Victoria Brown, tragos de hielo y fuego

Con una estética chic y a la vez industrial, abrió sus puertas Victoria Brown Bar, un bar escondido en Palermo, único en su ambientación y con una carta de tragos excepcional.

Desde afuera y de noche, cuesta imaginarse qué hay detrás del mural casi impenetrable de Martín Ron plasmado en la fachada, en el cual se ve a la reina Victoria de Reino Unido sentada en su carruaje, llevando un corazón-gaita. Más aún cuesta imaginarse si visitamos el Victoria Brown Café de día, un lugar que bien podría ser un café palermitano más y que debemos atravesar para acceder al bar. Con paredes recubiertas por afiches retro y el menú escrito en las pizarras, el café se destaca por tres opciones tentadoras de brunch y otras tantas de teanners, la Spicy French toast y el Key lime pie, entre otras delicias de la pastelería.

La inmensa pared de ladrillos vistos del café nos abre paso para meternos de lleno a lo que se ha convertido en EL bar oculto del que todos hablan. Luz tenue, colores cobrizos, muebles antiguos y la voz de Nina Simone de fondo se complementan con el toque steampunk del vestuario de las camareras con camisas escocesas, quizás en honor John Brown, empleado escocés de la reina Victoria, con el cual se habría casado en secreto a fines del siglo XIX. Sin dudas, las dos estrellas del salón son el gran reloj con mecanismo de tuercas visible detrás de la barra y un generador eléctrico de fines de 1880 que aportan al aire de depósito de la Revolución Industrial de los años victorianos.

La carta de tragos que propone Ezequiel Rodríguez, el Beverage Director, es tan amplia y atractiva que desborda hasta a un buen conocedor. Para eso, en ella encontrarán la flavour compass (brújula de sabores) que los guiará en las opciones que van desde los delicados, afrutados y refrescantes; los fuertes y seductores; los herbáceos, secos y aperitivos; hasta los suaves, sensuales y aromáticos. Entre los imperdibles de la casa están “Desde Cuba con amor” (ron añejo, cítrico, almíbar, bitter, humo), “El cobre” (Bacardi 8, Jerez, agua ardiente de peras), “U got me baby” (vodka macerado con marshmallows, jugo de frutas y falernum) y “La Provence”, que entre otras cosas lleva Bombay Sapphire y flores de lavanda.

Pero el bar no solo ofrece buenos cocktails, sino que también cuenta con un menú variado, inspirado en los cinco continentes y que incluye ceviche, varias opciones con mariscos, entre las que se destacan las empanaditas de camarones, quesadillas de pollo y curry con guacamole, queso brie envuelto en hojaldre con chutney de remolacha, además de la clásica ensalada César, carnes, pastas y una fabulosa hamburguesa.

Si prefieren cenar por la misma zona y luego acercarse a la barra de Victoria Brown, Manuela Malasaña y Caracas Bar cuentan con buenas propuestas de cocina española y venezolana, respectivamente.

Victoria Brown Bar 

Costa Rica 4827 – Palermo

Tel : 4831-0831

Miércoles a sábados de 21 a 4hs.

Precios : $ $ $

 

Foto: Facebook de Victoria Brown