Omakase, sigan las pistas hasta el paraíso del sushi

Sin duda alguna es uno de los secretos mejor guardados de la ciudad, digno sólo de aquellos pocos que logran llegar, y cuya reputación es casi una leyenda urbana. La experiencia arranca en el Bar du Marché, un pequeño restaurante francés en Palermo Hollywood que supimos recomendarles en algún momento. Escondido en el subsuelo está el paraíso del sushi.

Detrás de una increíble estantería de pescados y frutos de mar, Fabián Masuda, el experto en la materia, es el encargado de preparar finas piezas de sashimis, rolls y niguiris. La influencia peruana lo requiere, y los tiraditos (finas fetas de pescado o frutos de mar marinados) y ceviches (pedacitos de pescado marinados en limón) también forman parte del menú.

La degustación Omakase, por cierto costosa, permite la posibilidad de probar una buena cantidad de diferentes especialidades de la casa. El menú del mediodía es una buena alternativa (el precio se reduce a la mitad) y combina sashimi, tiradito, roll con una sopa, arroz blanco o ensalada verde, y una bebida sin alcohol. Nuestros flechazos fueron: el Spicy Salmon, el M Roll (a base de cangrejo), el Cripy Salmon (con mango, langostino y salsa de fruto de la pasión), los sashimis de pulpo y vieiras y ¡todos los tiraditos!

De más está recomendarles que reserven antes de ir, el lugar solo tiene… una gran mesa a la que se pueden sentar unos doce comensales como mucho. Si a pesar de nuestra recomendación, se tiraron el lance y se dieron contra la pared, enfilen con la frente en alto a Siamo nel Forno, o a Tegui o tal vez a Green Bamboo, donde los recibirán con los brazos abiertos. Para cerrar la noche, déjense tentar por Dionisio y sus vinos en Ser y Tiempo.

Club M Omakase
Nicaragua 6002 – Palermo Hollywood
Tel: 4778-1050
Lunes, de 11h a 17h30
De martes a sábado, de 12h30 a medianoche
Precios : $ $ $

Photo : Club M Omakase

Après un fabuleux septennat comme correspondant de L'Equipe et France Football, lors duquel j'ai écumé les meilleurs spots de la "Ciudad de la furia" chère à Soda Stereo, je vis désormais Barcelone. Où évolue un petit gars en short qui n'a pas volé son titre de meilleur ambassadeur de l'Argentine.