Home Blog

Mapa interactivo de Buenos Aires

De paseo por Buenos Aires o simplemente con curiosidad por su vecindario, nuestro equipo lo invita a sobrevolar la ciudad con este mapa interactivo. Hagan clic en un barrio para descubrir lo que lo hace especial, así como sus principales atracciones turísticas. También encontrarán ideas de escapadas, para sus paseos dominicales o sus finde largo, haciendo clic en las áreas: Norte, Sur, Oeste, Costa y Uruguay. ¡A disfrutar!

* Si un barrio no es “clicable”, es porque no ha sido explorado todavía por nuestro equipo (¡pero no tardará mucho!)

Manual de Supervivencia: Buenos Aires para los amantes del queso

queso buenos aires
Foto: El Club de los Quesos

Si le preguntan a cualquier francés qué es lo que más extrañan cuando están en otro país, la respuesta es unánime: ¡El queso! De consistencia dura, tierna, azul, desbordante, cremosa… si tan solo de leer la descripción se les hace agua la boca (franceses o no) y les dan ganas de comer queso, presten atención porque esta nota es para ustedes.

Aunque Argentina no sea el país que tiene tantas variedades de queso como días tiene el año, y aunque aquí no existe esa fascinación por el olor fuerte del queso (tipo medio transpirado, casi podrido…), ni comprenden esa sensibilidad hacia los tonos verdosos y azulados que puede llegar a adquirir la lactosa pudriéndose… a pesar de todo esto, no todo está perdido.

Para  ayudar a los nostálgicos del queso a sobrellevar este momento, les proponeos echar un vistazo no exhaustivo de los pequeños tesoros queseros de la capital porteña. Olvídense de la muzza, el rallado tipo “Parmesano” y el queso con gusto a plástico del chino…

Historia de queseros

El maestro quesero Paul Fabianos ofrece con su Super Fromage una increíble variedad de quesos franceses y suizos. Morimos por un “Chevrotin” ahumado, un “Brie” cremoso como se debe, un pedazo de “Tomme” o de “Gorgonzola” que se deshaga como una manteca. El pedido se hace por mail e incluye la entrega a domicilio sin gastos adicionales por toda la capital y Zona Norte (Mail: le.super.fromage@gmail.com | Tel: 5859 6186).

Francés, expatriado en Córdoba y productor de queso, Julien Baudet nos deleita con su  Bonne Étoile. La estrella de los quesos: ¡la cabra! El mínimo de cada pedido es de 5 kg de queso madurado, así que les recomendamos la opción de compra grupal entre amantes del buen queso. Por unidad, se puede comprar en Co-pain o mientras acompañan un buen vino en la bodega secreta de Las Divinas.

En los mercados porteños

En la feria de San Telmo, ¡Exigimos ver a la señora del queso! Todos los domingos, podrán encontrar los quesos de Elise de Rincquesen y su  Granja Champs Élysées hasta que se agote el stock dominical. Por supuesto que se pueden hacer pedidos.

Entre otras maravillas de este mercado artesanal, solidario y biológico, el Mercado Bonpland reúne a pequeños productores de sabrosos y auténticos quesos de granja de la provincia de Buenos Aires. Hay para todos los gustos: desde el queso de cabra blando (perfecto para tostaditas) al Reggiano para rallar, pasando por el Provoleta con finas hierbas para acompañar los asados. Anuncio para los fanáticos: ¡los quesos de consistencia más dura son los grandes protagonistas y hay cuanta variedad se les ocurra!

Quesería especializada y otros locales premium

Dentro de una gama de precios razonables, la encantadora Pulpería Quilapán les propone una deliciosa selección de quesos artesanales para degustar en el lugar o para llevar. Además de la muy buena Mimolette, les recomendamos (muy acaloradamente) la Ricotta de cabra. ¡Una joyita!

Las Picadas del Mercado la Gran Tienda o las de Don Cosme van a fascinar a sus amigos. La entrega a domicilio es gratuita en las cercanías del punto de venta y los precios son accesibles.

Para darse un gustito les recomendamos Valenti. Este local premium ofrece muy buenos quesos, como el “Brie”, el “Raclette” y hasta el “Morbier”. Los precios son altos, pero los quesos, excelentes. La ventaja: sus sucursales están por toda capital en Belgrano, Palermo y Recoleta.

Un paquete sorpresa en la puerta 

¿Qué mejor que dejarse sorprender todos los meses con nuevos sabores, entregados directamente en la puerta de sus casas y sin pasar siquiera por el suplicio de tener que elegir? Ustedes lo soñaron, ¡El Club de los Quesos lo hizo! Suscribiéndose con un abono, todos los meses recibirán en sus casas una cajita con una selección de tres quesos, es decir 36 variedades para descubrir a lo largo del año.

Con toda esta información, ¡Ya podrán satisfacer esos antojos incontrolables!

París vs. Buenos Aires a la hora del café

Café París Buenos Aires
Foto : Julie Desbiolles (Buenos Aires Connect)

A menudo decimos que Buenos Aires es la “París de Sudamérica”. Cada uno tendrá su opinión al respecto, pero lo que sin duda tienen en común estas dos capitales es la costumbre –y el placer- de sentarse a tomar un cafecito en algún bar o confitería de la zona. Dicho esto, también hay que tener cuidado con las apariencias: el caoua parisino y el cortado porteño tiene cada uno sus particularidades…

Decime qué tomás y te diré de dónde sos

En Francia, el café es la bebida nacional número uno (después del agua mineral). En Argentina, y aunque parezca cliché, el mate ocupa el puesto número uno. Para que se den una idea, el argentino consume en promedio 1 kilo de café por año, versus 5,4 kilos del consumo francés.

El tostado también es distinto. En Argentina, la mayoría de los cafés que se venden son torrados, es decir tostados con un poco de azúcar. Esta práctica está prohibida en la mayoría de los países del mundo, entre ellos Francia.

Café porteño vs. bistrot parisino

Las veredas de París como las de Buenos Aires, están llenas de cafés. Y esto no es nada nuevo: en París, el café más antiguo que sigue abierto es el Procope (1686) y en Buenos Aires, el Tortoni (1858). En la capital argentina, la costumbre de encontrarse en el café está tan arraigada que las autoridades de la ciudad han querido nombrarla Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad UNESCO en 2014. No tuvo éxito, pero demuestra hasta qué punto el ritual del café es importante en la cultura porteña.

En Francia y en Argentina, el café comprende todo un ideal. En la literatura, las películas y la historia, es el lugar donde se reúnen los amigos, donde nacen o mueren los amores, donde piensan los solitarios, donde los pensadores resuelven los problemas del mundo. Hoy el café sigue existiendo, pero se renueva. Aparecen nuevos conceptos como el Cafe Flor en Buenos Aires o el “Anticafé” en París, donde ya no se paga la consumición, sino el tiempo que uno pasa allí.

En Buenos Aires, el sector del café está en pleno movimiento. Un nuevo tipo de lugar apareció, donde la bebida ya no es el pretexto sino el objetivo de la experiencia. Lugares donde los granos son seleccionados cuidadosamente y preparados luego por el barista, el nuevo profesional del café. En Francia, la tendencia es inversa: unos 500 bistrots cierran cada año.

Pequeño manual de supervivencia del café

La diferencia más notable entre tomarse un café en Francia y en Argentina, es la del tiempo que pasan allí. En Francia, ojo con pasarse de los 30 minutos socialmente aceptados sin pedir otra bebida. En Buenos Aires, por el contrario, se pueden tomar el tiempo que deseen para disfrutar del café, mientras leen el diario de punta a punta, responden sus e-mails y escriben sus memorias durante horas y horas… El único límite será el sentido común: si ven que el lugar está lleno, mejor será liberar el lugar para el próximo cliente.

Como soy francesa y puedo apreciar el lado bueno del cafecito porteño, debo aplaudir el toque del servicio argentino. En Buenos Aires, el café casi siempre llega acompañado de algún bocadito dulce y un vaso de agua, y será anunciado por el mozo con tanta ceremonia como si se tratara de un plato gourmet: “¡café solo, chico!” En Francia, el vaso de agua a veces hay que reclamarlo e incluirlo en el pedido inicial.

El arte de saber pedir un café

¿Cuál es la diferencia entre un cortado y un café con leche? ¿Qué es un “lágrima”? En Francia y en Argentina, los nombres del café varían en función de la cantidad de leche que se les agrega…

Café France Argentine
Los nombres de los cafés, en Francia y Argentina

Muy bien, ¿entendieron toda la teoría? ¡Es hora de pasar a la práctica! Si tienen un paladar curioso, prueben alguno de los diez mejores cafés de la ciudad, donde aprenderán todo sobre la preparación de este precioso brebaje. ¿Prefieren el viejo cafetín porteño? Entren a cualquiera de los bares notables de la capital para poder viajar en el tiempo y sentir el alma de los artistas y escritores… ¡Y si quieren practicar y hablar en francés, déjense tentar por cualquiera de las delicias de la panadería francesa COCU!

Emprendedores franceses que se la jugaron en Argentina

emprendedores franceses buenos aires

¿Qué será lo que ofrece Argentina que le gusta tanto a los franceses? ¿Será lo que tienen en común… o lo que tienen de distinto? (¿o la mezcla linda de ambos?) Lo cierto es que con los años, son muchos los que han decidido instalarse en Buenos Aires y tratar de hacerla una ciudad mejor. A ellos, dedicamos esta nota. Y si nos falta alguno, no duden en hacernos saber, así todos podemos ir ampliando la base de datos franchu-porteña <3

Gastronomía Francesa

Los que vivimos en Buenos Aires tenemos una suerte increíble, porque la tasa de inmigración francesa nos permite disfrutar de una de las mejores cocinas del mundo sin salir de la ciudad. Hay tanto para incluir en este apartado que preferimos invitarlos a que revisen nuestro top de gastronomía francesa en Buenos Aires.

Queso francés, ¡hecho en Argentina!

Elise de Willecot de Rincquesen tiene su propia quesería junto a su marido Fernando en provincia de Buenos Aires, la Granja Champs Elysées, donde juntos elaboran su propio queso de cabra artesanal incluyendo el famoso Rocamadour.

Baires à la mode

La joyería predomina con proyectos como Sesame&Orion de Jeanne Parrenne, quien crea joyería textil con inspiraciones sensoriales; o los diseños de Sophie Lacombe en NUE JEWELRY con el lema Liberté, égalité, sensualité. SB Collection nació de la amistad entre Salomé, de Francia, y su amiga Sofia, argentina. From Paris with Love en su showroom de Capital.

La Feria Piaf, fundada por unas amigas francesas, es una mezcla entre una feria de diseñadores y una feria americana. Hacen colectas de ropa usada de marca, seleccionan lo mejor y lo ofrecen en divertidos eventos abiertos al público.

Pioneros en coworking

El primer coworking de la ciudad que ofrece café de especialidad y donde se ofrece buffet libres y snacks especiales, Café Flor, es producto de la osadía de Florian y Baptiste, dos amigos franceses que se hicieron socios. Leé la nota que hicimos de ellos acá.

La francesa que te muestra la ciudad

Aude es nuestra guía francesa diplomada en turismo que lleva varios años viviendo en Buenos Aires y acompañando extranjeros en sus aventuras porteñas. ¡Conoce la ciudad como la palma de su mano! Los tours son completamente personalizados y se adaptan al ritmo de cada uno. Más info acá.

Apostaron al bienestar

La osteopatía es un método terapeútico que trata las pérdidas de movilidad en varias partes del cuerpo. El francés Julien Lepretre ayuda a la gente a “recuperar el control de su cuerpo” con su emprendimiento Go Treat Yourself en Buenos Aires. No sólo eso, el primer comparador online de medicina prepaga en Argentina, llamado Elegí Mejor, fue creado por Jessica y Fabien, de Francia. Por si fuera poco, Tim, Charles y Rémi se ocupan del bienestar de las familias millennial en Bambox, con suscripciones a cajas de productos para bebés y mamás, desde pañales hasta cremas, con delivery hasta la casa.

Democratizando el buen gusto

Jean-Charles quería abrir una galería en Buenos Aires que lograra acercar el arte gráfico y fotográfico a todos los públicos, ofreciendo obras de alta calidad a un precio accesible. Lo logró en Henri’s Gallery.

Dejó todo por hacer cerveza

El francés Sylvain Braudy dejó su empleo de 10 años para dedicarse a hacer Cerveza Aldea junto con tres socios. La cerveza ha ganado premios internacionales y actualmente se encuentra en decenas de bares en Buenos Aires, incluyendo Dársena, el Banco Rojo y Saigón.

El vino más allá de las fronteras

La relación entre los franceses y el vino es bien conocida, y algo que trasciende fronteras. Por ejemplo, el crítico de vinos Florent Michel se especializó en vinos de América del Sur y creó la app Latinawine, con un servicio de geolocalización que permite encontrar tus etiquetas favoritas cerca de vos. Por otro lado, Las Divinas es el emprendimiento de un francés en Palermo Viejo que selecciona cuidadosamente sus vinos con el aval de productores locales. Uno de los primeros en empezar la movida de vinos naturales en la ciudad.

10 años recibiendo a los recién llegados

A través de nuestro servicio de alojamiento “Buenos Aires Immo” (¡Pronto con sitio web!) nos encargamos de encontrar y gestionar alojamiento para extranjeros en Buenos Aires, de acuerdo con preferencias individualizadas y con el conocimiento del mercado que nos caracteriza. Más info acá.

Fútbol: una pasión compartida

Muchos franceses comparten la pasión argentina por el fútbol; precisamente esa pasión motivó a Geoffroy y Sylvain a crear su propia empresa dedicada a este deporte: desde tickets para partidos hasta torneos de fútbol entre extranjeros. Contactálos con nuestro formulario.

Carlos Thays, ¿el primer emprendedor francés de Buenos Aires?

El enamoramiento inexplicable que sienten los franceses al pisar Buenos Aires va muy, muy atrás: Jules Charles Thays nació en París en 1849 y a los 40 años de edad se mudó a Argentina con el encargo de diseñar un parque en Córdoba, pero atrapado irremediablemente por la ciudad, se quedó para siempre. Diseñó 69 plazas y espacios públicos, plantó más de 150.000 árboles y también tiene obras en Mendoza, Córdoba, Entre Ríos, Salta, San Juan y Tucumán. Además, se dedicó al cultivo de yerba mate con fines industriales, lo que trajo muchos beneficios económicos a Argentina. Lee más en esta nota.

Saint-Exupéry: el alma del escritor sigue viva en Microcentro

Antoine de Saint-Exupéry dans son avion
Photo : Julie Desbiolles

Todo el mundo conoce a Antoine de Saint-Exupéry por su libro “El Principito”. Traducido a 300 idiomas y con más de 200.000 ejemplares vendidos, es el libro más leído en el mundo después de los libros religiosos. Lo que quizás no saben es que Antoine de Saint-Exupéry fue el Jefe de Operaciones en Argentina de la Compañía General Aeropostal entre 1929 y 1931, con la misión de desarrollar las conexiones aéreas entre la capital y el resto del país. Un paso breve, pero esencial en su corta carrera: allí se enamoró de una mujer y de las tierras, y llegó a escribir una gran obra.

¿Quieren enterarse de un poco más? Para conocer mejor este episodio de la biografía del conocido piloto, vayan hasta el sexto piso de la Galería Güemes, en la calle Florida. En el departamento 605, allí donde vivió, se exponen algunos vestigios de su paso por el país: fotos, cartas, testimonios, y fragmentos de escritos, relatos… Y hasta una maqueta del avión que pilotaba, el Laté 25.

Podrán descubrir distintas facetas de este personaje. Primero, su vida de piloto apenas llegado a tierra argentina: las descripciones que hizo de los paisajes, sus colegas, los accidentes que vivió, y la importante creencia en su misión como encargado del correo aéreo. También se observan rastros de su vida personal: cartas afectuosas a su madre, a quien trataba de contentar a pesar de la distancia; testimonios de amigos que ponderaban la camaradería de un piloto que todavía no conocían como escritor…

A Antoine de Saint-Exupéry no le gustaba Buenos Aires para nada. En una de las cartas escritas a su madre, decía: “Buenos Aires es una ciudad detestable, sin encanto, sin recursos, sin nada”. Sin embargo, su trabajo lo llevó a explorar las tierras argentinas: en ese momento conoció la Patagonia y sus paisajes tan grandiosos y a la vez tan hostiles para un piloto. Sus viajes en avión lo inspiraron para escribir su segunda obra “Vuelo Nocturno”, y dejarían su impronta para sus próximas creaciones. Finalmente, en Argentina pasó uno de los momentos más fuertes y ricos de su vida. Cuando la Compañía Aeropostal quebró y volvió a Francia, escribió una carta a su colega Rufino Luro Cambaceres: “Verá usted, Luro, finalmente llegué a sentirme como en casa en su Argentina. Me sentía un poco su hermano y pensaba poder vivir mucho tiempo en medio de su juventud tan generosa”.

La exposición no es abundante pero conserva documentos interesantes. Tampoco esperen encontrarse con una sorpresa poética cuando lleguen, porque el departamento está completamente vacío. Sólo el baño quedó tal cual era cuando vivía el escritor. Ese detalle tiene su importancia: en esa bañera habría conservado durante un tiempo una foca que pudo rescatar en uno de sus viajes…

¿Les gustaría alargar el peregrinaje literario? Dirección: el café Los Dos Chinos, donde según uno de los testimonios de la exposición, Antoine de Saint-Exupéry se conmovió hasta las lágrimas al escuchar a Carlos Gardel. Y después, den un paseo por el jardín de la Villa Ocampo, donde se reunían los intelectuales y artistas de la época. Y si todas estas historias de vuelos del fabuloso piloto les dieron ganas de ir más lejos, entonces fijen el rumbo en dirección a la Patagonia, precisamente a la Isla de los Pájaros: la forma de la isla, según dicen, que podría haberle servido de inspiración para el dibujo de la boa que comió al elefante en su obra “El Principito”…

Antiguo departamento de Antoine de Saint-Exupéry
Florida 165 o San Martín 170 – Centro

Entrada Mitre, 6° piso, Departamento 605
De lunes a viernes de 9h20 a 12h
Gratuito

Carlos Thays, el francés que diseñó los paisajes de la ciudad

¿Será casualidad que tantos aspectos de nuestra cuidad sean comparados con París.. o que se diga que la capital tiene un “toque francés”? Al parecer no. La ciudad que vemos hoy en día se debe gran parte a la imaginación y el amor que le puso un francés: el parisino Carlos Thays, el gran artista “verde” de Buenos Aires.

Ya sea que el nombre les suene o no, seguramente se van a sorprender al darse cuenta de que muchos de los lugares que amamos fueron diseñados por él.  No en vano se exhibe su imponente busto en el Jardín Botánico.

¿Pero quién es?

Jules Charles Thays (después él mismo se haría llamar “Carlos”) fue arquitecto, naturalista, paisajista, urbanista y escritor. Nació en París en 1849 y a los 40 años de edad se mudó a Argentina con el encargo de diseñar un parque en Córdoba, pero atrapado irremediablemente por la magia y la furia de la ciudad, se quedó para siempre. En 1891 fue designado Director de Parques y Paseos de la Ciudad de Buenos Aires.

Este humilde genio imprimió mucho aire parisino a los parques y zonas verdes de la capital, pero al mismo tiempo se empeñó en usar flora y fauna autóctonas en todas sus obras. Curiosamente, además de su amplio portafolio de diseño urbano, su mayor proyecto en el país fue el cultivo de la yerba mate con fines industriales, lo que trajo muchos beneficios económicos a Argentina.

¿Y qué hizo?

Sólo hace falta mirar alrededor para toparse con alguna de las 69 plazas y paseos públicos que diseñó, o para ver los frutos de los más de 150.000 árboles que plantó en la ciudad. Su vasta obra no sólo se limita a Capital, sino a otras provincias como Mendoza, Córdoba, Entre Ríos, Salta, San Juan y Tucumán; e incluso otros países como Brasil, Uruguay y Chile.

Entre nuestros favoritos:

En su honor se creó el Parque Carlos Thays, un espacio verde de aproximadamente 4500 metros cuadrados en Recoleta.

El ABC de la panadería y pastelería francesa

¿Acaso no soñaron alguna vez con entrar en alguna panadería en pleno París y pedir alguna especialidad local como cualquier parisino? Con este pequeño glosario práctico están listos para hacer un buen testeo por todas las panaderías porteñas donde se encuentran las más ricas especialidades francesas. Aquí va la lista con los nombres en francés y sus descripciones, ¡pero ojo con las calorías!

Baguette

En Francia, se le pide al panadero une tradition (un pan “tradicional”) lo que remarca aún más hasta qué punto este tipo de pan es el emblema de la panadería francesa. Se la reconoce por su forma alargada, su exterior bien crocante y adentro, la miga bien blanca y suave. Es muy común ver a los franceses salir de las panaderías con sus baguettes todavía calentitas recién salidas del horno.

Brioche

Se llaman viennoiseries, a una variedad pastelería de origen francés (dada a conocer por los austríacos) cuya composición es similar a la del pan, aunque un poco más grasosa y dulce. La brioche ilustra a la perfección esta definición. Preparada con manteca y huevos, se come generalmente por la mañana o en la merienda, con chocolate o mermelada.

Cannelé

Este bocadito de forma cilíndrica es procedente de la ciudad de Bordeaux, en la región de Aquitaine. Al morder el espeso exterior caramelizado, la masa del cannelé es asombrosamente blanda y con sabor a ron o a vainilla. Imposible comer uno solo.

Chausson aux pommes

Para resumir, es como una empanada grandota de masa hojaldrada rellena con puré de manzanas. Para los fanáticos de los bocados dulces, el chausson aux pommes así como los croissants y los pains au chocolat se comen cuando aún están calentitos.

Croissant

Primo lejano de la medialuna, este infaltable y tradicional integrante del desayuno se cocina en Argentina con grasa y del otro lado del Atlántico con manteca, por eso el croissant es mucho más tierno. En Francia no se les ocurra pedir “de grasa”, “relleno” o “salado” (excepto la variedad con almendras) si no quieren pasar por extraterrestres.

Éclair

Es un tipo de pastelería de forma alargada hecha con una masa que se llama choux, rellenos con crema pastelera y glaseado en la parte superior (una especie de profiterol alargado). Se sirve siempre bien frío y generalmente el gusto más tradicional es el de café o chocolate, aunque también puede que se pueden encontrar rellenos con crema caramelo, vainilla o pistacho.

Financier

Además de los ingredientes clásicos, la preparación de esta exquisitez de la pastelería francesa de forma ovalada (y a veces con forma de lingote) es esencialmente a base de polvo de almendras. La versión simple (llamada nature) o la de pistacho, resulta ideal para acompañar el café o el té después de las comidas.

Macaron

Estas masitas de forma redonda (similares al alfajor pero con otra masa y sin el dulce de leche), tiernas y aromatizadas, son un derivado del merengue fabricado con polvo de almendras y azúcar glas. Muy de moda en Francia desde el 2000, existen tantos gustos de macarons como se les ocurra. Y hasta puede que encuentren alguno salado.

Pain au chocolat

Es una de las opciones más pedidas en el desayuno y compite cabeza a cabeza con el croissant. La masa es la misma para los dos, pero la versión de la “chocolatine” llamada así en el sudoeste de Francia, está rellena con barritas de chocolate.

Paris-Brest

La masa es la misma de los profiteroles y está rellena con crema muselina praliné y almendras, esta variedad de pastelería francesa con forma de rosca simbolizaría la forma de una rueda de bici, haciendo alusión al recorrido París-Brest, ciudad importante de la Bretaña francesa. Se come frío.

Tarte Tatin

¿Qué tiene de especial este postre? Es una tarta de manzanas invertida, es decir que las manzanas caramelizadas con manteca y azúcar deberán cocinarse aparte y antes de la masa. Frecuentemente se sirve con una bocha de helado de vainilla.

Tarte au citron

¡Los franceses la adoran! Este postre ácido está relleno de crema de limón pero no lleva frutas. Para los más golosos, también existe la versión recubierta con merengue. Una variedad del famoso lemon pie que los argentinos también adoran.

Bonus: Los salados

Tarte, tourte  y quiche

En Francia, una tarte puede ser salada o dulce y siempre es abierta. La que tiene tapa o queda cerrada es la tourte, y es la que más se parece a la tarta argentina. La quiche es abierta, siempre salada y en la preparación de su relleno siempre encontrarán crema fresca y huevos lo que le da esa textura esponjosa. Ya tienen la mitad de los ingredientes de la famosa quiche “Lorraine” a la que sólo faltaría agregar la panceta o el jamón en lonjitas.

Croque-monsieur

Famoso sándwich caliente de pan de miga, jamón y queso emmenthal, el croque-monsieur significa nada más y nada menos que: “muerde, señor”. Se termina de cocinar en una sartén o aparato especial, y se le agrega un gratinado en la parte superior del pan. La versión “en femenino” se llama croque-madame y se diferencia del primero porque se le añade un huevo frito por encima del pan.

¿Se estarán preguntando dónde se pueden degustar estas delicias de origen francés? En PalermoCocu tiene la mayoría, ya sean dulces o saladas, mientras que la panadería francesa Merci los abastecerá de viennoiseries por el lado de San Telmo.

Traducción: Agustina Pasqualini

Solidaridad francesa en Argentina, un poco de tu tiempo para ayudar

Puede que se sientan atraídos por la efervescencia argentina y los días inminentes con buen tiempo para pasar a orillas del Río de la Plata, y puede que ahora que los días se alargan comiencen a sentir justamente que es momento de hacer algo útil. ¿Qué tal si parte del tiempo libre, algunas horas, se pueda dedicar a los más necesitados participando de la Fundación de ayuda mutua de los franceses en Argentina?

Además de la necesidad de las donaciones materiales y alimenticias (alimentos no perecederos), la fundación creada en 2009 –por iniciativa del medio asociativo franco-argentino y de la Embajada de Francia- busca voluntarios para distintas misiones: si disponen de un poco de tiempo libre, aprecian el contacto humano o sienten naturalmente la necesidad de ayudar al prójimo con tan solo dar una mano, ¡entonces su ayuda será muy bienvenida!

En resumen, si desean aportar su tiempo disponible para apoyar a Entraide Française en Argentine o Ayuda mutua de los franceses en Argentina, y ayudar concretamente a los compatriotas que necesitan de su ayuda voluntaria, no lo duden más y pónganse en contacto con la Fundación vía mail o a través de su sitio web.

Se encontrarán con distintas misiones: podrán colaborar, por ejemplo, con alguna visita a domicilio o a los centros hospitalarios, o tal vez comprar y distribuir los alimentos o medicamentos que necesitan todos aquellos a quienes ayuda la Fundación. ¡Por supuesto que la ayuda monetaria siempre es útil y bien recibida!

Más información en la página de la Fundación de ayuda mutua de los franceses en Argentina

Foto: Facebook de Ayuda mutua de los franceses en Argentina

TOP : Lo mejor de la gastronomía francesa en Buenos Aires

cocina francesa buenos aires
Foto: Facebook Fleur de Sel

La gastronomía francesa es una de las mejores del mundo, se sabe. Y los que vivimos en Buenos Aires tenemos una suerte increíble, ¡porque los franceses aman la ciudad! La tasa de inmigración francesa en Argentina nos permite el lujo de disfrutar de experiencias culinarias de primer nivel acá mismo, con esa impronta romántica tan característica de un chef francés. ¿Listo para vivir una experiencia gastronomique?

Le Dîner

Brasserie Petanque: “Un poco de amor francés en San Telmo. No hace falta decir que es EL lugar para probar los más típicos platos franceses como el bife tartare, el gigot (pierna) de cordero o el espectacular magret de pato a la naranja y al Grand Marnier ¡que no tiene nada que envidiarle a las recetas de la abuela!” Leer más…

Fleur de Sel: “Pequeño lujo francés en Belgrano. Jean-Baptiste y  Valentina aceptaron el desafío: hacer descubrir a los porteños la delicadeza de la gastronomía francesa, adaptándose a las influencias locales. Ingredientes de primera calidad perfectamente cocinados, mezclas tradicionales que funcionan y un toque de creatividad que hace la diferencia” Leer más…

A nos Amours: “Un sentimiento delicioso. es un pequeño paraíso culinario, entre los sabrosos platos franco-italianos y los exquisitos vinos argentinos.” Leer más…

Ureña: “Un restaurante con un acento francés marcado gracias a su chef franchute Sébastien Fouillade (que viene de trabajar a nivel estrella Michelín) pero que al mismo tiempo ofrece en sus platos todo tipo de sutiles matices mediterráneos.” Leer más…

Les Anciens Combattants: “Detrás de ese nombre belicoso y esa gran fachada granate se esconde uno de los mejores restaurantes franceses de la ciudad. A pocas cuadras de Plaza Constitución, en una calle frecuentada por travestis y policías, la Unión Francesa de Ex-Combatientes propone un restaurante gourmet en un marco clásico” Leer más…

*Extra: Hotel Club Francés.

Le Déjeuner

Frenchie: “Ubicado a pasitos de la concurrida calle Florida, este restaurante con colores franceses, nos presenta una opción ideal a la hora del almuerzo con comida rica, rápida y a buen precio. En el menú encontramos platos del sur de Francia simples y frescos preparados con productos de calidad.” Leer más…

Bar du Marché: “Una excelente alternativa a la hora del almuerzo: propuestas delicadas, deliciosas y nutritivas, acompañadas, por supuesto, de una copa de vino. Le Bar du Marché propone más de cincuenta vinos del mundo entero para degustar en copa.” Leer más…

Paris Burger: “Hamburguesas made in France, en pleno Microcentro, el lugar ideal para todos aquellos que añoran los sabores franceses y quieren probar una hamburguesa gourmet de calidad.” Leer más…

Boulangeries

COCU: “Pan de nuez, de miga o de cereales, mini budines y varias tartas junto a los postres y otras espectaculares facturas francesas como la generosa brioche de chocolate. El concepto que proponen no es sólo vender pan, sino también ofrecer un espacio donde almorzar, tomar un brunch o relajarse un rato con un sándwich y un buen libro.” Leer más…

Co-Pain: “Una de las mejores panaderías francesas de Buenos Aires en un local de Caballito. El croissant y el pain au chocolat son asombrosos. También se pueden adquirir panes caseros y más exquisiteces de la pastelería francesa.” Leer más… 

Merci: ¿Con ganas de comer alguna exquisitez de la pastelería francesa o una rica baguette? Si la respuesta es sí, encaren para el lado del Mercado, en San Telmo. La típica baguette “tradición”, el pain de campagne, un croissant o la chocolatine… Todas las delicias típicas francesas las encontrarán allí” Leer más…

L’Épi: “Con un horno a la antigua y la masa del pan fermentada naturalmente, nos encontramos frente a una auténtica y tradicional panadería francesa en pleno Colegiales. Si tuvieron ocasión de probar alguna vez el pain au chocolat o el croissant de almendra, en este lugar van a revivir esos sabores franceses” Leer más…

Les cafés

Le Moulin de la Fleur: “Esta panadería-pastelería de Recoleta calmará satisfactoriamente el hambre voraz de cualquiera a toda hora. Pueden elegir alguna sabrosa especialidad dulce de la carta como un croissant, un pain au chocolat o un brioche. No dejen de probar los macarons y los éclairs de distintos gustos, que no se encuentran tan fácilmente en la capital argentina.” Leer más…

Oui Oui: “Los espera con su original cocina francesa, mezclando grandes clásicos y creaciones gastronómicas. El lugar es famoso por sus brunchs, de hecho fueron ellos quienes empezaron a instaurar esa costumbre entre los porteños de comer salmón con huevos revueltos el domingo al mediodía” Leer más…

La Noire: “Un café del barrio de Villa Crespo que nos ha impresionado con su decoración, su sencillez y su gastronomía francesa. Café de especialidad, una selección de especialidades francesas que provienen de los hornos de Co-pain y un surtido de sándwiches hechos en el momento con ingredientes frescos.” Leer más…

Croque Madame: “Un restaurante que recuerda el estilo de los salones de té parisinos ubicado en el Palacio Errazuriz Alvear, actual Museo Nacional de Arte Decorativo. Como un perfume de París” Leer más… 

Atención: Además de panadería, COCU es también un café fiel a la tradición francesa.

Question crêpes

Un, Dos, Crêpes: “Esta pequeña panquequería propone crêpes saladas y dulces cocidas en las tradicionales billigs (placas calientes). La ocasión perfecta para recordar los panqueques de la abuela o descubrir una especialidad bien francesa.” Leer más…

La Galette: “La cocina de La Galette se ubica en algún lugar entre Francia y el Río de la Plata. Aquí encontramos ejecutivos de traje y corbata, turistas alegres con el mapa en el bolsillo, parejas de jóvenes que llegan para tomar un cafecito o amantes de la sidra en solitario… en definitiva, es como sentirse por un momento en París.” Leer más…

Les puede interesar también…

 

Todas las opciones para instalarse legalmente en Argentina

instalarse legalmente en Argentina

Buenos Aires seduce a los extranjeros con sus calles de estilo Haussmaniano y su vida nocturna y cultural. ¿Pero cuáles son concretamente los pasos a seguir para que este sueño se haga realidad? Buenos Aires Connect les trae una nota que incluye todas las opciones legales para instalarse en Argentina. A continuación, encontrarán diferentes maneras de prolongar su estadía por algunos meses, algunos años, o quizás para toda la vida…

Si están a punto de despegar hacia el país de los gauchos, acá encontrarán algunos consejos prácticos antes de viajar y una guía para ayudarlos en sus primeros días en Buenos Aires. Si quieren instalarse definitivamente, es necesario que justifiquen su situación ante la Dirección General de Migraciones. Se tienen en cuenta diversos casos, como situación laboral, estudio, casamiento, etc.

En el caso concreto de los europeos, no formamos parte del Mercosur, por eso se otorga una residencia temporaria que debe renovarse durante tres años y al final de ese plazo, podemos obtener la residencia permanente. En el caso de ir con su cónyuge, pueden beneficiarse de los mismos documentos que él/ella. Encontrarán todos los detalles en la lista más abajo.

Todos los miembros del equipo francés de BAC hemos tenido que ir a revelar los misterios de la Dirección General de Migraciones en algún momento. Y es precisamente por eso que estos consejos se basan 100% en nuestra experiencia -que hasta a veces revivimos cada año- es decir que ya nos podemos considerar expertos en la materia… No vamos a mentirles, estos trámites pueden ser un poco molestos, pero en general los criterios que hay que cumplir para obtener una visa no son muy exigentes. Hay que armarse de paciencia y ponerse a tono con la administración argentina que tiene su propia lógica.

Si todavía no están listos para mudarse definitivamente

¿Les parece que 3 meses de residencia transitoria son demasiado cortos para realmente conocer la inmensidad de este país? La opción más simple para prolongar su estadía es renovar la visa de turista. ¿Cómo? Saliendo del territorio argentino y volviendo a entrar en el país. Desde Buenos Aires, alcanza con hacerse una escapada a Uruguay ¡y listo! Pero cuidado, si bien hace unos años los funcionarios de Migraciones no prestaban demasiada atención si acumulaban muchas entradas y salidas al territorio, la realidad es que hoy en día las reglas son más estrictas. La alternativa legal consiste en presentarse en la Dirección Nacional de Migraciones antes de que finalice su visa y pagar una multa para obtener una prórroga de residencia transitoria.

Información de la visa de turista: Click acá

Duración: 3 meses
Ventajas: trámite corto
Inconvenientes: no es renovable. No te autoriza ni a trabajar ni a estudiar.

Permiso Vacaciones Trabajo para Franceses

El Permiso Vacaciones Trabajo (PVT) está destinado a ciudadanos franceses de entre 18-35 años, tuvo mucho éxito en países como Canadá o Nueva Zelanda y también está disponible para Argentina. Su duración es limitada, pero les permite trabajar legalmente en el país.

Información del Permiso Vacaciones/Trabajo:  Click acá

Duración: 1 año
Ventajas: pensada para viajeros y permite trabajar
Inconvenientes: no es renovable. Sólo para franceses.

Para los más curiosos – ¡Se pueden anotar en la facultad!

Ya sean públicas o privadas, las universidades de la capital ofrecen varios tipos de cursos. La universidad de Buenos Aires (UBA) tiene la ventaja de ser gratuita hasta para los extranjeros. La duración de la visa obtenida suele ser de un año, pero puede variar según cada caso (si están haciendo un intercambio universitario por un semestre, por ejemplo.)

Trámites para obtener la visa de estudiante: Click acá

Duración: de 6 meses a 1 año renovable durante 3 años, después definitivo
Ventajas: Renovable – permite el acceso a una visa definitiva
Inconvenientes: los obliga a continuar con el estatuto de estudiante durante 3 años seguidos

Los que buscan una experiencia profesional

¿Los tienta la idea de tener una experiencia profesional en Argentina? Este es un criterio para obtener una visa: ¡el de Trabajador Migrante! En general, lo más difícil es encontrar un empleador que acepte contratarlos formalmente, teniendo en cuenta que acá el trabajo informal es muy común. Los trámites a seguir son arduos para el empleador, pero según los sectores, algunas empresas están acostumbradas a contratar personal extranjero.

Información sobre la visa de trabajo: Click acá

Duración: 1 año renovable durante 3 años, después definitiva
Ventajas: permite acceder a una visa definitiva
Inconvenientes:  los obliga a quedarse con el estatuto de empleado durante 3 años seguidos y a encontrar un empleador que acepte hacer los trámites

Si encontraron el amor en Argentina

Aaaah l’amour! Dicen que mueve montañas, pero además les permite obtener una visa definitiva en Argentina. El casamiento no es la única opción: en Argentina existe la Unión Convivencial, un estatuto que se encuentra a medio camino entre la unión civil y el concubinato. Se puede hacer si su pareja es de nacionalidad argentina o si él/ella es extranjero y ya cuenta con una visa definitiva. Además, ¡no importa el género de los enamorados!

Trámites para la Visa por Unión Convivencial: Click acá

Duración: definitiva
Ventajas: ¡es para siempre!
Inconvenientes: encontrar su alma gemela

*Traducción: Daniela Gambarotto

12,355FansLike
7,674FollowersFollow
1,230FollowersFollow