que aprovechen para hacer con ellos todas estas actividades divertidas o llevarlos a estos lugares pet-friendly. Por supuesto, el brunch del domingo es s-a-g-r-a-d-o, así que no duden en chequear los favoritos de Inés o éstas recomendaciones exóticas de Eva.

Dos exclusivas del domingo son la Feria de San Telmo (artesanía local) y la Feria de Mataderos (argentina muy auténtica). Más entrada la noche, pueden ver uno de las milongas más lindas de la ciudad en la Glorieta de Belgrano; o terminar la semana bien arriba en Makena: el mejor plan nocturno del domingo en la opinión de la redacción.

ATENCIÓN: Uno o dos domingos al mes se realiza una función gratuita en el hermoso Teatro Colón, ¡presten atención al calendario porque las entradas se agotan rápido!

Leer también: Qué hacer el domingo en Buenos Aires

TOP: Helados raros y divertidos en Buenos Aires

Helados buenos aires
Foto: Facebook Ice Roll Argentina

En la época de calor en Buenos Aires, pocas cosas son más refrescantes que un buen helado. La calidad de los helados argentinos es bien conocida internacionalmente, incluso le hacen sombra a los afamados gelatos italianos. En este top particularmente, les traemos  las propuestas más llamativas que se salen un poco de lo tradicional:

Ice Roll Argentina

En el hermoso Patio de los Lecheros, encontramos este helado presentado con una técnica tailandesa: Ice Roll Argentina. Primero se derrama helado líquido en placas de acero que están a muy baja temperatura (cerca de 35 grados bajo cero) y luego se le agregan los toppings elegidos. El helado se extiende por toda la placa una y otra vez hasta que toma la consistencia final y se sirve en unos deliciosos rollos.

Alchemy

Moviéndonos hacia Palermo encontramos a varios jugadores en esta competencia.  Alchemy tiene una estética que recuerda mucho Breaking Bad, junto con mucha imaginación para ofrecer combinaciones exóticas. Basta decir que entre sus helados tenemos los mas clásicos para los que no quieren jugársela mucho y luego algunos sabores bastante alocados para experimentar como queso azul y matcha. Además también tienen helados de alcohol, con sabores tan únicos como Pisco Mistral, Mojito o Fernet con Cola.

The Creme Lab

Muy cerca está The Creme Lab, uno de los pioneros en usar nitrógeno líquido para la elaboración de helados. Parte de la magia es ver como elaboran el helado frente a ustedes y el humo del nitrógeno líquido que inunda la barra. No tienen muchos sabores pero los que tienen son la gloria. Dos favoritos son lavanda y miel y dark chocolate.

Goodstën Creamery

En Zona Norte encontramos Goodstën Creamery. Aquí el foco está en el producto: un cremoso y original helado preparado en el momento gracias a la técnica cold rock. En una plancha de mármol a -20 grados, se coloca un sabor de helado base con tres toppings a elección para crear en un minuto, un sabor personalizado. El resultado final es servido dentro de una capelina de elaboración casera que le da el complemento ideal.

Haulani

Para los que les gusta cuidarse o tienen algún tipo de intolerancia a la lactosa les recomendamos Haulani, es una línea de helados 100% naturales y artesanales, libres de azúcar y lácteos, hechos a base de leche de coco, aceite de coco y miel. Una delicia que cada vez tiene más aceptación.

Guilab

Otro descubrimiento es la barra de helados móvil de Guilab. Con una estética futurista por el uso de nitrógeno y todo lo que esto conlleva, explota el mismo encanto de hacer la elaboración de los helados en vivo frente a los clientes y dejar que estos escojan sabores y combinaciones, ¡magia en estado puro!

También pueden chequear nuestro top de helados tradicionales.

TOP: Las milongas “under” de Buenos Aires

milongas underground Buenos Aires
Foto: Gaby Ferreyra

Lejos de esa imagen anticuada con la que solemos asociarlo equivocadamente, el tango ha evolucionado bastante en los últimos años. De hecho, los que hacen un peregrinaje cada año lo saben muy bien: no, el tango no se trata solamente de un “baile para viejitos” o de un show. Olvidémonos del hombre de traje y gomina, la mirada nostálgica y la mujer de vestido con tajo. Hoy en día existen milongas en las que la mujer guía al hombre y milongas en las que el hombre guía al hombre. ¡O milongas con mujeres que usan zapatillas y hombres taco alto! Milongas en las que el género no determina nada y donde los roles se pueden invertir en medio del baile. El tango es una fiesta que se celebra entre amigos y esta tradición se ve destacada por la nueva generación tanguera.

Cuidado, tampoco se trata de hacer cualquiera: sea tradicional o sea underground, una milonga sigue siendo una milonga y algunos códigos son irrompibles (sobre todo cuando se trata de respeto). Si les interesa ahondar en este tema, les recomendamos leer este artículo ¿Dónde bailar tango? ¡Después saquen ustedes sus propias conclusiones!

Así que a deshacerse de ideas preconcebidas y a desempolvar los tacones altos (o las zapatillas más cancheras). ¡A continuación les proponemos un circuito de una semana en las milongas underground de Buenos Aires!

Para hacer frente al lunes

Para arrancar bien la semana, pueden salir a explorar los roles del tango con Lideresas -Tango Club (donde se invita a las mujeres a guiar y los hombres a seguir) en el emblemático barrio de Almagro. Los que se animen pueden alargar la noche en la Milonga de Vinilo (en Café Vinilo) y aprovechar una acústica ideal para disfrutar de la orquesta local acompañada de luces tenues. Si tienen ganas de un ambiente más festivo en San Telmo, les proponemos pasar por la milonga Muy Lunes, un pequeño resto bar donde siempre van a encontrar un ambiente copado.

Martes en el Abasto

Nos encontramos en Casa Colombo cuyas banderitas de colores nos sirven para identificar la entrada. Un lugar donde la música que llega desde el sótano hace pasar La Maria Tango por una milonga clandestina.

Miércoles, opciones para el tanguero que necesita un buen abrazo

¿Están buscando un buen plan tanguero con algo de mate para ir después del trabajo? La Yunta Tango Club los espera con una buena atmósfera para disfrutar de una práctica de tango en el barrio de Almagro. También contamos con un plan nocturno que incluye cerveza artesanal en la milonga La Mandrilera (vale la pena desviarse) en el barrio de San Cristóbal. Si están cerca de Palermo pueden ir a Club Villa Malcolm para disfrutar de la milonga Cheek to Cheek y culminar la noche en la Viruta Tango Club, ubicada a sólo un par de cuadras de ahí.

Un jueves con olorcito a viernes

Nos encontramos de nuevo en Almagro, esta vez en la milonga El Batacazo (organizada en una linda casa típica con patio y pequeñas piezas entrelazadas), acá encontrarán un ambiente festivo, inclusivo y a la gorra. Si los tangos de antaño no son de tu agrado, te proponemos un ambiente más alternativo en el Bilongón, el cual incluye una programación enfocada en la nueva escena musical tanguera en un ambiente ecléctico.

Los viernes vale todo

Para festejar el comienzo del fin de semana como se debe, acompañados de una buena cerveza artesanal, contamos con Discépolo que se encuentra en el barrio de Boedo y abre sus puertas hasta tarde. Si están más cerca de Colegiales vayan a conocer Dos Orillas. Toquen timbre y diríjanse al 3er piso para encontrar una milonga informal y descontracturada. Otra opción para los que madrugan: la milonga Patio de Tango, al aire libre en la Manzana de las Luces (una manzana histórica de la ciudad de Buenos Aires) cerca de Plaza de Mayo.

Sábado, tango y mate

Los sábados son ideales para planes de día en Almagro, con la Practica DNI Tango (que suele tener shows en vivo) o La Maria Rolera con merienda incluida en la entrada y la posibilidad de tomarse una cerveza artesanal si quieren empezar a entrar en calor para la noche que los espera. Llegada la noche, todavía nos quedan algunas milongas mensuales para visitar.

Anti Domingo

Los domingos no son realmente días de descanso para los tangueros. A partir de las 15h, tenemos cita en Rosa Milonga en el barrio de Balvanera, después nos dirigimos hacia San Telmo para sumergirnos en un ambiente más bohemio y menos técnico (y sinceramente un poco turístico). Aconsejamos tomar un atajo en la feria antes de llegar a la plaza Dorrego y su Milonga Placita del pañuelo Blanco al aire libre, a partir de las 19h y a la gorra. Finalmente, para una verdadera noche anti-domingo, aléjense un poco del bullicio del centro y diríjanse a Barracas para la Domilonga en el centro cultural Chau Ché Clù (un antiguo conventillo que fue remodelado con mucha onda). Allí encontrarán todas las edades y todos los estilos reunidos en un único espacio.

Así es como debería ser toda milonga: un lugar festivo, donde se comparte una misma pasión y donde las diferencias de cada uno se fusionan en el abrazo de un baile tan auténtico como efervescente.

Vive Café, la joyita colombiana

Vive Café palermo holywood
Foto: Facebook Vive Café

Aun si ya perdimos la cuenta de la cantidad de cafés con onda que abren cada día en el barrio de Palermo Hollywood, Vive Café siempre será uno de mis favoritos. Un rinconcito de felicidad, cálido y sencillo como nos gusta a nosotros, que logra ponernos de buen humor tan sólo con su fachada amarilla.

Una vez que pasamos la puerta, tenemos la sensación de estar entrando en el living de la casa de un amigo. Y como si fuera poco, nos encontramos con el olorcito a café recién molido. Las plantas ubicadas en el borde de la ventana y los taburetes de cara a la calle nos dan el gusto de mirar la gente pasar. Sillones improvisados con paletas de madera y grandes almohadones mullidos. Una buena selección de libros y algunos diarios (algunos de hace 10 años) para satisfacer los antojos literarios de los más curiosos. En el centro, hay algunas mesas para aquellos que quieran sentarse cara a cara, o para los que prefieran sentarse solos con sus celulares para trabajar. ¡Ya se habrán dado cuenta que hay para todos los gustos!

“Un buen café no necesita azúcar, uno malo no se lo merece”, se lee en la gran pizarra negra donde clientes satisfechos dejaron su rastro. En Vive Café, celebramos el café en todas sus formas y rápidamente nos damos cuenta que estamos siendo recibidos por dueños apasionados por lo que hacen, donde nos podemos dejar llevar por sus acentos y cálidas sonrisas.

No se pueden perder el Flat White. Se trata de un café colombiano de aromas sutiles mezclados al punto justo con leche cremosa (nos hace olvidar el café con leche argentino rápidamente). Y la cereza del postre es que, según el humor del barista, nos llevamos una pequeña obra de arte en la espuma. Casi que nos da cargo de conciencia tomar esta exquisitez.

Las medialunas clásicas o las medialunas con jamón y queso (que como si fuera poco nos recuerdan a las francesas) son un plus innegable. Los muffins esponjosos caseros son una verdadera delicia. Se destacan especialmente los maracuyá y los de chocolate/nuez, húmedos, cargados y sabrosos.

Y si quedaron satisfechos y tienen ganas de prolongar el viaje, tenemos buenas noticias: ¡pueden llevarse uno (o varios) paquetes de café a sus casas!

¡A probar sin falta entonces! Será la ocasión ideal para recargar las baterías después de una visita al Mercado de la Pulgas o para hacer la digestión después de una comilona en Las Cabras.

Vive Café
Costa Rica 5722 – Palermo Hollywood
Tel: 4774-5461
De lunes a viernes de 8h a 20h, sábados de 10h30 a 20h y domingos de 12h30 a 19h30
Precio: $ $

* Traducción Daniela Gambarotto

Chancho Chico, un almuerzo en la carnicería

Foto de Chancho Chico
Foto Chancho Chico

En el país de la res, están empezando a tomar fuerza otros tipos alternativos de carne, por ejemplo las que se cocinan en El Baqueano o Los Infernales. En Chancho Chico, como se adivina por su nombre, solo se vende carne de cerdo y sería algo como una carnicería de especialidad. Más allá del valor gastronómico que tiene su producto; intentan trasmitir la importancia del consumo sostenible, responsable y con altos estándares de calidad.

Nos encanta que le hayan dedicado un espacio a la carne de cerdo, muchas veces relegada en Argentina. Aquí se pueden descubrir muchos cortes que no son usuales en otros lados como el cuadril, la cuadrada, la nalga, la paleta, el rabo, el tocino, la tapa de asado y la “tortuguita”. A estos se le suman los más conocidos: bondiola, carré, matambrito y pechito. También se pueden comprar chorizos macerados en Cinzano u otros aperitivos;  así como chorizos saborizados con especias y hasta algo tan inusual como la morcillas de puro cerdo.

El lugar es pequeño y le pusieron mucho atención a los detalles. Está decorado con ilustraciones en las paredes y una llamativa tipografía. Además de ofrecer diferentes cortes de cerdo, el lugar tiene opciones de comida al paso al mediodía, como sándwich de jamón cocido y queso y un sándwich de milanesa de cerdo empanada en panko. También pueden preparar una picada de chorizos, chistorras, salchichas parrilleras y otras delicatessen de la casa.

Un detalle que nos encantó y que nos hace entender que su compromiso va más allá de vender, es que toda la mercadería se lleva en modernas bolsas ecológicas.

Uno de los motivos para rendir tributo a la carne de cerdo es intentar comunicar este producto. Muchas personas ignoran que es una de las proteínas más sanas y con menos colesterol. Luego de salir de aquí pueden pasar por el Mercado de las Pulgas, uno de los paseos mas pintorescos de Buenos Aires.

Chancho Chico
Av. Dorrego 1594 – Colegiales
Tel:  4770 – 1046
Lunes a Sábado de 10h a 20h
Precios: $ $

 

11,594FansLike
6,734FollowersFollow
1,112FollowersFollow