Lo que París y Buenos Aires (realmente) tienen en común

¿Qué tienen en común Buenos Aires y ParísMuchas cosas, pero acá nombramos seis.


 

Seguramente oyeron decir que Buenos Aires era la “pequeña París” de América del Sur, sin todavía comprender a qué se referían (por ejemplo si no conocen una de las dos ciudades). Como comunidad francesa-porteña, les explicamos los seis puntos que, a nuestra opinión,  conforman una coincidencia inequívoca entre las dos ciudades.

Ojo que si quieren explorar más este tema,  tenemos una sección completa con la relación de Francia y Argentina.

1. Los habitantes

Los parisinos y los porteños tienen más en común que ser simplemente habitantes de dos grandes capitales, hay otros elementos que los acercan. Y especialmente el hecho de que fuera de los límites de sus metrópolis, no son muy populares…

Los porteños son considerados a menudo como «arrogantes» por sus compatriotas en el resto del país, y el mismo fenómeno sucede en Francia cuando salimos de París y de su periferia: la imagen del parisino empieza a decaer a medida que nos alejamos de ellos.

Pero esta semejanza es algo típico entre parisinos y porteños, ambas ligadas a sus ciudades.

2. La arquitectura

Argentina es un país que mira desde siempre hacia Europa. Mientras paseen por las calles de Buenos Aires, sentirán el peso de la herencia europea. Un aire de Madrid por aquí, un aire de Nápoles por allá… Y por supuesto, ese aire parisino infaltable.

En efecto, en algunos barrios de Buenos Aires, se perciben muchísimas obras de tipo Haussmaniano, construcciones datan en general de principios del siglo anterior, cuando Argentina era potencia y admiraba la arquitectura parisina. Se dice que en aquella época, no solo se copiaba la arquitectura, sino también se llegaron a traer hasta las piedras desde la capital francesa.

Esto explicaría por qué algunos lugares de Buenos Aires nos dan la impresión de estar por las calles de Montmartre, a pesar de los 11.000 km que separan a las dos capitales.

3. El tango

Si bien Buenos Aires se enorgullece de ser la cuna del tango, París jugó un papel importante en cuanto a su difusión internacional. Así pues, antes de cruzar el Atlántico, el tango era un baile reservado a las clases sociales más necesitadas; pero cuando llegó a París, el tango tuvo un gran éxito y ganó sus cartas nobiliarias lo que le permitió lograr el éxito mundial.

Es cierto que está esencialmente unido con Buenos Aires, pero no podemos negar que París también tuvo su papel importante en la historia del tango.

4. Vida cultural muy rica

La vida cultural porteña no tiene nada que envidiarle a la de la capital francesa. Todo lo que París puede ofrecer (su Fashion Week, sus exposiciones, eventos y muchas otras actividades que son el gran placer de los turistas) se pueden encontrar en Buenos Aires y para todos los gustos.

Agréguenle a esto el carácter sociable y festivo de los argentinos y ya verán que no sabrán por dónde empezar. La vida porteña es bastante rica e intensa, ¡A veces hasta demasiado!

5. Cementerios ilustres

Visitar cementerios… ¡Qué idea más rara! Y sin embargo, son visitas que se suelen recomendar bastante ya sea en Buenos Aires o en París.

Por el lado de Francia está el cementerio Père-Lachaise, en el XX° arrondissement. Varias personalidades están enterradas allí, y se lo considera el cementerio más visitado del mundo (sí, al menos así lo indica Le  Monde).

De este lado del Atlántico, encontramos el Cementerio de Recoleta, ubicado en el elegante barrio del mismo nombre. Fue diseñado por un francés y allí se erigen magníficos panteones y bóvedas pertenecientes a las familias más aristocráticas de Argentina.

Tal vez encuentren algo extraño lo de visitar cementerios; pero el interés está en la arquitectura del lugar, estos cementerios son verdaderas obras de arte, que realmente bien valen la pena ser visitados.

6. Salir a tomar un café

Amigos parisinos, un viaje a Buenos Aires les permitirá conservar la costumbre de salir a tomar un café. Tanto los porteños así como los parisinos son fanáticos de sentarse a tomar un café en algún bar o confitería, solos o acompañados, en la calle o dentro del salón, todo con tal de tomar un café o animarse a un cappuccino. Sin embargo les recomedamos leer nuestra nota: París vs. Buenos Aires a la hora del café


 

¡Visa working holiday para Francia! Información para argentinos

Pauline Escobarhttps://paulinescobar.wordpress.com/
Apprentie expat', voyageuse dans l’âme, écrivain en herbe et dessinatrice de cartes à mes heures perdues.
12,710FansMe gusta
11,876SeguidoresSeguir
1,505SeguidoresSeguir

¿QUÉ HACEMOS ESTE FINDE?

Recibí los mejores planes para el finde directo en tu mail!