¿Dónde practicar Yoga en Buenos Aires?

El yoga es una práctica originaria de India que se desarrolló en Occidente desde la segunda mitad del siglo XX. No es un deporte, sino una práctica, ya que se realizan ejercicios corporales y también de respiración y meditación. Estas características tienen un efecto positivo a nivel mental, y favorecen la disminución del estrés.

Una sesión clásica incluirá siempre una serie de posturas (llamadas asanas), al mismo tiempo que se tomará consciencia del cuerpo y concluirá con un momento dedicado a la relajación. La rapidez en la sucesión de las posturas, y el trabajo de la respiración y/o meditación profundizadas variarán según el tipo de yoga que practiquen.

- Anuncio -

Es imposible nombrar todos los lugares donde pueden practicar yoga en Buenos Aires, así que decidimos ofrecerles un panorama general con algunos ejemplos a modo informativo, como para que empiecen con ganas y quieran continuar.

Las fundaciones de Hatha Yoga tradicional

El Hatha Yoga es la versión más común, enfocada más en la actividad física de la práctica. Una opción posible en este caso es acercarse y anotarse en alguna de las fundaciones donde se enseña Hatha Yoga más tradicional de India. Estos institutos cuentan con la ventaja de la variedad de sucursales en toda la capital y hasta forman parte de redes internacionales. Aquí les enumeramos algunas Fundaciones:

Fundación Hastinapura

Es una fundación internacional y una editorial que también organiza otras actividades con un abordaje orientado al conocimiento y la devoción (cursos de filosofía, meditación, etc.)

 Fundación Indra Devi

Además de yoga, también se pueden realizar actividades relacionadas con la Medicina tradicional de India llamada Ayurveda.

Fundación Sivananda

En capital sólo encontramos una sucursal, sin embargo forma parte de una red internacional.

Otros tipos de Yoga

Existen varios tipos de yoga, algunos más tradicionales, otros con métodos más modernos. El Yoga Iyengar, por ejemplo, lleva el nombre del profesor indio que lo creó en el siglo XX. El Kundalini Yoga, trabaja en el plano energético, insistiendo en la meditación; en cuanto al Ashtanga Yoga, éste implica un trabajo físico más intenso que el Hatha Yoga tradicional. Algunas ramas más recientes, en Occidente, combinan frecuentemente algunas  técnicas de los diferentes tipos de yoga. A veces son cuestionadas, el mundo del yoga tradicional reprocha justamente el hecho de querer seguir las tendencias del momento dejando de lado el espíritu del yoga. Nuestra recomendación es que recauden la mayor información antes de anotarse, y tener en cuenta que siempre será mejor elegir una práctica simple para comenzar.

Centro Valletierra

Este centro propone varios tipos de yoga, por ejemplo cursos de Kundalini.

Asthanga Buenos Aires

Este es un ejemplo de centro donde se puede practicar exclusivamente Asthanga Yoga.

Centro Ananda

Incluye práctica con elementos más acrobáticos.

En los parques: cursos gratuitos en Buenos Aires

Los sábados, domingos y feriados, pueden tomar cursos gratuitos en los parques y espacios verdes de la ciudad. No es necesario anotarse previamente ni llevar material. En el lugar se les entregarán colchonetas para realizar la actividad.

En los barrios: institutos y profesores particulares

La oferta es inmensa en la capital argentina. Algunos profesores particulares también dan clases en sus propios institutos y otros ofrecen clases a domicilio. Será cuestión de informarse y elegir la mejor opción de acuerdo a lo que estén buscando, pero sepan que el efecto de una sesión de yoga no sólo se evalúa a nivel físico sino también a nivel mental. La esencia del yoga no es como la de la gimnasia. El cuerpo no debe sufrir, y si al salir se sienten más relajados, entonces es una buena señal para tomar en cuenta.

¿Dónde se puede estudiar yoga?

La mayoría de los lugares mencionados anteriormente ofrecen la posibilidad de formarse como instructores, en distintas modalidades, más o menos intensas. La única formación universitaria de Yoga en Argentina es la que propone la Universidad del Salvador (USAL).

Foto: @monettemoio

Traductora pública de francés, apasionada por el idioma y la comida de todo el mundo. En parte bretona y porteña a la hora de salir elijo descubrir los lugares con ese "no sé qué" indescriptible.