TOP 10: Los sándwiches que hay que probar en Buenos Aires

Últimamente pareciera que todo lo que implica pan relleno de cosas ricas tiene que resultar en una hamburguesa, y -aunque no tenemos nada en contra de las hamburguesas, ustedes lo saben bien- estamos emocionados de salirnos un poco de la tendencia y hablar de otro gran personaje estelar.

Pan + cosas ricas + salsas = La fórmula del sánguche, que parece simple, pero tiene su ciencia y su arte. Para que no caiga en la monotonía hay que cuidar con cariño muchos pequeños detalles: La textura del pan, la frescura de los ingredientes, la compatibilidad de sabores, la originalidad de los aderezos… Pues nosotros nos divertimos mucho haciendo este top, y esperamos que ustedes también lo disfruten (y lo saboreen).

Los de siempre

Sacrilegio sería no empezar este top con el clásico Café Paulin y sus rapidísimos y riquísimos sándwiches en el centro. Su barra vintage siempre está llena de gente, y la labor de los mozos tendría que ser patrimonio de la ciudad. Todos son buenos y cada quien tiene su favorito, nosotros recomendamos el Americano con jamón (mucho), queso, huevo y tomate… y acompañarlo con una empanada de calamar.

El choripán y el de bondiola son los sándwiches porteños por excelencia; además de los de La Costanera, que son los más aclamados, también recomendamos el choripán clásico de Lo de Freddy, en San Telmo; pero confesamos que nuestros absolutos favoritos son todos los que están en el menú de Chori. Desde el ahumado hasta el chorifish (de pescado), todos los choripanes de este pequeño y divertido local rebasan todas las expectativas.

Los de pollo

El clásico de NOLA es realmente un clásico. Pan casero, mayonesa, lechuga y una pechuga frita que sobresale del plato (bomba-bomba). Nosotros le ponemos también salsa de cilantro y jalapeño y lo acompañamos con una Irish Red Ale, de la casa. El “Roger” de Loreto Garden Bar es un poco diferente pero igual de increíble: pan focaccia, pollo grillado, guacamole, tomates secos, brie, rúcula y parmesano. La Cresta no admite competencia en el rubro wraps con su propuesta de pollo al curry. ¿o pollo con guacamole? Bah, cualquiera funciona.

Los embajadores culturales

Nos encantan los tostados afrancesados de Croque Madame (tanto el Monsieur con queso gratinado y jamón, como el Madame que lleva todo esto más un huevo). Sobretodo la idea de comerlos en el jardín de un palacio en Recoleta. Representando la buena cocina judía, destaca por mucho el Hot Pastrami de La Crespo con 200 gr de pastrón, pepinos agridulces y mostaza, como manda el libro. Un sándwich muy familiar, muy de la abuela.

Los imperdibles

El Banco Rojo es famoso por un razón. O bueno, por muchas razones bien enlistadas en su menú. Nuestro excusa favorita es el kofta de cordero picado, pero a veces le ponemos los cuernos con el de chicken BBQ… ¿Lo mejor? Pasar después por una cerveza a Bierlife.  Tostado Cafe Club es un recién llegado a la fiesta pero se ha ganado un buen puesto, demostrando que el popular “tostado” es mucho más que jamón y queso. Pueden probar el de pechuga de pollo con tomates ahumados y hongos o el suculento vegetariano que viene con palta, queso, espinaca, pico de gallo y vegetales asados.

Vale la pena mencionar…

En esta premiación hay menciones especiales al sándwich de lomo de cerdo con provoleta y chutney spicy de mango de Il Posto Mercato; y al sándwich de sánguche de porchetta con panceta arrollada, salsa verde, rúcula, pickles de repollo y mayo de ajo de Chochán.

Foto: Facebook de Chori