TOP 5: Los jugos con color para el calor

¿Demasiado calor? ¿Malestar por la resaca? ¿Ganas de tomar hoy algo sano y dejar la pizza para mañana? ¿O simplemente se despertaron con antojo de algo rico? Las razones para tomar jugos y licuados son muchas y son todas buenas, algo que conviene recordar especialmente cuando la temperatura supera los 30 grados.

Aunque si bien los beneficios para la salud son un buen punto, lo que nos mueve a buscar los mejores jugos de Buenos Aires es realmente esa fiesta multifrutal que alegra y refresca los sentidos. A esa fiesta nos invita b-Blue, un natural bar en Palermo con una ingeniosa oferta de jugos de la que recomendamos el “Berry Young”: Arándanos, ananá, naranja y miel. Un festival dulce y antioxidante. No muy lejos de allí, los chicos de The Factory licuan frente sus clientes porciones frescas de ananá, maracuyá y manzana para preparar el “Crazy Passion”, aunque igualmente podemos ponernos creativos con los ingredientes o dejarnos sorprender con su licuado del día.

En Recoleta se encuentra otro clásico: Be Juice y su muy completo “Super Vitamin” con spirulina, naranja, brócoli, frutilla y…espinaca. Unos sabores que combinan inesperadamente bien en sus generosos vasos de medio litro. Por otro lado, también está bueno sentarse en la vereda hippie-chic de Hierbabuena en San Telmo, sorbiendo el “Carrot Power” de zanahoria, naranja y maracuyá o una jarra de limonada con ananá y menta.

Una agradable sorpresa en Colegiales es la limonada de arándanos de Loreto Garden Bar, se entiende por qué algunos se han atrevido a llamarla la mejor limonada de la ciudad. Además, Loreto es uno de los lugares con más onda de la zona: Es una sencilla casa de barrio -literalmente una casa- convertida en un acogedor y creativo restaurante para almorzar.

Extra: Smooothway es también una referencia fija entre los entendidos de jugos y bebidas saludables. Su “Mango Mambo” con mango, frutillas, naranja y manzana es un carnaval para disfrutar en su local palermitano.

¡Hidratarse nunca había sido tan divertido!

Foto: Evaly Contreras