TOP 10: Los postres argentinos y dónde comerlos

¿Están listos para explorar el lado más dulce de Argentina? Ya sabemos de las pizzas, las carnes, los vinos y las empanadas… pero nada mejor que consentirnos con un gusto azucarado después de un buen banquete. Y aunque creemos que no es necesario dar razones para comerse un buen postre al estilo argento, aquí les vamos a ofrecer diez… ¡Por las dudas!

La primera mención va para la reina de la fiesta: la chocotorta, un invento argentino que comenzó como un spot publicitario y se convirtió en la torta nacional por excelencia. Se trata de capas de galletas de chocolate intercaladas con una mezcla de queso crema y dulce de leche. Una experiencia tradicional nos brinda Oui Oui, una variación con Nutella ofrece la “Chocorosa” de Panera Rosa, y Pani nos regala otra con galletas Óreo.

- Anuncio -

Siguiendo con las tortas –porque nuestro corazón es gordito y feliz- no pueden perderse una buena pastafrola (una base de masa dulce rellena con dulce de membrillo o batata) con café con leche. Sabemos que la del Fortín recibe constantes halagos. También con dulce de batata o membrillo tenemos el criollísimo “queso y dulce”, que no es más que eso porque en lo simple está lo hermoso. Este postre también conocido como “vigilante” se disfruta en los mejores bodegones como la Mamma Rosa o Club Eros en Palermo.

Otro postre producto de la genialidad local es el Balcarce, originario de la ciudad del mismo nombre en los años 50. Esta combinación de bizcocho, merengue, dulce de leche, coco rallado, nueces y azúcar impalpable se puede conseguir en confiterías tradicionales como la Quebec en Belgrano, o Le Mignon en Palermo. Otra delicia autóctona es la torta Rogel, con capas alternadas de masa y dulce de leche coronadas con abundante merengue. La conseguimos con todas las de la ley en Croque Madame y en la panadería Asturias.

¿Ya notaron el elemento que se repite? Así es: el importantísimo dulce de leche. Lo cual nos lleva al icónico alfajor, que pueden probar en Le Pain Quotidien (con coco y dulce de leche) o en Las Violetas (con su inigualable alfajor de maicena). Los argentinos también suelen hacer variantes de postres que ya existen añadiendo dulce de leche, por ejemplo el flan (El de Proper es nuestro favorito en la ciudad) y el panqueque (atrévanse con el de Lezama, bodegón frecuentado por el mismo Ernesto Sábato).

Cerramos con dos imprescindibles: los ricos cubanitos, cilindros parecidos a un habano y rellenos del –infaltable- dulce de leche (para disfrutarlo en la confitería Las Delicias de Caballito) y por supuesto, el reconocido helado argentino que van a conseguir prácticamente en cualquier esquina, aunque mejor ir por lo seguro con nuestro top 10.

Foto: Eva McD (Chocotorta en Panera Rosa)