Niño Gordo, parrilla asiática con estética alucinante

Foto: Instagram de Niño Gordo
Foto: Instagram de Niño Gordo

En la misma calle y de los mismos dueños de los populares Chori y La Carnicería, como completando una trilogía, se instala Niño Gordo, cocina asiática basada en carnes asadas. Sin embargo, a diferencia de sus hermanos, este nuevo local tiene una entrada más discreta; no más que una puerta roja y una pared blanca iluminada por luces de neón. Pero al pasar esa barrera, viene un salón iluminado por 150 lámparas rojas, paredes empapeladas con motivos asiáticos, peceras con medusas, osos panda y cientos de detalles más. Un tributo kitsch con acento asiático.

Dos salones y una interesante barra para comer junto a la cocina misma: así se puede casi participar en el proceso de cerca. Se puede percibir todo lo que se hornea, hierve, fríe, pasa por la plancha; además de verificar la calidad de los ingredientes y el cuidado con que se les maneja.

Los platos, siguiendo el estilo de los dueños, hace énfasis en la carne; pero en este caso con influencia asiática. Se pueden pedir raciones o platos para compartir. Recomendamos los dumplings negros rellenos de pato estilo Pekín y el  Okonomiyaki: tortilla japonesa que se cocina sobre una plancha con varios ingredientes. Otro imperdible es el bife de chorizo argentino en versión tataki, acompañado con arroz, wakame, lechuga y shiso. También hay pesca del día a las brasas y opciones vegetarianas.

DATO CRUCIAL: recomendamos ir con reserva; se llena mucho y pueden llegar a esperar hasta hora y media. Para amenizar la espera, se ofrecen varios tragos con una presentación creativa y una de las las mejores barras de whisky japonés de la ciudad.

Si al terminar de cenar quieren ir a tomar algo, muy cerca estan Victoria Brown, con su encanto de bar oculto o La Calle Bar con su estética urbana.

Niño Gordo
Thames 1810 – Palermo
Tel: 2129-5028
Martes a Domingo de 20h a 0h
Precios: $ $

Leer, tomar, comer, reír, bailar, compartir... Me encanta conocer lugares nuevos, redescubrir los viejos y siempre sorprenderme con algo... "Journey before destination. "