Falena, refugio y paraíso de libros

falena
Foto: Facebook de Falena (Schweinheim)

En una secreta esquina de Chacarita, que quizás la suerte mantenga al margen de las multitudes, se esconde uno de los lugares más interesantes dónde ir a adquirir un libro: Falena, la librería sin vidrieras, es un lugar íntimo y reservado que nos propone un refugio a los amantes de la lectura.

En una casa de ladrillo de 1930 donde operaba un taller de artistas, Marcela Giscafré decidió abrir una librería atípica con el nombre de Falena. Esta palabra significa: “mariposa nocturna de tamaño mediano o grande, y alas anchas y frágiles, que vuela atraída por la luz”. Falena es el nombre elegante de las polillas, que aunque no lo parezcan, son mariposas nocturnas. La librería se parece un poco a esta palabra, por fuera una fachada de ladrillos desvencijados, por dentro la elegancia y el refinamiento.

Falena está abierta pero hay que tocar timbre. Ingresamos a una especie de living, con un juego de sillones, una hoguera a leña, lámparas, cuadros, un gigantesco libro en un atril y -por supuesto- una larga y maravillosa estantería de libros. En el centro hay un patio luminoso con sillas y mesas de hierro y abundantes enredaderas. Una escalera de hormigón nos lleva a la terraza. Del otro lado del patio hay otro sector con una alta biblioteca y más libros para deleitarnos. La arquitectura del lugar es impresionante. Especialmente los dos portones de vidrio y hierro que se pliegan en V por medio de contrapesos a los costados del patio. La conjunción de hormigón, vidrio, hierro, ladrillos blancos y rústicos y plantas crean un micro-clima perfectamente armónico.

Los protagonistas siguen siendo los libros, amorosamente dispuestos en repisas y mesas por toda la librería. El criterio es singular: en lugar de estar organizados por géneros o alfabéticamente, están divididos por países. En Falena encontraremos una cuidada selección que abarca los temas más variados: grandes clásicos, arte, poesía, teatro y filosofía.

Si suben por la escalera de hormigón cerca de la entrada, encontrarán un entrepiso que mira al salón principal. A cada lado de la escalera hay una biblioteca. A la derecha se ubican los volúmenes sobre tradiciones orientales, occidentales, símbolos y mitos, mientras que a la izquierda están los diarios, correspondencias y crónicas de viaje de una variedad grande de artistas. Por último, Falena cuenta con un catálogo rico en editoriales argentinas y extranjeras, entre las que hallaremos exquisitas ediciones independientes artesanales como Insula o Barba de Abejas.

Desde que abrió sus puertas en agosto del 2016, Falena trabaja para lograr que la elección de un libro se convierta en una verdadera experiencia. Podemos sentarnos a hojear un libro en alguno de los sillones o mesas del patio y acompañar la lectura con té, café o una copa de vino de la cava. La terraza es un escondite tranquilo para sumergirnos en las aventuras de Don Quijote o Lucrécia Neves, la intrépida protagonista de La ciudad sitiada de Lispector. Por otro lado, la librería puede verse momentáneamente tomada por la presentación de algún libro, premio o vino, si no por alguna pequeña obra de teatro o ciclo temático.

Falena es un lugar de comunión de cosas diversas y afines, que se funden y recrean en el espacio protegido de una casona reciclada. Es preciso reconocer que se trata de una de las librerías más interesantes de la ciudad, ubicada en un barrio lleno de cosas para descubrir. Cerca de Falena se encuentra el insigne Cementerio de la Chacarita y, no muy lejos, un gran café de la zona: Charlone 101.

Falena
Charlone 201 – Chacarita
Tel: 4556 1640
De lunes a sábado de 13h a 20h (horario de verano de 14h a 21h)