CIRCUITO: Tras la pista de las antiguas fábricas de Barracas

fábricas barracas

A fines del siglo XIX, las familias aristocráticas instaladas en Barracas migran al norte de Buenos Aires, huyendo de la fiebre amarilla. Desde ese entonces, Barracas se convierte en un barrio obrero y abundan las fábricas textiles, de alpargatas, galletitas y chocolates. Durante un siglo, las fábricas o talleres se convierten en la actividad principal de Barracas.

En la década del ‘80, las autopistas y las privatizaciones acaban con las fábricas. Van desapareciendo una tras otra, dejando edificios históricos completamente abandonados. Desde hace 15 años, la ciudad de Buenos Aires intenta restaurar este “patrimonio industrial”. De la restauración a la transformación, los edificios vuelven a cobrar vida entre proyectos culturales e inversiones privadas, con la promesa de devolverle al barrio de Barracas su perfume a galletitas…

- Anuncio -

Rastros del pasado en las fábricas transformadas

En ciertas renovaciones, las fachadas interiores permiten identificar los rastros de las antiguas fábricas de Barracas.

Galletitas Canale en el Palacio Lezama (Martín García 344)

En frente al parque Lezama, un enorme edificio capta la atención de los transeúntes. Se trata de la ex-sede de las galletitas Canale. Creado por el genovés José Canale en 1915, aquí fue donde se fabricaron las sabrosas galletitas que fueron exportadas hasta Francia. En 1985, un incendio consumió buena parte de la fábrica, que quedó abandonada hasta el 2004. Hoy en día, el edificio Palacio Lezama es sede de las oficinas del Ministerio de Desarrollo urbano y de Transporte. Todavía se puede leer en la fachada el nombre de la antigua fábrica de galletitas: Talleres Canale.

De la yerba mate a un banco (Martín García 474)

En esta edificación de la calle Martín García, las hojas verdes no siempre fueron billetes. En 1940, Cruz de Malta construyó el edificio para transformar la yerba mate proveniente de Mato Grosso. En 2008, dos estudios de arquitectura vuelven a poner al edificio en funcionamiento, desde hace un tiempo sede de HSBC. El nombre de su primer dueño, Matte Larangeira, todavía figura en la entrada del edificio.

Alpargatas en el edificio Molina (Patricios 1142)

Los fans de las alpargatas de tela y suela de goma sin dudas conocen la fábrica Alpargatas. Inaugurada en 1883 por el vasco Juan Echegaray y el escocés Robert Fraser, aquí se fabricaban estas famosas alpargatas hasta los años ’50. El enorme edificio fue transformado en un complejo de oficinas y lofts de lujo en 2016. La arquitectura de la edificación y algunos detalles de la época fueron conservados, como el patio cubierto, el cual permanece abierto a las visitas. Este lugar forma parte del circuito Distrito del Diseño.

De fábrica textil a complejo residencial (Lanín 200)

La fábrica textil Piccaluga fue construida en 1920 por los arquitectos Donatti y Colomba. El edificio tuvo varias vidas, fue una fábrica de zapatos y un banco, antes de convertirse en el complejo residencial de lujo que es hoy. Detrás de la fachada de época y la cúpula conservada, se esconden lofts y locales completamente modernos.

Un pasado inesperado, entre transformación y abandono

Hay otras fábricas y talleres que fueron transformados de manera más profunda, a tal punto que no podríamos imaginar que detrás de su fachada moderna, se esconde una estructura de una antigua fábrica. Y así y todo…

Los talleres Fabril Financiera en Central Park (California 2000)

Conocida como la sede de la Compañía general de fósforos (1889), el edificio de la calle California también fue sede de los talleres gráficos de la Fabril Financiera entre 1928 y 1993. Acá fue donde se realizó un paro de 93 días en 1969. El edificio fue reformado en 1996 por Emilce Aguello (el mismo arquitecto del Palacio Lezama) para convertirse en el Central Park. Este lugar de oficinas, co-working y talleres de artistas exhibe una fachada colorida que camufla el edificio histórico. Este lugar forma parte del circuito Distrito del Diseño.

Los chocolates Bagley convertidos en sede de Moca (Montes de Oca, 100)

La moda de la transformación de edificios industriales en lofts de lujo no perdonó a las antiguas fábricas de Barracas. En 1982, los fabricantes de chocolates y galletitas Bagley instalaron en la calle Montes de Oca su fábrica de hesperidina, una bebida a base de naranjas amargas y frutos verdes, inventada por Melville Bagley en 1864.  Después del traspaso a Danone y Copelle, y sus múltiples transformaciones, resulta difícil volver a ver al magnífico edificio de la época y sus jardines, en el moderno edificio Moca.

Del chocolate Águila al hipermercado Easy (Herrera 855)

La época donde el chocolate Águila inundaba las calles de Barracas pondría melancólico a más de uno. Creada en 1880 por Abel Saint, esta fábrica ha visto pasar una gran cantidad de medallones de menta y chocolates en barra. En 1933, el grupo Arcor compró y volvió a vender el edificio, que hoy en día forma parte de la empresa especializada en construcción  Easy.

De chocolates Noel a estacionamiento de colectivos (Patricios 1570)

La fábrica de chocolates Noel fue la primera planta de producción de chocolates de Argentina. En 1926, el edificio es diseñado por Martín Noel, un arquitecto que mezcla el Art Déco y el estilo neocolonial. Fue el mismo que diseñó las paredes del Museo de arte hispánico Fernández Blanco. El grupo Arcor (que también compró Bagley y Águila) compra la empresa Noel en 1994 luego de una ola de privatizaciones. Actualmente, este lugar se encuentra abandonado, y en parte se utiliza como playa de estacionamiento para los colectivos.

También existen otros talleres y fábricas en Barracas: ¡vayan a descubrirlas! En Quinquela Martín 1366 hay un edificio diseñado por el mismo arquitecto de la Usina del  Arte, Juan Chiogna.

👉 Más información acerca de las ex fábricas de Barracas

*Traducción: Daniela Gambarotto

Rédactrice et passionnée par l’Argentine. Redactora y enamorada de Argentina.