La Posada de Belgrano, sabores ahumados y mucho más

En el cruce de Cuba y Blanco Encalada con fachada colorida, altos ventanales y una puerta de doble altura descubrimos La Posada de Belgrano, en pleno barrio homónimo y a pocas cuadras de la estación Juramento de la línea D.

Apenas entramos nos reciben con una sonrisa como a todos los que van llegando. Aunque nos indicaron que había espera, decidimos aguardar. Mientras tanto aprovechamos para hacer un primer reconocimiento del salón. En pleno hall de entrada y al otro lado del mostrador, la gran parrilla es protagonista con sus aromas ahumados de chorizos, carnes asándose o porciones de salmón dorándose al unísono. Las pizarras muestran los platos del día y sugerencias de la casa. Se observan anuncios publicitarios de tipo vintage con chicas pin-up y demás marcas conocidas de vinos  y gaseosas. Altos estantes sostienen bidones enormes de vidrio donde se almacenan cientos de corchos al lado de cuadros con dibujos de los distintos cortes de carne en Argentina.

Lo más tentador es la gran variedad de platos, ideal para satisfacer los gustos de todos los comensales: platos elaborados como lomo a la mostaza, pechuguitas de pollo al verdeo con papas noisette, o cortes de muy buena carne con todo tipo de guarniciones desde papas fritas hasta puré, brochettes, pamplonas, guiso de lentejas, cazuelas de carne, pescados como salmón con papas al roquefort, abundantes pastas rellenas con la salsa que gusten, omelettes, tortillas españolas y demás platos, todos para compartir. Mientras esperamos la comida, engañamos al estómago con distintas cazuelitas servidas junto con el pan: salsa criolla, berenjenas al escabeche, repollo colorado en mayonesa, pickles, ensalada rusa, pastas a base de porotos y demás aperitivos apaciguadores. Hasta empanaditas recién salidas de la cocina como atención de la casa. La carta de vinos es amplia como así también la de comida.

De postre pedimos flan casero con dulce de leche y panqueque con el mismo relleno, excelentes. El ambiente es familiar y la atención es buena. Al solicitar la cuenta recuerden que el local trabaja con tarjetas de descuento. El salón es grande y a nuestro parecer las mesas están demasiado juntas. Los fines de semana se llena y la espera puede ser bastante larga. La vereda es una buena opción para comer tranquilos en verano o en invierno con calefacción.

Al terminar, aprovechen para pasear por el Barrio chino a pocas cuadras de allí o bien saquen entradas para ver una buena película en el complejo de cines Multiplex Belgrano. Y para coronar la tarde merienden en Marguerite con todo tipo de delicias y todo sin salir de Belgrano.

La Posada de Belgrano
Cuba 2401 – Belgrano
Tel: 4896-2414
De martes a domingo, de 10h a 17h y de 20h30 a medianoche
Precios: $ $ $

Agustina Pasqualini
Traductora pública de francés, apasionada por el idioma y la comida de todo el mundo. En parte bretona y porteña a la hora de salir elijo descubrir los lugares con ese "no sé qué" indescriptible.

Artícula relacionados

12,720FansMe gusta
10,763SeguidoresSeguir
1,485SeguidoresSeguir

QUÉ HACEMOS ESTE FINDE?

Recibí los mejores planes para el finde directo en tu mail!