TOP: Los pasajes más lindos para comer y tomar algo

pasajes buenos aires

Vas caminando por una calle cualquiera y de pronto: ¡boom! un hermoso callejón adoquinado y lleno de grafitis y plantas te paraliza al instante con su cuadro pintoresco. Quizás hay alguien con un set tomando fotos. Sentimos que es necesario recorrerlo, tomar una foto YA y compartirla.

Esto seguramente es algo que te pasó como mínimo una vez si estabas caminando por Buenos Aires, y es que una de las cosas que amamos de la ciudad son esas callecitas, callejones, callejuelas, pasajes… ¡ustedes eligen el nombre! De hecho, pueden revisar nuestra lista de pasajes favoritos repartidos por los barrios.

Sin embargo, éste es una nota muy especial, pues se limita sólo a esos bares, cafés y restaurantes que están en la esquina o dentro del pasaje y nos permiten disfrutarlos desde un ángulo culinario.

Birras con los pibes

Por las noches, el Shanghai tiene dominio absoluto del pasaje Mason, en límites de Palermo y Villa Crespo. Los viernes y sábados la multitud se queda hasta entrada la madrugada con cerveza en mano. El hermoso pasaje Coronel Cabrer de Growlers es uno de sus ganchos, sobre todo cuando los colores del atardecer se esconden detrás de su linda terraza.

Gourmet al paso

La razón por la que vamos a Chori es por sus choripanes de otro mundo, es verdad, pero la posibilidad de sentarse en el canchero pasaje Santa Rosa y encontrarse uno que otro conocido del barrio es un plus. Ambos ofreciendo las mejores hamburguesas de la ciudad pero ubicados en zonas muy distintas, tanto Dellepiane (en un tranquilo pasaje del centro con el mismo nombre) y Burger Joint (Pasaje Rusell en Palermo) tienen una onda “pasaje” inigualable y que apreciamos mucho.

Merienda chic

Aunque no precisamente un pasaje público, el callejón de Paul French Gallery tiene que ser uno de los más lindos de la ciudad. Allí podemos tomar una merienda de la mano de Decata y de Tealosophy. En el otro extremo, otro gran favorito: ¡El café bar Patio Ezeiza dentro del hermosísimo Pasaje Defensa! que además es un destino imperdible de San Telmo.

Cena romántica

Si hay algo que tienen los pasajes, es ese lado romántico y acogedor. No sabemos si es por la iluminación, por los colores, o por sus texturas, pero es así. Para aprovechar esta atmósfera, recomendamos una cena peruana en Puerta del Inca, en el pasaje Belgrano de San Telmo; o en el mismo barrio una cena casera en el Pasaje Solar, con sus ladrillos y plantas; o unas tapas españolas de La Esperanza de los Ascurra en el ya legendario Pasaje del Correo en Recoleta.

Extra: Paseo a Europa

Los pasajes y callejones del Mercado de Maschwitz son indiscutiblemente hermosos. Caminar por allí y tomar un café te hace sentir en un verano en París… así que éste es el pasaje ideal si se quieren sentir de viaje, sobre todo porque se encuentra fuera de capital en el partido de Escobar (a una hora de Buenos Aires).

Foto: Eva (en Maschwitz)

Compartir
Periodista, creadora de contenido y traductora. Mente de curiosa y corazón de gordita, siempre en busca de algo. Fotografía + viajes + comida + música.