TOP: 5 lugares para tomar whisky en Buenos Aires

whisky buenos aires
Foto: Facebook de Doppelgänger Bar

Le decían la “bebida de caballeros” pero hoy, que todas las convenciones entran en revisión, el whisky también empezó a seducir a la mayoría. En invierno porque mata todo lo malo y levanta la temperatura; en verano porque con dos hielos te hace olvidar del calor (y casi todo lo demás).

El whisky es un nuevo favorito de las barras: se toma despacio, es elegante y produce un efecto placentero. Si Don Draper estuviera en Buenos Aires hoy se pediría algo más que un Old Fashioned para ahogar las penas.

Doppelgänger Bar

El cóctel “Cuando Vuelva a Encontrarte (Brindaré Con Esta Copa)”  combina Americano Rosso con Jack Daniels, Licor Strega, jugo de naranja, tónica y ralladura de mandarina. Además de potente y único, pleno de vitamina C.

Strummer Bar

Al igual que la famosa canción de Ray Charles, el cóctel “Hit the Road Jack” no pasa de moda, más bien se reinventa y siempre vuelve con magia. Este emblemático cóctel lleva Jack Daniels Honey, jugo de arándanos, almíbar y (¡sí!) un toque de Coca-Cola. Rock del bueno.

Presidente

En este bar donde todo entra por los ojos, el “Monkey Tai” cumple con lo pactado. Hecho a base de whisky Monkey Shoulder y servido en un vaso estilo Tiki. Pensado para la foto de Instagram y el recuerdo indeleble en el paladar.

BrukBar

Aquí volvieron a los orígenes y diseñaron el “Kenturkey Swizzle”, un cóctel con Wild Turkey hecho a base de maíz que además es sustentable (no usan sorbete para servirlo). También se puede probar el “IPA Fashioned”, su reversión del Old Fashioned combinado con cerveza IPA, para los que no se animan al whisky pleno.

SEDE

Hoy SEDE es muchas cosas, pero siempre recordamos que abrió como el primer bar especializado en whisky de la ciudad, y con la clara misión de hacer esta bebida en todas sus facetas: desde la más purista hasta versiones amigables y populares. Para los osados: El “Alfonsina” (Red Label, maracuyá, jugo de limón y Malbec rebajado).

Bonus: NOLA

¿Pollo frito y whisky? Sí, por favor. En NOLA, el epicentro de la gastronomía cajún en la ciudad, además de cerveza artesanal sirven el “Frenchman” un trago en frasco con Jim Beam, miel, jengibre, limón y soda.


También te puede interesar:

Comunicadora, especialista en redes sociales e inquieta seguidora de la cultura local a través de los platos, los tragos, los bares clásicos y los refugios secretos.
Exit mobile version