Los Mejores Planes de la Capital Argentina

Villa Devoto, serena vida de pueblo al oeste de la capital

Article
Line Spacing+- AFont Size+- Print This Article
Villa Devoto, serena vida de pueblo al oeste de la capital

Los incondicionales de los apacibles barrios del norte de la capital como Núñez, por ejemplo, seguramente van a adorar Villa Devoto. Se lo puede apreciar por sus atractivas casas bajas (sí, leyeron bien, los edificios no tapan el cielo en esta parte del mapa citadino), algunas curiosidades del lugar, los vecinos que se conocen y se saludan sin excepción y una oferta gastronómica variada y original… ¡Bienvenidos al maravilloso Villa Devoto! Muchas de sus calles son arboladas y esto permite que la sombra de los árboles proteja del sol las tranquilas veredas del barrio y a su vez las cubran de magníficos túneles verdes naturales, y como el tráfico de automóviles no es abrumador por allí, bien se ha ganado el apodo de “Jardín de Buenos Aires”. Nada más y nada menos. Pegado a la General Paz, Villa Devoto linda al norte con Villa Pueyrredón, al este con Agronomía y Villa del Parque, y al sur con Monte Castro y Villa Real.

Fundado en 1887 cuando el General San Martín fue obligado a ceder las tierras que poseía al norte de la Capital Federal (Ley nacional 2089), el nombre del barrio rinde homenaje y lleva el nombre del italiano Don Antonio Devoto, dueño de una de las más acaudaladas fortunas del país e incluso del continente en aquella época, también propietario del banco inmobiliario que compró las tierras que componen Villa Devoto el 13 de abril de 1889 luego de la aprobación del proyecto por el poder legislativo de Buenos Aires.

La Plaza Arenales, corazón de Villa Devoto

La Plaza Arenales es sin lugar a dudas donde late el pulso del barrio. El único lugar que no descansa, donde los chicos juegan al fútbol entre dos torres y donde funciona la famosa calesita de Tito. La misma plaza donde coinciden artistas y habitantes del barrio que se acercan con sus termos a tomar mate en un ambiente idílico. Para llegar a la plaza sólo deben seguir las diagonales Lincoln y Fernández de Enciso o las Avenidas Chivilcoy y Salvador María del Carril. Es la zona más antigua de Villa Devoto, inaugurada en 1938.

En los alrededores de esta plaza donde se encuentra la estatua de Don Antonio Devoto, la oferta gastronómica es variada. El Café de la Plaza es conocido por sus suculentos macarons (prueben el de maracuyá, ¡una locura!) y para almorzar, déjense llevar por las recomendaciones de los vecinos más entendidos y vayan a Pablo’s. Y si quieren picar algo sobre la marcha, sólo busquen la gente joven en la vereda y ubíquense en la fila para pedir un superpancho en Peter’s. ¡Toda una institución en Devoto!

A modo de paseo digestivo les proponemos los alrededores de la Plaza Arenales. En la recorrida podrán divisar la biblioteca del barrio, que no podía llamarse de otro modo: Biblioteca Antonio Devoto o la curiosa casa de estilo colonial abandonada en la esquina de la avenida Salvador María del Carril y Bahía Blanca.

Barrio con reminiscencia de pueblo

Ojo que Villa Devoto no solo vive alrededor de la Plaza Arenales. El moderno hospital Zubizarreta es un poco el orgullo de sus habitantes así como también el Palacio de Aguas Argentinas en la esquina de Beiró y Mercedes, más imponente aún que el espectacular mellizo que está sobre la calle Córdoba, con 38 metros de altura, es uno de los puntos más altos de la Capital Federal. Otra característica del  barrio es la cárcel, actualmente el único establecimiento penitenciario de la ciudad, que fue inaugurada en 1927.

Luego de recorrer este pintoresco barrio, se merecen un delicioso helado artesanal en Monte Olivia. Uno de los mejores maestros heladeros de la ciudad según sus fieles vecinos. Y si les queda algo de energía, la avenida Fernández de Enciso los guiará de regreso hasta la estación de tren de Devoto donde conviven numerosos bares y el shopping Gran Galería Devoto. Para los que decidieron quedarse hasta más tarde, mientras esperan el último tren en dirección a Retiro, tomen asiento a bordo del restaurante Vagón Devoto cuya propuesta original recrea el interior de un vagón de tren con asientos y mesas auténticas. Una linda experiencia, lejos, bastante lejos de la locura del centro de Buenos Aires.

FICHA DE IDENTIDAD:
El barrio en tres palabras: tranquilo, verde, original
Lo destacado: la Plaza Arenales y sus alrededores
Nuestros tres restaurantes favoritos: el Vagon Devoto por su originalidad, Peter’s por sus superpanchos, y Danton, un restaurante a puertas cerradas que sigue siendo secreto para los habitantes del barrio

Nuestros tres bares/cafés preferidos: el Café de la Plaza por sus macarons y Monte Olivia por sus helados artesanales
Nuestros flechazos: la tranquilidad que reina en todo el barrio

Foto: Bastien Poupat

Article

Sin categorizar

W Bar, cervezas, hamburguesas y grafitis

W Bar, cervezas, hamburguesas y grafitis   0

Palermo viejo es un barrio que parece estar predestinado a inaugurar bares de cerveza artesanal tan cool y como europeos, todos ellos. Súper de moda en este momento, aunque también [...]

- Debug: cached@1493071247 -->