Villa Pueyrredón, burbuja de paz en la frontera porteña

Villa Pueyrredón
Foto: Carla Agustina Manrique

Villa Pueyrredón es un barrio atípico. Situado al oeste de la ciudad de Buenos Aires, es de los pocos barrios donde el ritmo de una megalópolis no parece haber llegado. Así y todo, sigue siendo muy fácil la conexión con el centro, ya que es atravesado por el tren Mitre, que en 35 minutos llega a Retiro. 

La relación entre la facilidad para moverse y a su vez, el lejano contacto con el resto de la ciudad, lo convierten en un verdadero oasis, ideal para los que todavía gustan de escuchar los pajaritos sin dejar de vivir en una capital.

- Anuncio -

Vida pueblerina a media hora de Microcentro

A excepción del hipermercado que abastece también a los vecinos bonaerenses del otro lado de la General Paz, la actividad comercial se desarrolla en una sola calle y alrededor del tren:  Gral. Artigas, en honor al prócer rioplatense.

Por esta calle, suele escucharse el silbato del churrero los domingos, o se ve al cafetero con su carrito ofreciendo desayuno para aquellos que temprano van a trabajar. A su vez, almacenes, confiterías, farmacias, locales de ropa, heladerías, se entremezclan con las residencias de los vecinos y conviven en la vía más céntrica del barrio, la cual forma parte del programa «Centros Comerciales a Cielo Abierto» de la ciudad.

Tranquilidad no quiere decir aburrimiento

En las inmediaciones de su intersección con la Avenida Mosconi, otra arteria de importancia, se realiza febrero a febrero el carnaval más grande del oeste de la ciudad. El “corso”, como se lo conoce popularmente, convoca a vecinos de barrios linderos como Villa Devoto o Agronomía.

Si bien no es un barrio que se destaque por su vida nocturna, cuando de fiesta se trata, no podemos dejar de mencionar uno de los locales bailables más conocidos de Buenos Aires: City Hall. Este ícono de la noche porteña, que data de la década del ’80, se encuentra en el cruce de Nazca y Mosconi. Es curioso, porque si bien no hay ni una sola señalización o cartel que indique que allí hay un boliche, la cantidad de jóvenes haciendo fila para divertirse los viernes y sábados, da vuelta a la esquina.

Los espacios verdes son utilizados diariamente por los vecinos para hacer ejercicio, tomar mate o pasear a los perros. Estamos hablando de las plazas Alem y Martín Rodriguez, esta última con canil para perros y cancha de básquet para los mas deportistas. En Villa Pueyrredón nadie queda afuera.

Mención aparte merecen los espacios de los alrededores de la estación de tren, en donde los lunes tiene lugar la Feria Itinerante de Abastecimiento Barrial y ahí sí, el aroma a pueblo le gana a la ciudad por goleada.

FICHA DE IDENTIDAD

  • El barrio en tres palabras: atemporal, seguro, verde
  • Lo destacado: Los plátanos que decoran las calles del barrio y los espacios verdes alrededor de la estación.
  • Nuestros restaurantes favoritos: El Gallito de Pueyrredón, una parrilla de barrio en la esquina de Nazca y Mosconi
  • Nuestros bares/cafés preferidos: Bien de bien, sobre la avenida Salvador María del Carril. Desayunar a media mañana en las mesitas de afuera es un must. Probar el roll de canela.
  • Nuestros flechazos: la paz de una caminata bordeando la vía del tren, por las calles Franco y Obispo San Alberto.
Porteña y guía de turismo. Travel Blogger . Ciudadana del mundo en proceso. Apasionada de la escritura y de comprar pasajes baratos. Situación actual: cuerpo en Buenos Aires, corazón en Francia.