Barrio inglés de Caballito, un paseo con acento británico

La ciudad presenta lugares con impronta parisina, otros que nos recuerdan a ciudades como Madrid o Barcelona y aquí nos encontramos con un barrio con legado británico. Alejado del bullicio característico de la zona comercial de Caballito y oculto entre grandes edificios, ubicados a su alrededor, se levanta este peculiar lugar que merece la pena visitarlo con cámara en mano y dejándose llevar por su entorno único.

Solo comprende seis manzanas ubicadas entre Pedro Goyena, Valle, Emilio Mitre y Del Barco Centenera. En su interior, al caminar por las calles empedradas del lugar, podemos presenciar el estilo anglosajón, Tudor y ecléctico en sus casas, las cuales datan de principios de siglo XX, que a simple vista lo distinguen de los típicos complejos habitacionales linderos. Parece increíble, que estando ubicado solo a unas cuadras del centro comercial de Caballito, se pueda notar una gran tranquilidad en sus calles con poco tráfico y escasos ruidos típicos de la urbe.

Por la calle Emilio Mitre pasan las vías del tranvía, el último que circula por la ciudad, el cual nos permite realizar un corto recorrido gratuito por el barrio y poder experimentar lo que fue, en un pasado algo lejano, moverse por este tradicional medio de transporte. En Pedro Goyena, a la sombra de una gran arboleda, podemos encontrar algunos bares para sentarnos y estirar los pies.

Este sector cuenta con la particularidad de estar protegido por el Gobierno de la ciudad, con el objetivo de conservar el patrimonio histórico y evitar el gran avance del inmobiliario urbano moderno. A diferencia de otros barrios ingleses de Buenos Aires, destinados a trabajadores británicos del ferrocarril, como el de Belgrano R que es muy similar, este emprendimiento fue realizado por el Banco El Hogar Argentino en 1923 y los créditos fueron entregados a sectores de la clase media argentina.

Aprovechando la cercanía del centro comercial, luego de este paseo, recomendamos ir a conocer el Mercado del Progreso en Primera Junta, tomar algo al pub The Oldest o a La Época.