Frosé, la esquina rosa de Palermo donde nunca hace calor

Frozen drink
Photo by Eva Contreras

Semanas antes de abrir, la esquina de Frosé (en la transitada intersección de Armenia y Nicaragua) ya estaba protagonizando unas cuantas fotos de turistas y posts de instagram. El blanco combinado con el rosa pastel y el azul claro, más las plantas y el neón, resultan bastante llamativos a unos pasos de plaza Armenia.

Lástima que, gracias al nombre y al copo de nieve como leitmotiv, muchos asumen de entrada que se trata de una heladería; sin saber que Frosé es el primer (y hasta ahora único) lugar de Buenos Aires que está especializado en frozen drinks, o tragos congelados, con una textura tipo sorbett que no se encuentra en otro lugar, porque en Frosé tienen las máquinas especiales que se usan para este fin.

Estos tragos no son improvisados ni son un capricho. Las máquinas trabajan con fórmulas especiales donde cada ingrediente debe tener la proporción exacta para obtener esta textura (una especie de helado cremoso pero lo suficientemente ligero para pasar por un sorbete). Dan, el dueño y visionario, debió encontrar la fórmula para cada trago después de pruebas y cálculos. Además, usando herramientas y equipos especiales tal cual un laboratorio científico.

La estrella del menú es por supuesto, el “frosé” o vino rosado con pomelo en versión frozen. Una bebida riquísima y súper popular en otras ciudades como Nueva York, pero que hasta ahora no había tenido su momento en Buenos Aires. La casa decidió reversionar también otros clásicos en sus máquinas mágicas: el «frozen negroni» es zar-pa-do. Después ofrecen «frozen caipiroska» y «frozen piña colada»; y una limonada frozen para los que prefieren no tomar alcohol (muy popular entre los más pequeños). 

Los tragos son todos para llevar, en vasos de plástico. Se pueden tomar en la vereda, aunque si el día está lindo, se puede llevar a la plaza Armenia que está en frente, y combinar con alguna delicia de Gontran Cherrier, a una cuadra. Insisto: este es el único lugar de Buenos Aires donde se puede probar un verdadero frosé. Ni hablar de un frozen Negroni, por ejemplo. El trampolín para levantar el verano.

Frosé
Armenia 1898 – Palermo (abrir en Google Maps)
Todos los días de 14h a 0h30
Precios: $ $