Malasangre, todos los caminos conducen al vermú

malasangre bar belgrano
Foto: Malasangre

De clásico generacional a novedad y luego a tendencia: el vermú llegó, nunca se fue, y volvió a la ciudad de Buenos Aires en todas sus expresiones. Ahora no es sólo una opción para abrir el apetito, cuenta con bares propios y maridaje a tono como en Malasangre.

La propuesta se ubica en Belgrano y se describe como un vermubar para quienes tienen «sed de experiencias». Aquí la invitación no es sólo a probarlo en su versión clásica, sino a descubrir todas las variedades del «Malasangre», incluyendo una variante hecha a partir de vino Sauvignon Blanc («Mítico»), Moscatel («Torino»), y también una mezcla de Malbec y Bonarda («Rubí»).

Y ahí no termina: para quienes aún no se animan al vermú puro (o quienes quieren llevarlo más lejos) hay cócteles con base de vermú combinado con gin y pepino, bourbon con manzana y remolacha o ron dorado con frutilla y chocolate, entre otros.

También hay variedad de clásicos como una «falsa» caipi, en la que se reemplaza la cachaça por vermú, y lo mismo sucede con el ya clasiquísimo gin tonic.

¿Para maridar en el plato? Una disposición de tapas estilo español que se llevan muy bien con nuestro ahora revalorizado vermú. Por ejemplo, buñuelos verdes de kale, acelga y calabaza, provoleta a la chapa con chutney de tomates, hummus de remolacha, opciones de triolet y sándwiches clásicos.

Y es que «la hora del vermú» en Buenos Aires no es algo nuevo: este licor que combina vino tinto, rosado o blanco con variedad de botánicos a gusto del creador supo ser un invitado recurrente en los bares notables de la ciudad combinado con quesos, aceitunas y encurtidos. Hoy darse una vuelta por la cuenta Bar de Viejes garantiza una experiencia porteña de pura cepa.

Pero también el surgimiento de La Fuerza y otras marcas nacionales introdujo este brebaje a las generaciones más jóvenes, porque es liviano, versátil y gran compañero de las primeras horas de la noche (y del momento pre y post cena).

Ahora algunos como Malasangre decidieron llevarlo más lejos y hacer del vermú el gran protagonista de la noche. Una nota especial se la lleva la música en vivo que acompaña la experiencia, confirmando que Buenos Aires es, fue y será la ciudad que nunca duerme porque la escoltan los aperitivos más nobles.

Malasangre Bar
Cramer 2704 – Belgrano 
Domingos a jueves de 18h a 01h, viernes y sábados de 18h a 03h
Precios: $ $

Comunicadora, especialista en redes sociales e inquieta seguidora de la cultura local a través de los platos, los tragos, los bares clásicos y los refugios secretos.
Exit mobile version