Inicio TOPS

TOP: Dónde tomar un buen gin tonic en Buenos Aires

gin tonic buenos aires

Una vez leí un estudio que decía que las personas que disfrutan del gin tonic son proclives a la psicopatía, al igual que los fanáticos del café y el chocolate puro. Se trata de un trastorno que asocia el placer con los sabores amargos. 

Desde ese punto de vista es fácil explicar por qué en una ciudad como Buenos Aires, en donde la bocina, la queja y los insultos largos son la moneda de cada día, también seamos fanáticos de las tres anteriores. En especial, estamos viviendo la primavera coctelera, con un florecimiento del gin artesanal y nacional que casi nos cura la antipatía (o la exacerba, dependiendo del estudio que leamos). 

- Anuncio -

Digámoslo todo: el frenesí de este cóctel digestivo no nació ahora ni en Argentina (sino en el siglo XIX en Europa) y no sólo está asociado con desórdenes de la personalidad (?), más bien es que se trata de una bebida fácil de tomar. Adecuada para el que sorbe sus primeros alcoholes como para aquel de paladar refinado, apta para el que busca refrescarse durante todo el año como el que valora un destilado. Si fuese un amigo el gin tonic sería el que trae postre, cuenta chistes de salón y nunca se va sin pagar. 

¿Dónde encontrar sus mejores versiones en la ciudad que nunca duerme ni sufre de resaca? 

Lauvateca, el gin nuestro y de cada día 

¿Una tienda dedicada exclusivamente al gin? Eso y más. 

Lauvateca en San Telmo sólo trabaja bebidas nacionales (¡santo remedio al imperialismo!) y entre estas cuenta un interesante despliegue de gines artesanales y bien nuestros (tal vez la mayor variedad de la ciudad). Algunas de sus etiquetas incluyen el Hilbing, Heráclito, Heredero, Restinga, Gin del Marqués. 

Visitar el negocio, degustar una medida del que más te llame la atención y llevarte un par de botellas a excelente precio es un paseo en sí mismo. 

El Club del Gin en Buenos Aires 

Los hermanos Moretti se cuentan entre los vanguardistas que empujaron la afición por el gin en la city. Desde julio de 2016 Bruno y Franco trabajan en su propia micro-destilería con la que lanzaron su «Buenos Aires Gin», que lleva 13 botánicos y la impronta de Cipolletti, su ciudad de origen. En 2019 dieron vida también a Caporale, un segundo gin añejado en barricas de roble. 

Sus bebidas en distintas combinaciones se pueden probar en muchos restaurantes y bares de la ciudad. Pero en particular recomendamos seguir al Buenos Aires Gin Club, con fechas anunciadas en locaciones especiales para dar rienda suelta al fanatismo “ginístico”.

Posicionar al gin frente a la hegemonía de las canillas de cerveza artesanal, los copones de Garibaldi (Campari y jugo de naranja) o la insistente elegancia del vino es desafío. 

Por eso, la apuesta de los Moretti ha sido empezar a servirlo en su versión artesanal y tirado. El Buenos Aires Gin se puede probar en bares como Santa Clara, On Tap y Van Köning. 

Baradentro, gin a precio amigue 

Aunque hasta hace no tanto el gin tonic era – como diría un tanguero – una bebida “finoli”, de a poco se vuelve nacional, popular y para todas las temporadas. Para aquellos que ya son habitués de este cóctel pero todavía no pudieron hacerlo amigo del bolsillo, recomendamos Baradentro, en Palermo y con una carta exclusivamente dedicada al gin tonic combinado con distintos botánicos, frutas y agregados especiales. Se puede elegir la marca de gin, pero las promociones suelen ser con el más económico. 

Invernadero, primer bar de gin artesanal tirado 

Si algo nos faltaba era una excusa alcoholizante para visitar la Biblioteca Nacional. Una de las pocas expresiones de la arquitectura “brutalista” en Buenos Aires es hoy también sede del primer bar de gin tirado: Invernadero. Aquí también el gin es artesanal, tirado y propio (también de los hermanos Moretti) y todos los cócteles lo incluyen (por supuesto, con nombres que hacen referencia a obras o autores literarios como el Casa Tomada, o La Mala Hora). 

La experiencia es tan íntima como beber un trago en el jardín de casa, rodeados de verde, con tapas y principales de lujo y una atención de primer nivel. 

Tato, el Príncipe de los Apóstoles y la Gintonería  

Si hablamos de gin y todavía no hablamos de Tato Giovannoni, ¿de qué hablamos?

De familia italiana pero marplatense, Tato es uno de los emblemas cocteleros del país (y también con mucho despliegue internacional). Es el creador de uno de los primeros gines nacionales (el famosísimo Príncipe de los Apóstoles), además cerebro detrás de Florería Atlántico (hoy top 3 mundial) e incansable autor de otras bebidas como cerveza, tónica y vermouth. 

No conforme con el anterior currículum, en 2018 Tato abrió la primera Gintonería del país, pero para conocerla hay que trasladarse a Rosario, y sumergirse en un bar con estilo años 50’s estadounidense. 

Calle Ginebra, unos pasos más allá 

Tras un viaje de aproximadamente una hora “y pico” se llega a La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires y meca de las diagonales (además de locación principal de la película “El Hombre De Al Lado”). 

Allí, en 2018, abrió Calle Ginebra, una ginería, de clima callejero y un solo protagonista. Los gines aquí se dividen en macerados localmente, nacionales, ginebras y London Dry. Cada uno sale en distintas combinaciones creadas en la casa. Además, se los puede acompañar con platos típicos de fast-food pero de calidad gourmet.

Comunicadora, especialista en redes sociales e inquieta seguidora de la cultura local a través de los platos, los tragos, los bares clásicos y los refugios secretos.
Exit mobile version