Librerías alternativas, rincones literarios no-tradicionales

librerías buenos aires
Foto: Facebook de Eterna Cadencia

El libro es un objeto muy arraigado en la cultura argentina. La gente lee en los bares, en el transporte público, en las salas de espera o en el cómodo sillón de su casa. En otra época, era un signo de prestigio tener una biblioteca bien abastecida, que generalmente se colocaba en el living, a la vista de todos, si no es que se tenía una habitación especial para ellos. No parece extraño que a la par de este interés hayan surgido en Buenos Aires librerías de todo tipo para dar diversidad a un público que busca todo el tiempo qué leer, desde best-sellers hasta clásicos, desde novedades editoriales hasta libros viejos en tiernas ediciones olvidadas o raros ejemplares que ya no se consiguen. Por eso es que junto con los cafés, otro lugar emblemático de lectura, Buenos Aires es también una ciudad de librerías y cada librería es un mundo.

Entonces… ¿Dónde podemos comprar libros? En demasiados lugares. Si bien en la actualidad más de una cadena ha acaparado el mercado de libros, el entusiasmo literario no se ha dejado amedrentar. Buenos Aires está llena de joyas asombrosas  donde ir a refugiarse, a tomar café, a encontrarse con un autor que desconocíamos, a pedir recomendaciones y a distenderse un rato con la amable visión de las estanterías. Esta nota tiene un objetivo claro y es decir lo siguiente: cópense y salgan a comprar libros, porque lograr conseguir un libro puede ser tan emocionante como leerlo.

Falena, lectura ultra-zen

Falena es una de las librerías más asombrosas. Está ubicada en una casa antigua de ladrillos y con solo entrar sentimos que estamos seguros en este oasis de confort y de libros. No será posible que nos decepcione un lugar con tantos libros y tantos rincones hermosos donde ir a leer en esta casa con terrazas, patios y enredaderas. Falena además organiza presentaciones de libros y tiene un pequeño bar que ofrece té, café y copas de vino. (Chacarita)

Eterna Cadencia, librería, café, editorial y blog

Esta es una librería amigable e íntima con más de una curiosidad. Además de tener un surtido impresionante de libros y un café dónde leer por horas sin ser molestado, Eterna Cadencia hace de editorial también, con un catálogo impresionante de narrativa, ensayo, crónica y música. Además, aquí podemos encontrar las asombrosas medias con imágenes y citas literarias. Por otro lado, Eterna Cadencia tiene un blog donde constantemente se publican artículos, crónicas, ensayos y entrevistas sobre literatura, arte y cultura. Uno de sus sellos es una entrevista de nueve preguntas que le hace a distintos escritores contemporáneos. (Palermo)

Céspedes, curaduría de libros y arte

Esta es una librería pequeña, decorada con madera, que en el medio de la cuadra oscura se abre como un claro. La librería es atendida por su dueña, la cálida escritora Cecilia Fanti, que siempre está dispuesta a recomendarnos algo. Ella ha seleccionado un cuidadoso catálogo de libros asombrosos, con mucha literatura infantil y además ha tenido al peculiaridad de incluir a su oferta cuadernos artesanales, fanzines y obras de arte. Esta librería parece haber sido ordenada con la misma delicadeza que un jardín japonés. Por otro lado, Fanti organiza inauguraciones y también lecturas de escritores. Céspedes es de esos lugares sencillos que no pretenden llamar la atención y que sin embargo lo logran porque son demasiado honestos. (Colegiales)

Alamut, duo inseparable de libros y vinos

Alamut es una librería fantástica cuyos libreros están siempre ahí para ofrecer ayuda. Daniela y Luciano son espectaculares, porque conocen y quieren los libros que venden. Además, pasan la mejor música, ofrecen en ocasiones tragos a los clientes, escriben las mejores entradas de Facebook de la historia y organizan talleres literarios, charlas y presentaciones. Como si esto fuera poco, Alamut comparte el local con la vinería Autre Monde, por lo que al mismo tiempo que compran un libro, pueden comprarse el vino con el que lo van a acompañar. (Palermo)

Walrus Books, paraíso de libros usados en inglés

Esta es una tímida librería inglesa que tiene uno de los catálogos más completos de libros en inglés. Tienen fantásticas ediciones usadas en muy buen estado y también cuentan con libros nuevos. Entrar a este ambiente cálido es una experiencia muy grata y lamentamos decirles que seguramente saldrán con un libro bajo el brazo. Además, Walrus organiza periódicamente cursos y talleres de traducción, escritura creativa y debate literario en inglés, para los que quieran practicar esta lengua. (San Telmo)

Librería del Fondo, la obra póstuma de Clorindo Testa

Esta librería fue construida nada menos que por Clorindo Testa. Con sus formas de hormigón a la vista y sus hermosos ventanales, el edificio es una obra de arte en sí misma. La librería está muy bien abastecida y cuenta con una cafetería interna en manos de Lattente. Los sábados podemos encontrar los bagels de Sheikob’s. Además, el lugar es también un centro cultural y regularmente se celebran charlas, ciclos de cine, presentaciones y demás. (Palermo)

Clásica y Moderna , libros y música

Este lugar es un culto no solo a la buena literatura sino a la música y al café. Fundada en 1938 por Francisco Poblet, miembro de una familia de libreros españoles, con los años se convirtió en uno de los salones literarios más importantes de la Ciudad, hasta que en 1987, uno de sus herederos decidió hacerla crecer. Hoy día este establecimiento fusiona por un lado un café y restaurante donde cotidianamente se desarrollan espectáculos de jazz, tango y otras expresiones musicales, y por otro una librería al fondo que tiene una variedad asombrosa de títulos y que además organiza talleres. Clásica y Moderna se mueve siempre en esa tensión que su título le augura, entre ser uno de los Bares Notables de la ciudad y el de estar en sintonía con lo nuevo. (Recoleta)

Libros del Pasaje, o una nueva Alejandría

Esta es una librería imponente, que ya solo con entrar, nos sorprenderá con sus paredes repletas de libros hasta el cielo raso. El material que maneja es excepcionalmente variado y va desde libros importados hasta editoriales independientes argentinas. Tiene un café en el interior y organizan una programación cultural. (Palermo)

Caligari, cueva de libros usados y sesiones de jam

Esta atípica librería de Caballito se ubica en una esquina, dentro de una casona antigua, en un área de casas. Todo el lugar está tapizado con libros antiguos y el aparente caos en realidad está dividido en secciones prolijas. Lalo, su librero, conoce cada uno de sus volúmenes y logrará dar con lo que buscan. También es profesor de guitarra en Caligari, que también organiza sesiones de jazz. Uno de los secretos mejor guardados del barrio. (Caballito) 

Librería de mujeres, compromiso con la igualdad de género

Esta librería tiene una impronta muy particular: se dedica a recopilar textos escritos por mujeres, que indaguen temáticas de género o que pertenezcan a la corriente feminista. Fundado en 1995, mantiene firme su compromiso con la visibilización de la mujer y de otras minorías, así como con la concientización sobre los problemas de género. Además está ubicada en una calle excepcional, una de esas curiosidades arquitectónicas de Buenos Aires: el pasaje Rivarola. (Centro)

El Rufián Melancólico, casa tomada… por libros

Este es un lugar asombroso donde los libros han copado todos los espacios. Las rarezas más insospechadas se esconden detrás de los miles de volúmenes que guarda esta librería. Y lo único que podemos hacer es empezar a hurgar hasta dar con algún tesoro. Este es de esos lugares a dónde no vamos a buscar sino a encontrar. Les anticipamos a los lectores que la librería cuenta con una interesante selección de libros franceses a buen precio. La decoración un tanto peculiar, que echa mano a esculturas estrafalarias como a afiches y otros artículos vintage, seguramente llame la atención de los visitantes. (San Telmo)

Librerías a puertas cerradas, los secretos mejor guardados 

No solos los restaurantes pueden ser a puertas cerradas, sino que también hay librerías. Estos lugares secretos, que conocemos por el boca a boca o por las redes sociales, son verdaderas aventuras. Sus libreros suelen ser escritores y/o amantes de los libros que ponen todo su empeño en aconsejar y que nos reciben muchas veces en la intimidad de sus casas. Además suelen tener ejemplares dificilísimos de encontrar, conseguidos en viajes remotos o encomiendas disparatadas, que cualquier amante de las rarezas apreciará mucho. Recomendamos Mi Casa de la pionera de esta movida y también escritora Nurit. Pueden leer nuestra nota para enterarse más al respecto.

La noble calle Corrientes

La calle Corrientes cuenta con una de las tradiciones más viejas en cuanto a la compra y venta de libros. Usados o nuevos, aquí hay todo, desde grandes cadenas hasta librerías históricas, pasando por cuevas con libros viejos apilados, librerías de abogacía que esconden sótanos enormes de literatura argentina y galpones enormes repletos de ofertas. La Avenida Corrientes puede intimidarnos, pero basta ir con paciencia. Además de librerías, la avenida cultiva otra de nuestras tradiciones más arraigadas, el café, por lo que ya sea para ver las joyas que hayan adquirido o para descansar de la caminata, siempre encontrarán donde sentarse a tomar algo.

Bonus track: el jeite de los libros usados

Como habrán visto, muchas de las librerías no solo venden libros nuevos sino muchos libros usados. Esta es una práctica muy arraigada en Buenos Aires, que quizás hayamos heredado de Francia, con sus famosos bouquinistes a la margen del Sena. Además de la calle Corrientes, y de la infinidad de librerías específicas de libros usados que hay por todo Buenos Aires, como El Banquete en Belgrano, hay tres ferias a donde podemos recurrir, que están todos los días: la feria del Parque Rivadavia y la de Primera Junta y la de Plaza Italia. Allí podremos encontrar joyas impensadas y sobre todo a muy buen precio.

Esperamos que este recorrido les haya gustado y que se animen a recorrer la Buenos Aires librera. Hay libros escondidos por doquier en esta ciudad, en loslugares más insólitos y en los más bellos también. No se pierdan de disfrutar la aventura. Para conseguir libros en francés exclusivamente, pueden ir a algunas de las librerías recomendadas en la nota o leer nuestro artículo específicamente dedicado al tema. ¡A leer!