TOP: Garajes gastronómicos y el sabor como motor

garajes gastronomicos buenos aires
Ph: Instagram de C.A.N.C.H.A

Estoy muy a favor de reciclar espacios y transformar recuerdos en promesas. Pero el boom de los garajes gastronómicos en Capital me supera, algunos son sumamente creativos. Ya sea los que cambiaron todo desde cero, hasta el punto de ser imposible reconocer su “vida anterior”; o los que se apropiaron del espíritu urbano industrial de garaje para sumar a la personalidad del nuevo local.

¡Cada vez hay más, así que seguramente esta lista se queda corta! 

La Garage

Un garaje convertido en “la panadería de las chicas superpoderosas”, una de las favoritas en Capital. El local es sencillo pero se le ha puesto mucha onda. “El croissant es todo lo que tiene que ser un croissant. Las focaccias tienen sabor y sustancia. Clásicos propios que son BOMBAS como el hojaldre de portobellos y queso azul. La Garage rompe con lo que se esperaría de Palermo Hollywood” Leer nota

NOLA

Uno de los primeros en explotar la infraestructura de un garaje, primero como un restaurante a puertas cerradas y más tarde, como el único pub especializado en comida cajún (del sur de los Estados Unidos). La cocina abierta deja ver cómo se preparan las diferentes especialidades de la casa: gumbo, (estofado de chorizo, pollo y arroz); el sándwich clásico (pollo frito, servido en pan casero con mayonesa y lechuga); Waffle con pollo frito y salsa de manteca y miel. Leer nota…

Hola Chola

El garaje vegetariano de Núñez. El menú va cambiando pero siempre hay cosas muy ricas, siempre vegetarianas y creativas. “La vereda que ocupan es muy ancha, y la gente incluso hace picnic en el césped del vecino y en la plaza de enfrente. La fainá a la plancha con vegetales asados y aderezo de palta es uno de los hits del lugar”. Leer nota…

Salvaje

Hoy Salvaje tiene mucha competencia; pero hubo un tiempo en que rompieron el paradigma del pan predecible e industrial. “El local es pequeño y neoyorkino con una ambientación canchera que va desde frases de Kurt Cobain hasta souvenirs de películas. Ni lo piensen dos veces para pedir el alfajor de centeno, dulce de leche y mantequilla de maní; o el roll de chocolate con un buen café”. Leer nota…

Öss kaffe

Este café es, literalmente, el garaje de la casa del dueño. Aunque es justo aclarar que el dueño es arquitecto, así que sus habilidades y talentos le sirvieron para armar un café al paso, simple, elegante y moderno. Es verdad que hoy Öss cuenta con varias sucursales por la ciudad; pero sigue siendo el ejemplo perfecto de un garaje foodie porteño. Leer nota…

El caso de las pizzerías

Muchos de los garajes de esta lista son ahora pizzerías. Algo tendrán de afinidad ambos conceptos para que se haya vuelto una opción tan popular. Favoritas: 

Eléctrica pizza

Es verdad que Eléctrica era más un taller mecánico que un garaje doméstico, pero me pareció pertinente incluirla. A diferencia de los otros en esta lista, esta pizzería se ha encargado de conservar muy a propósito todos los detalles y estética del garaje que funcionaba antes en esa esquina. Tuercas, llantas, motores, la temática es mecánica sin duda. Las pizzas son muy ricas: la pizza de papa con romero es mi favorita, y la entrada del coliflor a la leña con pesto superó mis expectativas. Ver Instagram

La Fina

La Fina es uno de esos lugares con una personalidad tan marcada que podés perfectamente imaginar cómo sería su versión humana. Cuenta la leyenda que dos amigos, apenas mayores de edad, convirtieron este garaje en la pizzería más canchera de Belgrano con la ayuda de su padre. Las pizzas son finitas, de bordes aireados y combinaciones como burrata + pesto + morrones asados / mortadela y pesto. A tres años de su apertura, el lugar está muy de moda, así que se recomienda llegar temprano. Ver Instagram

C.a.n.c.h.a.

No es raro ver esta esquina explotada un jueves o un viernes. El menú es breve pero funciona. En algún momento fui habitué, y del menú fijo me gustaron siempre la de kimchi y la de gírgolas; aunque veía que salían mucho la de stracciatella y la de cuatro quesos.  Recomiendo mucho las sorpresas del día (al momento de escribir esto, la pizza del día era de jalapeños fermentados, cebolla en pickles y parmesano). Buen lugar para una velada informal y para cruzarse con los amigos de barrios aledaños. Ver Instagram


 

También te puede interesar: