TOP: Los mejores restaurantes europeos en Buenos Aires

Sin ninguna duda, Argentina es uno de los países más cosmopolitas del mundo. Millones de inmigrantes de todas partes del mundo fueron llegando del Viejo Continente desde hace dos siglos y como pudieron, todos trajeron y fueron transmitiendo sus especialidades culinarias. Aquí va un pantallazo de los mejores restaurantes  de Europa para visitar en la capital porteña.

Norte

- Anuncio -

Primera escala: Países Escandinavos. Representados aquí por Suecia y Dinamarca, podrán elegir entre el Club Sueco con su abundante buffet que se arma todos los viernes a la noche, y el Club Danés con su vista imperdible sobre Puerto Madero, ideal a la hora del almuerzo.

Este

Continuando el recorrido en dirección hacia el Este, nos encontraremos con Polonia y La Casa Polaca, luego con Ucrania y su Ermak, e incluso Rusia con su CCCP, y un poco de nostalgia rusa en la época de la Unión Soviética.

Centro                                  

Ya les habíamos comentado algo acerca de la crème de la crème de la cocina francesa. Les Anciens CombattantsLa Pétanque y Fleur de Sel son sus mejores representantes. Y su vecina Alemania, encuentra en Zum Edelweiss su mejor expresión, ideal para comer el más rico choucrut.

Sur

Italia –de donde proviene la mayoría de las familias argentinas- y su cocina ocupan el puesto principal. ¿Nuestros favoritos? Pierino y sus pastas al dente acompañadas de suculentas salsas, Guido y su atmósfera familiar y por último una simpática cantina para encontrarse con amigos como es Il Ballo del Mattone.

España tiene sus referentes según la región, como el Casal de Catalunya, o con los vascos de Sagardi o La Esperanza de los Ascurra y su infinidad de tapas.

Por último, para los amantes de los platos mediterráneos les proponemos sucumbir ante Mykonos, restaurante de especialidades griegas, mientras que en Dobar Tek el menú será de origen croata.

¡Buenos vientos y… bon appétit!

Après un fabuleux septennat comme correspondant de L'Equipe et France Football, lors duquel j'ai écumé les meilleurs spots de la "Ciudad de la furia" chère à Soda Stereo, je vis désormais Barcelone. Où évolue un petit gars en short qui n'a pas volé son titre de meilleur ambassadeur de l'Argentine.