14.7 C
Buenos Aires
Home Blog

Barrio inglés de Caballito, un paseo con acento británico

La ciudad presenta lugares con impronta parisina, otros que nos recuerdan a ciudades como Madrid o Barcelona y aquí nos encontramos con un barrio con legado británico. Alejado del bullicio característico de la zona comercial de Caballito y oculto entre grandes edificios, ubicados a su alrededor, se levanta este peculiar lugar que merece la pena visitarlo con cámara en mano y dejándose llevar por su entorno único.

Solo comprende seis manzanas ubicadas entre Pedro Goyena, Valle, Emilio Mitre y Del Barco Centenera. En su interior, al caminar por las calles empedradas del lugar, podemos presenciar el estilo anglosajón, Tudor y ecléctico en sus casas, las cuales datan de principios de siglo XX, que a simple vista lo distinguen de los típicos complejos habitacionales linderos. Parece increíble, que estando ubicado solo a unas cuadras del centro comercial de Caballito, se pueda notar una gran tranquilidad en sus calles con poco tráfico y escasos ruidos típicos de la urbe.

Por la calle Emilio Mitre pasan las vías del tranvía, el último que circula por la ciudad, el cual nos permite realizar un corto recorrido gratuito por el barrio y poder experimentar lo que fue, en un pasado algo lejano, moverse por este tradicional medio de transporte. En Pedro Goyena, a la sombra de una gran arboleda, podemos encontrar algunos bares para sentarnos y estirar los pies.

Este sector cuenta con la particularidad de estar protegido por el Gobierno de la ciudad, con el objetivo de conservar el patrimonio histórico y evitar el gran avance del inmobiliario urbano moderno. A diferencia de otros barrios ingleses de Buenos Aires, destinados a trabajadores británicos del ferrocarril, como el de Belgrano R que es muy similar, este emprendimiento fue realizado por el Banco El Hogar Argentino en 1923 y los créditos fueron entregados a sectores de la clase media argentina.

Aprovechando la cercanía del centro comercial, luego de este paseo, recomendamos ir a conocer el Mercado del Progreso en Primera Junta, tomar algo al pub The Oldest o a La Época.

Mercado de Belgrano, el más “chic” de la ciudad

Mercado Belgrano
Foto: @evalyc

Después de una renovación casi radical, el Mercado de Belgrano (conocido también como Mercado de Juramento) se ha convertido en un lindo espacio gastronómico donde se pueden conseguir los clásicos del mercado barrial (verduras, frutas, pescados y carnes frescas) pero también locales gourmet y productos de primera.

El “patio de comidas” es realmente lindo, con mesas comunitarias de madera y un techo translúcido que deja entrar muchísima luz y desde donde cuelgan muchas plantas, dando la impresión de un invernadero. Los pasillos limpios y cuidados recuerdan más a un centro comercial que a una feria de abastecimiento que por cierto, es una de las más antiguas de Buenos Aires.

Los locales antiguos de alternan con los nuevos. Además de los tradicionales para hacer las compras de la semana, van a encontrar desde una vinoteca con vinos exclusivos y degustaciones mensuales (Winemakers) y una cafetería de especialidad (Import Coffee) hasta opciones de gastronomía realmente interesante como un local del aclamado restaurante italiano Cucina Paradiso y una versión “express” del conocido restaurante vietnamita Green Bamboo llamada Kho. También una parrilla y varias opciones para veganos y comida saludable.

Una alternativa para sacar a pasear el changuito y comer algo rico al paso, para comprar algo para llevar o incluso, por qué no, para ir exclusivamente por sus propuestas gastronómicas. Para productos más internacionales y exóticos pueden caminar unas cuadras hasta el Barrio Chino y si es fin de semana, capaz pueden disfrutar un poco de tango en La Glorieta.

Mercado de Belgrano
Juramento 2527 – Belgrano
Lunes a viernes de 8h a 13h y de 17h a 20h30, sábados de 8h a 13h

TOP: ¿Dónde comer en Tigre?

tigre
Foto: Facebook de Un Lugar en el Arroyo

A solo cuarenta minutos de Capital Federal espera la localidad de Tigre. Integrado por dos áreas: una insular (el Delta) y una continental, visitar esta localidad de Zona Norte es una buena opción para disfrutar de un fin de semana entre árboles, ríos, lanchas, paseos y buena gastronomía. Desde lugares tradicionales y elegantes hasta más económicos; hay para todos los gustos y bolsillos.

Kurt y Horacio

¡La comida es alucinante! En este simpático chalet se come casero y bien rico, casi como estar en una cabaña en alguna aldea alemana. Algunas de sus especialidades son el chucrut, la salchicha Weiswurt, el lomo kassler, el jambonon de cerdo ahumado y el goulasch con spaetzle. Al entrar, te dan la bienvenida con un suave licor y con café, acompañan unas cascarillas de naranjas confitadas y petit fours de cortesía. Guter Gewinn!

Il Novo María del Luján

Una visita obligada si andas por Tigre. Especialistas en sabores mediterráneos, la carta es extensa y los platos abundantes (a tener en cuenta a la hora de pedir). Las pastas son uno de los puntos fuertes: A orillas del río, se pueden probar unos panzotti de zuca (rellenos de calabaza, amaretti y queso mascarpone) o unos raviolones de centolla teñidos con tinta de calamar y crema de camarón.

La Cocina de Daksha  

El nombre “la cocina de …” es una referencia literal, ya que al entrar, uno se siente sin querer dentro de la cocina donde las manos de Daksha y su equipo están en plena producción. Sin un menú fijo, se compone de platos para compartir que van llegando a la mesa sin ser pedidos, desde samosas (empanadas hindúes) y otras comidas vegetarianas estilo buñuelitos, todo se acompaña por salsas caseras como de zapallo o de remolacha. Todo delicioso. En el mismo espacio se realizan clases de cocina, servicio de viandas, catering y algunos sábados hay shows de música.

Gato Blanco

Ubicado en el río Capitán (acceso por medio de lanchas y catamaranes) cuenta con una vista privilegiada. Reconocido por su cocina clásica e internacional y sus carnes a la parrilla. Se puede comer al aire libre o bajo el resguardo de la sombra, en el salón principal o en el jardín de invierno. La carta se extiende con pescados, mariscos, pastas y carnes como el bife de chorizo con salsa criolla y papas o especialidades gourmet con productos de la zona como el lenguado con salsa de cítricos.

Un Lugar en el Arroyo

Un lugar perfecto para disfrutar de lo mejor de la cocina casera mirando el río en un ambiente natural. Ideal para degustar todo tipo de platos a la parrilla, al horno de barro y al disco con ingredientes típicos de la zona. Es atendido por sus propios dueños y se encuentra a sólo 30 minutos de navegación en lancha en esta típica casona isleña.

Cachavacha

Una opción de comida rápida para disfrutar al mediodía en el Puerto de Frutos de Tigre. Aunque el nombre no parezca prometedor, es un lugar para comer pizzas, empanadas o minutas. Amigable para el bolsillo, apto para todo público, en un ambiente familiar y rústico, el foco está en las porciones: generosas y muy sabrosas. Sin pretensiones ni presentaciones extravagantes, los platos tienen un gustito casero (Sin embargo a veces la atención deja mucho que desear).

Bodegón de los Inmigrantes

Porque hay sabores y lugares que nos remiten a nuestra infancia, en este bodegón se pueden degustar platos típicos de los hogares argentinos y aquellos preferidos por los inmigrantes que llegaron a las costas del río Luján. Su nombre es un homenaje a los vascos, gallegos, franceses, italianos que llegaron al Delta. Con aires nostálgicos, en un ambiente cálido y sobrio, se disfrutan los sabores preparados “como en casa” por las manos expertas de los cocineros. Sencillo y familiar, los platos se pueden compartir ya que son abundantes. Lo mejor es el revuelto gramajo.

Barberia Beer

Cualquier excusa vale para disfrutar de una rica cerveza a orillas del río. En el centro de Tigre en esta barbería-bar se ofrecen múltiples canillas de cerveza artesanal de productores bonaerenses como Bruta, Slovenka y Storf. Un dato para los hombres: todos los jueves hay un barbero que corta y afeita a los presentes (cobrando a la gorra). También tienen metegol, arcade, un patio cervecero y la música es muy variada, desde clásicos del rock hasta temas actuales.

Waffles del Mundo

¿Con unas ganas desesperadas de comer algo dulce? Waffles del Mundo es el lugar. Especialistas en el tema, los “maestros waffleros” preparan al momento las deliciosas, calóricas y super mega dulces tentaciones. Hay de todas las formas (en redondo, en cuadrado y en “palito”), texturas y sabores, dulces y salados. Bien calentitos, salen rápido y se pueden terminar con diversos toppings: chocolate fundido, frutas, dulce de leche, cremas y hasta Kit Kat. Para los más golosos el “Tower Waffle” (tres capas de waffle con frutillas, crema, banana, dulce de leche y helado con chocolate caliente) es el elegido. Pero no todo es dulce, para los del team salado, cuentan con opciones originales como el español de panceta y queso con honey moustard. Con más de 50 gustos en carta, se pueden comer a toda hora.

TOP 10: Nuestros rincones favoritos para hacer un picnic

Picnic Buenos Aires
Foto: Andrew Milligan Sumo (Flickr)

Entre el implacable calor del verano y las tardes heladas del invierno, tenemos una pequeña ventana de temperaturas generosas para disfrutar al aire libre. En Buenos Aires Connect no podemos negar que nos encantan los picnics como una excusa para pasar momentos amenos entre amigos mientras picamos algo rico y respiramos un poco de naturaleza.

Sin embargo, aunque todos los parques suelen ser verdes y bonitos, los que nos parecen más cómodos para recrear un “día de campo” en plena capital son pocos. Un gran clásico para picnics son los Bosques de Palermo y todas sus opciones. La desventaja sería que suelen estar muy llenos especialmente los fines de semana y cuando hace buen tiempo, así que hay que caminar un poco para encontrar un lugar tranquilo y agradable. Nuestro punto predilecto es la Plaza Alemania, y es común encontrar allí amigos tomando mates bajo la sombra de un árbol.

Más hacia los límites norteños de la capital, el Parque Saavedra nos parece el punto por excelencia para un picnic dominguero, lejos de los circuitos turísticos de Palermo y San Telmo. En las Barrancas de Belgrano, si bien hay muchos colectivos pasando todo el tiempo, tendrán una gran ventaja: podrán comprar las delicias asiáticas del barrio chino y luego degustarlas sobre el césped.

Puerto Madero nos parece un excelente centro de picnics, ubicaciones como el Parque Mujeres Argentinas y el Parque Micaela Bastidas, con sus increíbles vistas a los exclusivos y altos edificios, suelen ser bastante tranquilos y limpios. Sin duda, la superficie de la Reserva Ecológica Costanera Sur es tan amplia como la cantidad de opciones que ofrece. Y como sólo se puede ingresar caminando o en bici, no tienen que preocuparse por el ruido de los autos. Un gran plus es poder comer los mejores choripanes de la ciudad antes de entrar.

Pero si tienen pereza de ir muy lejos de las zonas conocidas, el Parque Las Heras es una buena alternativa en Recoleta. Es un parque lindo y bien equipado pero eso sí, sólo vayan si les gustan los animales, ya que está lleno de mascotas. Si lo de ustedes es picnic con asado, Parque Sarmiento los espera con un sector de parrillas con mesas y sillas.

Los aventureros que no temen a las distancias, encontrarán refugio en el verdísimo Vicente López. Junto al agua están El Parque de los Niños y el lindo Paseo de la Costa, donde en verano incluso se colocan reposeras y sombrillas junto al Río de la Plata, para un picnic playero.

Festival Ciudad Emergente: música, arte y cultura a flor de piel

festival ciudad emergente
Foto: Gobierno de la Ciudad

El Festival Ciudad Emergente es uno de los hitos más esperados de la agenda cultural porteña. En él, se reúnen un cantidad enorme de disciplinas para crear, reflexionar y expandir los horizontes de nuestros vínculos con lo urbano. Todas las fuerzas y energías de la ciudad se unen para producir una gran explosión de ideas y obras asombrosas.

Ciudad Emergente surge como una forma de canalizar todas las fuerzas creativas jóvenes de la ciudad. Se busca generar encuentros entre los espectadores y nuevas formas de producción artística. Aunque comenzó siendo un festival de música y cultura rock, muchas disciplinas intervienen, como las letras, el arte visual, la gastronomía, la moda, el cine, etc. Por un lado, se intenta mostrar el trabajo de artistas, creadores y diferentes personalidades de la cultura que ya tienen una cierta experiencia y, por otro lado, darles un espacio a aquellos que estén empezando y que tienen un potencial aún no desarrollado. De ahí que cada año, previo al festival, se haga una convocatoria para todos los que quieran participar y mostrar lo que hacen.

El Festival sucede en la Usina del Arte, en la Boca. Comenzó en 2008 en el Centro Cultural Recoleta hasta que en 2016 se mudó a la presente sede. El arte es una gesto que coloniza todos los espacios, por lo que el evento no se circunscribe únicamente a la Usina sino que rebasa sus límites como prueba de su fuerza arrolladora. Las actividades del festival toman todo el Distrito de las Artes, incluso el espacio debajo de la autopista. Desde su inicio, el festival no ha parado de incrementar su audiencia, con nuevas e interesantes propuestas cada año. En 2014, por ejemplo, tocaron bandas como Indios o Los Álamos y se contó con la presencia de nada menos que Fuerza Bruta.

El Festival también establece relaciones con la comunidad internacional, como prueba de que Buenos Aires no solo es un semillero de transformadores de la realidad cotidiana sino también un foco de intercambio cultural y de vínculos transnacionales.

El Festival Ciudad Emergente es una acontecimiento increíble que no podemos dejar pasar. Es una oportunidad única para descubrir la efervescencia de la cultura en la ciudad porteña, que festeja su potencial creativo y lo lleva a su máxima expresión.

Festival Ciudad Emergente
La Usina del Arte–  Boca
Del 13 al 16 de septiembre del 2018
Actividad libre y gratuita.

Goodstën, helados personalizables y preparados en el momento

Goodsten - Martinez
Foto: @foodsandsgoodsba

Moderno, minimalista y con un marcado perfil millennial, Goodstën Creamery irrumpe en la escena heladera con una propuesta atractiva e innovadora.

Sin dudas, el foco está en el producto: un cremoso y original helado preparado en el momento gracias a la técnica de cold rock. En una plancha de mármol a -20 grados, se coloca un sabor de helado como base con tres toppings a elección para crear en un minuto, un sabor personalizado, ¡Todo un espectáculo! Para el sabor base se destaca el de dulce de leche, blueberry (cremosidad única), bourbon (fresco al paladar), pistacho mediterráneo (aromático y con pistacho) o cotton candy (peculiar y deliciosa combinación). Las opciones de toppings van desde mini rhodesia hasta pretzels, cookie dough, brownies y hasta confites. El heladero o “rockstër se encarga hábilmente del resto.

Aunque hay combinaciones fijas y alucinantes, lo divertido es crear la propia. Jugar con los sabores y texturas con creatividad e imaginación. Además de los helados, cuentan con bites (bocaditos de sabor), cookies (similar a un alfajor helado) y bars (coloridas paletas heladas en diferentes formas). Y lo mejor de todo es que se puede disfrutar en casa a cucharadas con el pote de 500 cc.

Utilizando chapa, madera y mármoles en claro, su fachada es toda una obra de arquitectura donde prima el detalle, la limpieza, el orden y el cuidado. Y por si quedan dudas, desde las ventanas laterales se puede observar la “cocina” de producción con las diferentes maquinarias, utensilios y materia prima. 100% calidad artesanal.

Disfrutar de un helado es un momento especial, sea a la tarde o para el “antojito dulce” nocturno, no hay horarios ¡Siempre es un buen plan! Ubicado estratégicamente en Av. Libertador, esta heladería se codea entre restaurantes asiáticos (PF Changs), orgánicos (Le Pain Quotidien) y de hamburguesas (Burger 54) ofreciendo ese dulce final.

Goodstën Creamery
Av Del Libertador 13699 – Martínez
Tel: 4733-2940
Martes, miércoles, jueves y domingo de 12h a 0h; viernes y sábado de 12h a 2h
Precios: $ $

Kho, almacén vietnamita en el Mercado

kho mercado belgrano
Foto: www.evileats.com

Nunca vieron un kiosco tan lindo como éste. Eso es porque, cuando miran más de cerca, no es realmente un kiosco; sino un puesto de comida vietnamita en medio del Mercado de Belgrano, respaldado por el legendario restaurante Green Bamboo pero con una personalidad propia, menos compleja y más juvenil – o esa fue la impresión que tuvimos.

La fórmula, a diferencia de Green Bamboo, es más express y se adapta más su entorno como “comida de mercado”. Los platos son muy abundantes, salen rápido y los precios son convenientes. El menú es conciso con pocos platos que varían por día entre curries, baos, sopas, dumplings, etc. Por ejemplo probamos un curry seco de carne con ralladura de coco que estaba sustancioso y calentito… ¡listo en cinco minutos!

“Kho” es la palabra vietnamita para “almacén”, y éste es precisamente el espíritu del lugar. Resalta una pequeña estantería con productos exóticos como salsas internacionales y chocolates picantes; una heladera para bebidas, flores, estatuillas y un par de Nón Lá (esos sombreros cónicos tejidos típicos de Asia).

Todo viene en envases para llevar (por ejemplo para un picnic en Barrancas de Belgrano) o para comer en las mesas del mercado, que por cierto es muy bonito. Una cómoda reminiscencia del ya establecido Green Bamboo. ¡No olviden llevar su galletita de la fortuna!

Kho
Juramento 2527- Mercado de Belgrano (Local 36)
Lunes a sábado de 12h a 20h y el segundo domingo del mes
Precios: $ $  

TOP : Los mejores tragos con whisky en Buenos Aires

whisky buenos aires
Foto: Facebook de Doppelgänger Bar

Le decían la “bebida de caballeros” pero hoy, que todas las convenciones entran en revisión, el whisky también empezó a seducir a la mayoría. En invierno porque mata todo lo malo y levanta la temperatura; en verano porque con dos hielos te hace olvidar del calor (y casi todo lo demás). El whisky es un nuevo gran favorito de las barras: se toma despacio, es elegante y produce un efecto placentero. Si Don Draper estuviera en Buenos Aires hoy se pediría algo más que un Old Fashioned para ahogar las penas.

Doppelgänger Bar

El cóctel “Cuando Vuelva a Encontrarte (Brindaré Con Esta Copa)”  combina Americano Rosso con Jack Daniels, Licor Strega, jugo de naranja, tónica y ralladura de mandarina. Además de potente y único, pleno de vitamina C.

Strummer Bar

Al igual que la famosa canción de Ray Charles, el cóctel “Hit the Road Jack” no pasa de moda, más bien se reinventa y siempre vuelve con magia. Este emblemático cóctel lleva Jack Daniels Honey, jugo de arándanos, almíbar y (¡sí!) un toque de Coca-Cola. Rock del bueno.

Presidente

En este bar donde todo entra por los ojos, el “Monkey Tai” cumple con lo pactado. Hecho a base de whisky Monkey Shoulder y servido en un vaso estilo Tiki. Pensado para la foto de Instagram y el recuerdo indeleble en el paladar.

BrukBar

Aquí volvieron a los orígenes y diseñaron el “Kenturkey Swizzle”, un cóctel con Wild Turkey hecho a base de maíz que además es sustentable (no usan sorbete para servirlo). También se puede probar el “IPA Fashioned”, su reversión del Old Fashioned combinado con cerveza IPA, para los que no se animan al whisky pleno.

Kinky Bar

El único bar en la ciudad que respira glam rock homenajea a Bowie en su cóctel más fotografiado: el “Rebel Rebel”. Lleva bourbon Wild Turkey, Cinzano Extra Dry, Drambuie y sus 3 ositos en equilibrio arriba de la copa. Un gusto necesario para cualquier amante del whisky.

Bonus: NOLA

¿Pollo frito y whisky? Sí, por favor. En NOLA, el epicentro de la gastronomía cajún en la ciudad, además de cerveza artesanal sirven el “Frenchman” un trago en frasco con Jim Beam, miel, jengibre, limón y soda.

11,407FansLike
5,730FollowersFollow
1,060FollowersFollow