Bici en la ciudad, un asunto sobre ruedas

¿Están cansados de esperar que el colectivo pase cuando se le cante, o de apiñarse en los subtes asfixiantes? Tienen ganas de irse y descubrir lugares increíbles, con el viento en la cara? Entonces tal vez estén listos para dar el gran salto y subirse a una bici en Buenos Aires. ¡A seguir la guía!

Comprar una bici

Encontrar una bici es bastante fácil. El modelo más común aquí –y el más barato- es la bici playera, más conocida con el nombre de beach cruiser en otras latitudes. Por razones desconocidas, es un modelo al que la industria nacional le echó el ojo, así que se lo cruzarán bastante. No tienen velocidades y generalmente tienen un manubrio enorme, pero estas bicis tienen una ventaja: son fuertes. Pero es casi la única. A su vez son poco manejables, no son tan rápidos y carecen de elegancia. A la hora de elegir, inclínense por los negocios de bicicletas de barrio, Mercado Libre, o el grupo Facebook intercambio de bicicletas para saber cuáles son los mejores precios, y no duden en invertir en guardabarros en kit para los días de lluvia.

… o alquilar una bici

La municipalidad implementó el sistema EcoBici de uso libre las 24 horas todos los días, que funciona extrañamente bien. No hay cobro de débito bancario, ni códigos para aprenderse de memoria. En la página encontrarán toda la info y después tienen estaciones de bici esparcidas en toda la ciudad. En caso de superar el tiempo, su cuenta queda suspendida durante una semana, luego un mes, y en última instancia, definitivamente. Para un alquiler de largo plazo, pueden recurrir a la Bicicleta Naranja en su local de Palermo o en San Telmo.

Domesticar la ciudad

Hasta ahora andar en bici en Buenos Aires era como practicar un deporte extremo sólo los más osados se animaban. Ya no es necesario practicar cual profesional el eslálom entre el colectivo y los autos. La ciudad impulsó este medio de transporte más sustentable al construir una gran red de bicisendas, que se extiende por 120 km. Si bien está protegido de los automovilistas estacionados y de la circulación densa de la ciudad, se implementó en calles de poca circulación, y esto obliga a los ciclistas a detenerse en cada esquina para saber quién tiene prioridad de paso (consejo de la redacción: si no saben quién tiene prioridad de paso, échenle un vistazo con determinación y seguridad al automovilista que están cruzando y pasen. Tocará bocina, pero no avanzará).

Si tienen ganas de ir a más de 15 km por hora, también podrán circular por las avenidas. Los dos carriles de la izquierda están reservados para las bicis y para el descenso de pasajeros. Aún cuando este mandato sea tan respetado como el casco obligatorio en los motociclistas, permanecer a la izquierda en las calles anchas evitará que circulen esquivando colectivos y taxis.

Buenísimas noticias: En esta página encontrarán un mapa con toda la red de ciclovías en la ciudad.

Un último consejo: los robos son muy pero muy frecuentes así que no dejen su bici toda la noche en la calle, y átenla con una cadena gruesa o un candado en U (y un pequeño candado).

Cómo ser un biker

¿La red de bici sendas ya no esconde ningún secreto para ustedes? ¿Su mejor tiempo entre Centenario y el Obelisco se acerca a los 15 minutos? Varios grupos proponen entrenamientos en la semana por circuitos cerrados, semi-abiertos, o simplemente en las calles. El sitio Silent Cycles los agrupa, y organiza salidas regularmente o Alleycats, corridas de orientación urbana en bici calcadas de la actividad de los ciclistas neoyorquinos.

Si la bici ya no está en buen estado, vayan a la Bicicueva, en Barracas, que les proporcionará gratuitamente herramientas y su habilidad y experiencia. Es muy recomendable el paseo que llega hasta Peru Beach por el Paseo de la Costa (para los de zona norte), y los bosques de Palermo y la reserva ecológica de la Costanera Sur (para los de zona sur).