Las Violetas, un clásico porteño a la hora de la merienda

A la hora de la merienda, todo Buenos Aires parece darse cita en Las Violetas para una merienda pantagruélica.

Esta inmensa confitería se encuentra en la esquina de la Avenida Rivadavia y Medrano, en Almagro. Inaugurado en septiembre 1884, el lugar es una verdadera institución, con sus vitrales franceses y su mármol italiano.

A las 16h todas las mesas están ocupadas y ya hay gente esperando afuera. Pero no se asusten, si son sólo dos, en diez minutos seguramente van a conseguir una mesa.

Un consejo, ¡pidan la “María Cala”! Una merienda para compartir entre cuatro que permite probar todo lo que ofrece Las Violetas: mini-tortas, tartas, budines, sándwiches de miga, tostados de jamón y queso, pan, jugo de naranja,… Y si no llegan a terminarlo todo, se lo llevan empaquetado.

Lo único que lamentamos es que sólo ofrecen una bebida (café, té o un delicioso chocolate caliente) para acompañar semejante festín. La versión “María Cala Victoriano” propone además unos sándwiches de miga más elaborados y champagne.

Tengan en cuenta que los precios aumentan a partir de las 16h y que el lugar es extremadamente ruidoso a la tardecita.

Si les gustó Las Violetas, entonces les van a encantar otros cafés y bares “notables” de la ciudad como el Café Margot en Boedo o La Poesía. Y para seguir en la onda de la antigua Buenos Aires, encaren para La Catedral para una clase de tango.

Las Violetas

Av. Rivadavia 3899 – Almagro

Tel: 4958-7387
Todos los días de 6h a 2h de la mañana.

Precios: $ $ $