14.7 C
Buenos Aires
Inicio Blog

TOP: Bares ocultos y el encanto de lo escondido

Speakeasy Victoria Brown

La nefasta época de la prohibición y su Ley Seca en Estados Unidos dejó muy pocas cosas buenas. Una de ellas fue la creación de bares ocultos por pura necesidad: Allí se disfrutaba alguna bebida como una especie de solaz para el espíritu de quienes se sentían cansados al final del día.

Primero tendríamos que diferenciar entre Bares Ocultos o Hidden Bars y los Speakeasy. El bar oculto es aquel que a primera vista no da ninguna señal específica de ser un bar, puede ser una casona vieja o un portón común y corriente, nada indica que está ahí, pero los afortunados saben que es cuestión de tocar y pasar.

El Speakeasy tiene un concepto más complejo. Se busca esconder el bar dentro de otro local ya existente que no tenga nada que ver con él, para así disimular y pasar desapercibido. Por esto los camareros en estos lugares de la década del 20, cuando se les quería pedir un cóctel prohibido, les decían a los clientes “speak easy” para evitar a los agentes de la policía.

A pesar de que ya terminó esta época hace mucho, los bares ocultos sobrevivieron. El encanto de lo prohibido y el amor a disfrutar de un lugar escondido se perpetuaron en el tiempo. 

En Palermo, centro de la vida nocturna, encontramos varios. Escondido detrás de la fachada de un café está Victoria Brown con una estética steampunk. Una vez que pasan la pared del fondo se sienten en Londres en plena época victoriana. Relativamente cerca está el Harrison. Para poder entrar es necesario tener membresía o se puede comer en la parte delantera del bar que es usada como fachada. Una vez pagada la cuenta tienen que solicitar visitar “la bodega de vinos” y así te invitan a pasar por un antiguo armario y entran a un espacio vintage que revive los años 20.

También en la zona encontramos La Calle Bar, oculto detrás de una pizzería y donde podrán disfrutar de un espacio urbano con DJs, graffitis, etc. Completamente escondido está Uptown, sólo delatado por la larga fila para entrar que hay casi siempre. La entrada parece ser una estación de subte, incluso se pasa por un vagón original como parte del recorrido para llegar al bar en sí.

Un poco más abajo, por la zona de Villa Crespo, está el promotor de toda esta movida: el 878. Para acceder basta decir que ya se es mayor de 13 años, y cabe destacar que tanto la barra como la comida es de primera. Alejándonos ya un poco está Frank’s, para cuyo acceso se requiere estar al tanto de las redes sociales, pues van dejando pistas de la clave para acceder. El portero comprueba que la primera contraseña es correcta y te da una segunda contraseña (numérica). Esta se marca en la cabina telefónica, la cual permite que se abra una de las paredes y así poder entrar al bar oculto.

Entre Recoleta y Retiro encontramos uno de los mejores: Floreria Atlantico. A primera vista parece una florería, pero al abrir la heladera donde se deben conservar las flores, se desciende a una mezcla entre sótano y bodega de barco que te lleva a otro mundo. Por Belgrano, casi en el Barrio Chino, está Puerta Uno como otro pionero de los bares ocultos. Bajo un toldo se toca el timbre, los chequean por una mirilla y deciden si pueden entrar a su  mundo mágico.

Lejos de los circuitos habituales les traemos 2 sugerencias:

Korova, ubicado en una calle poco conocida de Olivos. Una puerta negra y un timbre los separan del bar más divertido de Zona Norte para relajarse, conversar y disfrutar de los tragos. ¡La terraza en verano en un must!

Eter Club en Villa del Parque, un exclusivo espacio con sala de conciertos y bar. Para llegar aquí hay que ser introducido por algún habitué o con un contacto directo con el dueño del lugar, además de pasar un doble escáner con una cámara. 

Foto: Facebook de Victoria Brown

Desarmadero Bar, una mezcla perfecta de arte, cerveza y alegría

Desarmadero
Foto: Gastronomique

Imposible pasar por la puerta de Desarmadero Bar sin detenerse a echar un vistazo: su fachada, que muestra la cara de un anciano y está realizada completamente con objetos reciclados, es obra del reconocido artista Alfredo Segatori, quien creó además los murales en el interior del bar. Desde el primer momento se siente cuál es la onda: en este bar se mezclan el arte, la cerveza y la alegría de vivir.

Dato para tener en cuenta: Alfredo Segatori es el autor de uno de los graffitis más grandes del mundo en el barrio de Barracas, al sur de Buenos Aires, ¡nada más y nada menos!

El bar ocupa distintos pisos, así que podrán elegir instalarse en las mesas de madera en su interior, en la agradable terraza en el piso superior o bien afuera, en alguna de las mesitas de la vereda justo en la entrada. Sea cual fuere su elección, les garantizamos que pasarán un buen rato con ricas cervezas artesanales y en un ambiente alegre.

Una de las cosas que nos sorprendió de Desarmadero Bar fue la diversidad de la gente que frecuenta el lugar: jóvenes estudiantes, familias, abuelos y amantes de los animales –y sí, es bueno saber que en Desarmadero todo el mundo es bienvenido, ¡incluyendonuestros amigos de cuatro patas!

La otra sorpresa de este bar increíble, es la calidad de la comida. ¡Y ojo que con esto no decimos que la cerveza no sea buena, todo lo contrario! Su amplia gama de cervezas artesanales alcanzará para dejar contentos hasta los paladares más exigentes. Todas las cervezas que probamos fueron exquisitas, y nuestro primer flechazo fue con la cerveza negra “Scotch” y nuestro segundo flechazo todavía mayor fue con la cerveza saborizada “Don Diego Neipa”, con su delicado sabor anaranjado que la hace única en su tipo.

Si nos sorprendió la comida es porque realmente no nos imaginábamos tan buen nivel gastronómico. Que un bar proponga muy buena cerveza, digamos que es esperable. Pero si a eso le sumamos que su comida es especialmente sabrosa, ¡entonces tiene lo mejor de dos mundos! Se pueden probar tapas calientes, empanadas de gustos originales, sándwiches y papas fritas. Nos encantó la Veggie Burger y nos comimos de un solo mordisco el sándwich de bondiola braseada. También nos gustaron las copiosas y riquísimas papas fritas cubiertas de queso cheddar.

Desarmadero Bar es la prueba que tenemos para afirmar que Buenos Aires siempre tiene con qué encantarnos y deleitarnos. ¡No podemos esperar para ver con qué nos va a maravillar la capital argentina!

Mientras tanto, y ya que andan por la zona, pasen a degustar un buen vino por Los Divinos  o tómense un cafecito en Café Vinilo.

Desarmadero
Gorriti 4295- Palermo

De lunes a jueves de 18h a 2h, viernes de 18h a 3h, sábados de 13h a 3h, domingos de 13h a 1h
Precios: $ $

Traducción: Agustina Pasqualini

TOP : 7 bares imperdibles en Núñez

bares en Núñez
Foto: Facebook de Francis Platz

Cada vez hay más y mejores bares en el barrio de Núñez, pero cada uno de ellos tiene su propio estilo. ¡Sigan nuestra guía y encontrarán el suyo!

Para una noche con amigos 

En un ambiente joven y descontracturado, estos dos bares de estilo industrial son de visita obligada cuando anden por Núñez. En Francis Platz, sólo podemos decirles que creemos a ciegas en su cerveza artesanal y sus hamburguesas, el combo rentable que no falla nunca. Alrededor de su gran mesa de madera se suelen mezclar todos los grupos, y nunca falta el ambiente amigable y la buena onda. Bordeando las vías de la línea Mitre, llegamos a Bastardo. El concepto es simple: cerveza a buen precio y comida callejera (sándwich pita, papas fritas…). ¿Qué más se puede pedir para compartir una noche con amigos?

Para un afterwork 

Dos direcciones, dos personalidades. Si son más bien de los que prefieren los afterwork tranquilos después de un largo día de trabajo, Byra es el bar indicado. A pasitos de la estación Núñez, es la parada ideal antes de volver a casa, ofreciendo cervezas artesanales y tablas para compartir. Pero si son de los que prefieren los after offices más concurridos, con cócteles en un ambiente tenue y más nocturno, entonces vayan a Luz Mala. El bar propone happy hours con ron y whisky y por supuesto todos los cócteles que se puedan imaginar. El universo de Luz Mala es ideal para dejar atrás un pesado día laboral y sumergirse en un mundo con un poco de misterio.

Para una noche de degustación

Sin alejarse demasiado de la estación de tren de Núñez, Santa Pinta y BrewHouse llegaron para alegrar a todos los amantes de la cerveza. Rubias, rojas o stout, hay para todos los gustos. Instalarse afuera, charlar y tomar una cerveza bien fría, ese sí que es un programa que empieza bien… y todavía mejor si podemos disfrutar de la vereda o de un partido de fútbol.

Para una noche de a dos

El Pollo Gomez : desde la calle, imposible deducir que en esa casa funciona un bar creado por un grupo de amigos. Para entrar hay que tocar el timbre o envíar un mensaje por whatsapp. Una vez que les abren la puerta se descubre un patio interno decorado con plantas, ideal para tomar algo en pareja. A partir de las once, los grupos se empiezan a armar y el ambiente se vuelve un poco más ruidoso. Pero el Pollo Gomez es uno de los pocos bares a puertas cerradas de Núñez y por eso, vale la pena conocerlo.

 Traducción: Agustina Pasqualini

TOP: Nuestras terrazas favoritas en Buenos Aires 2018

terrazas buenos aires
Foto: Gastronomique Comunicación (en Buller)

Ya les presentamos los mejores patios y jardines de la ciudad, las veredas más agradables de la ciudad porteña y los mejores tragos on the rooftop. Ahora llegó el momento de compartir con todos las terrazas en donde se puede pasar un buen momento al aire libre disfrutando del cielo, los amigos y la buena onda.

Para tomar una cerveza

Para disfrutar el combo terraza + cerveza tenemos varias opciones. En Palermo Hollywood tenemos a Güll que es oro puro y muy cerca pero en el otro Palermo tenemos el enorme espacio descubierto de Morante, un rincón que no pueden dejar de visitar. Uno de lo encantos de aquí es que la cerveza es propia, no dejen de probar la Barley Wine. En busca tranquilidad tenemos Camping, en el Buenos Aires Design, para bajar un cambio y disfrutar de un birra en un ambiente de campamento. Si quieren ir más lejos aún: Slainte en Devoto es un refugio irlandés con ambiente descontracturado. Buller también ofrece desde su terraza un panorama espectacular del Cementerio de Recoleta.

Para tomar un trago

Los son noctámbulos y aficionados a la coctelería aprecian la terraza de Rey de Copas, que pasa desapercibida al inicio, pero una vez que la conocen no quieren salir de ahí. Muy cerca está Sheldon, lleno de magia y jazz, para sentirse en medio de la movida palermitana pero sin tanto ajetreo. Su terraza es un hit al caer la tarde. Para huir del ruido de Microcentro, nada mejor que Sky Bar, en plan íntimo porque es de capacidad limitada. Algo más económico, pero en el centro de la fiesta: el espacio abierto de Esquina Libertad, de vuelta a Palermo.

Para una cena al aire libre

A los aficionados a la buena mesa y la tranquilidad, les traemos Koi: comida asiática, cerveza y terraza, no tiene desperdicio. A los que quieran ir a algo rico y seguro, Burger Mood tiene hamburguesas para todos tipo de gustos y en su local en Palermo una enorme terraza para disfrutar con grupos de amigos. Si lo que les gusta es ver el bullicio de la calle, la gente y la noche, no dejen de ir a Alaire en una típica esquina palermitana donde pueden planear qué hacer luego entre las ofertas de la zona.

Para merendar algo rico

Si lo que quieren es comer algo más tranqui, quizás un brunch o merienda, las terrazas  imperdibles incluyen el Cafe Proa, para disfrutar de la belleza y tranquilidad de esta parte de La Boca y al mismo tiempo ver alguna exposición novedosa; Decata para mimarnos con su excelente pastelería (recomendamos hacer un brunch en la terraza) y para los conocedores, Pani en su sede “Nicaragua”, que tiene su espacio al aire libre bastante escondido, ¡pedir el cheesecake de oreo sin falta!

El Manto, cocina armenia y un vistazo al futuro

el manto palermo
Foto: Facebook de El Manto

¿Insostenibles incertidumbres acerca de su futuro los aquejan y para colmo tienen el estómago vacío? ¿Su experiencia astral se limita a la lectura de su horóscopo en la revista dominical del diario? Entonces por qué no matar dos pájaros de un tiro, con una sabrosa cena y una lectura del porvenir de yapa. Encaren para El Manto, un restaurante armenio en pleno Palermo.

El ambiente es muy cálido: la cocina está a la vista, la buena música acompaña y hay gran variedad de vinos. Mientras uno se entretiene leyendo las opciones de la carta, llega la panera y ahí comienza el viaje de sabores con el pan de pita y el pan choreg (elaborado con semilla traída de Armenia) totalmente caseros y calentitos. Para acompañar recomendamos el hummus que llega con una ensalada de rabanitos y brotes. Otra entrada muy deliciosa son las borek de queso (empanaditas triangulares con masa hojaldrada y rellenas ricota, sardo, almendras y nueces). Una de las características del chef es que prepara emulsiones con verduras de estación, por ejemplo, las borek vienen acompañadas con una de remolachas asadas. Otro clásico es el babaganush, berenjenas asadas.

A la hora del plato fuerte, las opciones a la leña tienen un sabor ahumado increíble. Sugerimos probar el jorovats de ternera con morrones y tomates asados y el jorovats de cordero, braseado durante más de seis horas y acompañado con cebolla y morrón. Llegó la hora del postre y para acompañar el café pueden compartir el baklava, unos rollitos con pistachos, nueces pecan, crema de yogurt y crocante de miel.

El viaje por los sabores de Armenia no termina sin la lectura de la borra del café con predicciones para el futuro (esta opción está disponible de jueves a domingo). Después de divertirse con los augurios del café, pueden continuar la noche con los brebajes de Boticario o la magia del bar Rey de Copas.

El Manto
Costa Rica 5801 – Palermo Hollywood
Tel: 4774-2409
De lunes a domingo de 19h a 0h
Precios: $ $ $

TOP 5: Tragos en Buenos Aires “por todo lo alto”

Alvear Palace Hotel
Foto: Facebook de Alvear Palace Hotel

Buenos Aires es una ciudad que impacta tanto por su arquitectura como por su velocidad de vida, no en vano la llaman la “ciudad de la furia”. A veces para poder apreciarla en su justa medida hay que separarse un poco y ver las cosas desde lejos…o desde arriba: por eso les traemos nuestros elegidos para una experiencia literalmente “top”.

El primero es el piso 23 del Panamericano Hotel Crowne Plaza, en pleno centro. Se distingue por su bar lujoso con vista directamente a la avenida 9 de julio. Un poco más adelante de este bar vemos una piscina ideal para relajar cuando sales del spa que está en las mismas instalaciones. Desde el balcón de este piso tienen de fondo tanto el Obelisco con sus colores como la magia del Teatro Colón.

Saliendo hacia Recoleta, encontramos el Alvear Roof Bar, en el Hotel Alvear. Aquí se pueden disfrutar de unas vistas inigualables en el hotel más lujoso de la capital. Un lugar para no olvidar. Recuerden llevar vestimenta formal.

Uno de nuestros preferidos el instagrameable Skybar, un nido de águila en pleno centro de Buenos Aires. En el piso 13 del hotel Pulitzer, este bar de tragos abre su terraza cual mirador sobre la ciudad con un ambiente de after-office elegante pero sport. Ver el atardecer desde aquí no tiene precio.

En Dome, muy cerca del Congreso, se pierde la noción del tiempo entre la imponente vista de las cúpulas de edificios emblemáticos, la buena música y excelentes tragos. Un lugar para relajarse del ajetreo de esta zona tan conflictiva del centro. Lugar usual de los que trabajan en la zona para cortar la semana.

Por último Crystal Bar, el bar más alto de la ciudad. Con sus 128 metros de altura es el ideal para sentir que la ciudad está a nuestros pies. Los inmensas vidrieras muestran una vista insuperable de la capital argentina. Nuestra recomendación, sentarse en la barra, entablar conversación con el bartender y dejarse embriagar por el panorama.

EXTRA: Para presupuestos algo ajustados, está el restaurante Zirkel, un restaurante con cocina de inspiración alemana. Para deleitarse con el Strüdel, la Sauerkraut y el Gulasch, acompañados los que los excelentes vinos de la cava que poseen. El encanto del lugar es su vista a 360°, que les permite sentarse con vista al río o a la ciudad.

Green Eat, comida rápida, saludable y accesible

green eat
Foto: Facebook de Green Eat

Ok, normalmente no escribimos acerca de cadenas de comida, pero a Green Eat lo hemos recomendado tantas veces en nuestros tops (almorzar en el centro, fast-food saludable, hamburguesas vegetarianas, comida para llevar, cafés para trabajar…) que en este caso nos pareció lógico describirles este lugar que se ha expandido de forma fenomenal en los últimos años.

Green Eat ya cuenta con muchos locales en toda Buenos Aires. Todos sus locales son amplios, llenos de luz natural, plantas y carteles que invitan a una vida más verde y saludable. Todos tienen varios ambientes con sofás, mesitas para dos, mesones comunitarios, etc; según quieran ir a tomar un café con un amigo o más bien a conectar su laptop para trabajar un buen rato. Algunos locales van más allá con luces de neón o ambientación temática.

La modalidad es self-service, se toma todo de las heladeras y luego se pasa por la caja para pagar. No hay servicio a la mesa, aunque cabe destacar que los empleados siempre fueron amables y 100% dispuestos a ayudar en todas las sedes (quien escribe ha estado literalmente en todas las sedes). Para desayunos y meriendas hay varios combos con café a buen precio.

¿Y qué se come en Green Eat? El concepto es claramente de comida saludable: harinas integrales, lácteos descremados, poca azúcar, todo fresco y preparado en el día. “Saludable” no necesariamente significa bajas calorías, pero aún así, la oferta sigue siendo muchísimo más ligera que los locales tradicionales de fast-food. Hablamos principalmente de ensaladas, sándwiches (recomendamos especialmente el de langostinos y la hamburguesa vegetariana de portobellos), woks calentitos y hasta combos de sushi que vienen en cajitas listas para comer. Hay algunas “tapas” que vienen en porciones pequeñas: tofu con berenjenas, papas con huevo, zanahoria con hummus, etc. y hasta existe el menú “greenitos” para niños.

La oferta dulce es complaciente. Varios tipos de yogurt (con granola, con frutas, vegano, bebible), croissants, galletas, muffins, barritas energéticas, tortas y budines, alfajores… realmente cubren cualquier deseo en cuanto a dosis de azúcar. También hay helados con varios sabores, smoothies y bebidas frutales. Sin olvidar el área de almacén donde pueden comprar pan, huevos orgánicos, mermeladas de la casa y hasta tazas para la cocina.

Un lugar que merece ser recomendado por la visión que persigue: Comida ligera, fresca y lista para comer; en un entorno agradable, con un servicio decente y a un precio razonable. Es un concepto práctico y amigable que puede ser increíblemente útil en un día cualquiera. Si andan en la movida de cadenas de comida express y saludable prueben Tostado Café Club; o más innovador, el local de Foster en el centro, sin camareros y 100% automatizado.

Green Eat
Florida 102 – Centro
Uruguay 703 – Centro
Av. Córdoba 550 – Centro
Reconquista 690 – Centro
Av. Santa Fe 1661 – Barrio Norte
Av. Santa Fe 2461 – Recoleta
Av. Santa Fe 3129 – Palermo
Av. Cabildo 1721 – Belgrano
Olazábal 2481 – Belgrano
Av. Rivadavia 4668 – Caballito
Vedia 3600 – Centro Comercial DOT (Saavedra)
Paraná 3754 – Centro Comercial Unicenter (Martínez)
(Revisar horarios de cada sede en su página)
Precios: $ $

Veggie Medio Oriente, fast-food oriental y vegano

Veggie Medio Oriente Microcentro
Foto: Facebook de Veggie Medio Oriente

Recetas sabrosas directamente de Medio Oriente, productos no derivados de animales, y todo a un precio razonable: ¡parecería que Veggie Medio Oriente halló la fórmula (vegana) del éxito!

Veggie Medio Oriente es el lugar ideal para ir al mediodía y desconectarse un rato de un día agitado. Ubicado en el bullicioso Microcentro, el restaurante tiene dos locales a pocas cuadras uno de otro, y a la hora del almuerzo éstos se llenan de oficinistas que salen a comer.

El menú del restaurante, bastante simple, está compuesto por platos originarios de Medio Oriente. Pueden elegir entre cuatro platos principales: Falafel, Sabij, Hummus o ensaladas. El sándwich de falafel consiste en riquísimas albóndigas de garbanzos y verduras a elección, mientras que el sándwich Sabji está elaborado con una base sabrosa de berenjenas y vegetales también a elección. Ambos sándwiches están preparados en pan árabe casero. Otra opción es el Combo Hummus, para deleitarse con esta famosa crema de Medio Oriente a base de puré de garbanzos que ni hace falta presentar: una alternativa sana y apetitosa a la hora de la comida. Y finalmente, también pueden pedir una ensalada casera con verduras frescas y acompañarla con alguna de las salsas especiales.

Los platos se pueden pedir individualmente o en combo, y en este último caso se incluyen papas fritas o ensalada y una bebida. Un detalle práctico y personalizado es la posibilidad de indicarle al cocinero en el salad bar cuáles son los ingredientes que prefieren para sus sándwiches o ensaladas.

Les recomendamos acompañar la comida con una “Limomenta”, una limonada a la menta, o con un jugo de manzana-jengibre, opciones bien refrescantes y sabrosas.

El menú de Veggie Medio Oriente es simple, pero la calidad de la cocina oriental está bien presente. Todas las opciones que presentan son veganas y sanas. Es el lugar ideal para probar sabores orientales sin tener que romper el chanchito.

Y ya que están en Microcentro, no se pierdan la oportunidad de visitar el restaurante En Santa Catalina escondido dentro de un antiguo convento, o bien pueden pasar por Frenchie a pocas cuadras de allí.

Veggie Medio Oriente
Suipacha 532- Microcentro
Tel: 4326-5289
De lunes a sábado de 11h a 18h
Precios: $

San Martin 545 – Microcentro
Tel: 4326-0554
De lunes a sábado de 11h a 18h
Precios: $

Traducción: Agustina Pasqualini

11,157FansMe gusta
4,122SeguidoresSeguir
991SeguidoresSeguir