TOP: ¿Dónde comer en San Isidro?

Nómada
Foto: @foodsandsgoodsba en Nómada

A solo 20 km de la autopista General Paz se encuentra la Zona Norte de Buenos Aires. Hogar de frondosas arboledas, jardines exuberantes, barrancas al río, museos y quintas, áreas como San Isidro tienen mucho para ofrecer.

Y si hablamos de gastronomía, hay para todos los gustos en el apodado “Bajo de San Isidro”: Unas quince cuadras desde la empedrada Primera Junta hasta Tiscornia y Roque Sáenz Peña donde conviven parrillas, marisquerías, pizzerías, casas italianas, cocina fusión, variantes saludables y hasta food trucks.

Arrancamos el paseo por los favoritos de la zona:

Carnes

Apodada la auténtica parrilla Argentina, Siga la Vaca es un clásico de la zona. Mítica esquina, con una capacidad para 350 personas ofrece parrilla libre y barra de ensaladas. Aunque la variedad y calidad podría mejorar, es de precio amigo y perfecto comer hasta reventar.

En la misma línea, se encuentra El Ñandú que se caracteriza por la amplia variedad de carnes y acompañamientos a la parrilla y al horno de barro. Otra variante cárnica es El Mestizzo con un menú a la carta o un “todo incluido” de parrilla y pastas, es atendido por los propios dueños. En el otro extremo, está Bestia con aires más sofisticados y gourmet, donde las carnes ahumadas, los cortes estacionados y los fermentos son las estrellas de la carta.

Pizzas

Sin duda, el predilecto es Lo de Nacho que siempre está a full y cuyo éxito se reduce a cuatro palabras: pizza a la parrilla (rectangular, bien finita y crocante). Con mesas en la vereda bajo los sauces y las coloridas lucecitas, es un lugar por y para amigos.

Hamburguesas

Lo de Facu cuenta con una propuesta de cocina más variada, rápida y elaborada. Conocida por su monumental hamburguesa “del Bajo” con panceta y huevo frito, se transformó en una sensación que arrasa entre los comensales todas las noches.

Entre la vegetación del Bajo, se esconde Viajera. Sus hamburguesas -poderosas en tamaño y sabor- son 100% caseras en versiones carnívoras y vegetarianas. Es además un espacio cultural donde opera una radio y se llevan adelante diferentes talleres.

No podía faltar el food truck El Puesto de Fabio. Una parada obligatoria para los amantes de las hamburguesas, las fritas y la cerveza. Propuestas como la “Boluda” – hamburguesa con queso – o “Fasulo” – hamburguesa con portobello, queso brie y cebolla – son creación del gran humorista Fabio Alberti. Para disfrutar al aire libre rodeado de verde, la recomendación es ir temprano para evitar la espera.

Verde que te quiero verde

No todo es parrilla y frito en el Bajo … las opciones saludables ganan popularidad entre los habitués de la zona. Un emblema como La Anita, almacén devenido en restaurante, se especializa en pastas italianas, pescados y cocina vegetariana. Con una personalidad única, mucho color y cuadros inmensos con un estilo retro y variado, se recomienda llegar temprano porque se llena rápido.

Dos amigas decidieron unir fuerzas y abrir Nómadaun restó simpático y acogedor con una cocina 100% natural. Utilizando productos integrales, se crean saludables opciones repletas de sabor. A no perderse el plato del día que la rompe siempre. A unos metros, Home Deli & Market invita a disfrutar de la comida al paso, rápida y sana. Se recomiendan las  ensaladas como el “Bowl Central Park” con mix de verdes, arroz yamani, quinoa, cherry, cebolla morada, zucchini asado, aceitunas, queso crema y semillas con salsa asiática. Encabezando la lista se encuentra Pura con su cocina orgánica, integral y raw que nos recuerda la importancia de comer saludable, rico y con ingredientes de primera calidad.

Internacional

Saliendo un poco de los sabores clásicos, el Club Social y Deportivo Äustria es EL lugar para probar cocina centro-europea. En pareja, con familia o amigos, el goulash con spätzle (clásico guisado húngaro de carne con pequeños ñoquis) es siempre la mejor opción. Descendemos hacia el Sur en la búsqueda de los sabores italianos de la mano de Ike Milano. ¡La vera pasta! Haciendo la salvedad de que excede los límites del Bajo, su cocina merece un lugar en nuestro lista de favoritos.

En el Mercado del Bajo con modernidad y eclecticismo rige una cocina americana con una impronta de autor. Desde ribs, curries, sándwiches, hamburgesas y bagels, todo es rico y preparado de manera artesanal. El hit de la casa es la “Rock Burger” con panceta asada, cebollas caramelizadas, queso cheddar y rúcula.

Con rusticidad pero sin perder la actualidad, Sudeste ofrece los sabores de la cocina mediterránea con elegancia y sutileza. El tapeo español o el solomillo al oporto con batatas doradas y chutney de manzanas estallan en el paladar. Con platos diarios a precios especiales y ofreciendo el servicio de descorche, Sudeste es un lugar ideal para disfrutar de a dos en un ambiente intimo con buena música.

En resumen, San Isidro con su espíritu náutico, relajado y bohemio ofrece variedades que son ricas al paladar y amigables al bolsillo. ¿Qué más se puede pedir?