Carlos Thays, el francés que diseñó los paisajes de la ciudad

¿Será casualidad que tantos aspectos de nuestra cuidad sean comparados con París.. o que se diga que la capital tiene un “toque francés”? Al parecer no. La ciudad que vemos hoy en día se debe gran parte a la imaginación y el amor que le puso un francés: el parisino Carlos Thays, el gran artista “verde” de Buenos Aires.

Ya sea que el nombre les suene o no, seguramente se van a sorprender al darse cuenta de que muchos de los lugares que amamos fueron diseñados por él.  No en vano se exhibe su imponente busto en el Jardín Botánico.

¿Pero quién es?

Jules Charles Thays (después él mismo se haría llamar “Carlos”) fue arquitecto, naturalista, paisajista, urbanista y escritor. Nació en París en 1849 y a los 40 años de edad se mudó a Argentina con el encargo de diseñar un parque en Córdoba, pero atrapado irremediablemente por la magia y la furia de la ciudad, se quedó para siempre. En 1891 fue designado Director de Parques y Paseos de la Ciudad de Buenos Aires.

Este humilde genio imprimió mucho aire parisino a los parques y zonas verdes de la capital, pero al mismo tiempo se empeñó en usar flora y fauna autóctonas en todas sus obras. Curiosamente, además de su amplio portafolio de diseño urbano, su mayor proyecto en el país fue el cultivo de la yerba mate con fines industriales, lo que trajo muchos beneficios económicos a Argentina.

¿Y qué hizo?

Sólo hace falta mirar alrededor para toparse con alguna de las 69 plazas y paseos públicos que diseñó, o para ver los frutos de los más de 150.000 árboles que plantó en la ciudad. Su vasta obra no sólo se limita a Capital, sino a otras provincias como Mendoza, Córdoba, Entre Ríos, Salta, San Juan y Tucumán; e incluso otros países como Brasil, Uruguay y Chile.

Entre nuestros favoritos:

En su honor se creó el Parque Carlos Thays, un espacio verde de aproximadamente 4500 metros cuadrados en Recoleta.