¿Dónde practicar equitación en Buenos Aires?

equitación buenos aires
Foto: Patrick Bouquet (Flickr)

¿Será posible disfrutar del campo en medio de la ciudad? ¿Redescubrir una ciudad conocida desde una perspectiva completamente nueva? Sí, si creemos en las palabras de los que aseguran que el mejor panorama urbano lo encontramos, ni más ni menos, ¡que tras las orejas de un caballo!

Sensitivos, imponentes, de una inteligencia asombrosa – así podríamos describir en pocas palabras a esos seres míticos que a través de los siglos formaron una parte integral de la cultura argentina. Y por más que el inseparable dúo del gaucho con su caballo haya quedado en las páginas de Martín Fierro, lugares que ofrecen la posibilidad de iniciarse en las disciplinas ecuestres abundan, siendo verdaderos universos paralelos que mantienen viva la fantasía gauchesca de los porteños.

Primero es necesario desmontar algunos mitos: Para practicar equitación no es imprescindible estar en excelente condición física. El factor clima tampoco influye mucho a la hora de montar. También hay que desmitificar que la equitación sea un deporte de élite: Para montar, ya no se necesitan kilómetros de prados verdes propios, ni una manada de caballos pura sangre. Hoy en día los clubes ecuestres de Buenos Aires, referentes de la hípica mundial y de los mejores de Latinoamérica; brindan posibilidades más económicas proporcionando al jinete un caballo listo para la travesía, instructor profesional y elementos de indumentaria básica para subirse, empezar el aprendizaje y simplemente dejarse llevar.

La oferta abarca las principales disciplinas ecuestres: equitación, salto, adiestramiento y volteo, de las cuales las dos primeras son las más populares y se combinan de una manera natural. De hecho, mientras más tiempo pasas con los pies en los estribos, más ganas de saltar tenés. Y de saltar alto… Cada vez más alto.

¿Dónde aprender y practicar?

En el panorama hípico de la ciudad de Buenos Aires reina un trío de clubes casi vecinos:

Club Hípico Argentino

Está ubicado en una de las partes más lindas de Nuñez, a metros del Estadio Monumental y con los aviones del Aeroparque sobrevolando el cielo en todo momento. Es el club más importante y tradicional del país con una historia que se remonta a principios del siglo pasado. Ser alumno supone la pertenencia automática al club y permite disfrutar desde una hermosa pileta en verano, confitería, gimnasio, clases de pilates, estacionamiento exclusivo o cómodos vestuarios con lockers, hasta innumerables eventos de toda clase.

Club Alemán de Equitación

Situado en los Bosques de Palermo, funciona de manera muy similar al Club Hípico Argentino. La membresía también viene con un montón de ventajas. Si bien el mundo de los socios gira alrededor de los caballos, este tipo de clubes tienen una marcada vida social.

Escuela de Equitación Hipocampo

Una creación más reciente con 30 años de trayectoria, también en los bosques de Palermo. Fuera de ser una opción más económica, ofrece un ambiente más familiar y relajado – el llamativo número de más de 20.000 ex alumnos habla por sí solo. Hay un conjunto de profesionales que atienden a más de 100 niños y adolescentes con cualquier tipo de capacidad diferente. Incluso siempre está abierta la convocatoria para sumar auxiliares en equinoterapia ad honorem, los interesados no requieren tener formación previa o vínculo alguno con equinos, ya que el club brinda la capacitación y práctica necesaria.

 

La propuesta de los tres clubes es similar. Se asiste a clases particulares o grupales de hasta 4 personas de una hora de duración. Independientemente de si debutan en la pista o tienen alguna experiencia previa, la escuela brinda una clase de prueba donde el instructor evaluará sus capacidades presentando la metodología de trabajo. Se sugiere tomar entre un mínimo de 4 hasta 12 clases mensuales. Si bien es un deporte de progresos dinámicos, cada alumno es un mundo y el trato es muy personalizado.

Los precios y sistemas de pago varían de acuerdo a la modalidad de clases y la frecuencia.

El atuendo perfecto

En el mundo hípico, la comodidad es sinónimo de seguridad. Y si bien los clubes proporcionan al alumno los accesorios claves (casco, polainas), quizás con el tiempo emprendan la búsqueda de sus propias botas de montar o un breach. Además de la clásica búsqueda por Internet, se pueden sumergir en una de las famosas talabarterías porteñas, con su inconfundible olor a cuero y al pasado. Una experiencia única:

Arandú
Paraguay 1259 – Centro

Talabartería Inglesa
Echeverria 1439 – Belgrano

La Casa de las Botas
Paraguay 5062 – Palermo

Un tip: Mientras se alistan para la clase, tómense unos minutos para charlar con la encargada del vestuario. Por ejemplo en el Club Hípico Argentino se revenden botas usadas en muy buen estado y a precios mucho más bajos.

Dicho esto, ¡las riendas en las manos y al galope!

 

Escritora, traductora y viajera con pasaporte polaco y corazón porteño. Enamorada de Latinoamérica, su realismo mágico y sus grandes ciudades. Siempre cruzando fronteras.
Exit mobile version