Home DÍA A DÍA Guía práctica

Monedas, un problema con poco cambio

En Buenos Aires, las monedas ocupan un lugar central en la vida cotidiana de los porteños: a la hora de tomar un colectivo, colaborar con el cambio en el supermercado o el kiosko, propinas,… Lamentablemente no siempre es fácil conseguirlas, aunque la implementación del sistema SUBE para el colectivo, contribuyó enormemente en mejorar una situación, hasta hace unos años, insostenible.

Por si acaban de llegar al país, les recordamos que el peso argentino circula en billetes de 2, 5, 10, 20, 50 y 100 y que hay monedas de 1 y 2 pesos y centavos de 50, 25, 10 y 5.

En las siguientes situaciones les conviene tener unas monedas a mano:

En los cafés: como se acostumbra dejar propina, unas monedas permiten dejar una pequeña suma en el caso de que hayan pedido sólo un café.

En el colectivo: imposible pagar el boleto con billetes. O sacan monedas o tratan de conseguir la tarjeta SUBE (con la cual además van a pagar casi la mitad del valor del boleto sacado con monedas). Si llegan a subir al colectivo sin monedas, pueden tratar de ganarse la simpatía del chofer, por ahí les deja viajar gratis (bastante improbable pero no imposible) o le piden a los amables pasajeros cambio de billetes de 2 o 5 pesos (¡a veces son tan amables que les pueden inclusive regalar monedas!). Pero reiteramos, si piensan quedarse en Buenos Aires por un tiempo relativamente prolongado, traten de conseguirse una tarjeta SUBE que les va a facilitar enormemente su estadía.

En los kioscos: existe la posibilidad que el kiosquero se rehúse a venderles un paquete de chicles o de cigarrillos por no tener cambio. Hasta puede llegar a proponerles de devolverles el cambio con caramelos…

En los pequeños comercios: más allá de las monedas, a veces son los billetes los que causan problemas. Puede suceder que el vendedor no acepte un billete de 100 pesos para una compra de 10 pesos. A veces los billetes de 20 y de 50 son difíciles de conseguir.

Astucias para conseguir monedas:

-En los supermercados chinos, pueden pagar con cualquier billete, generalmente siempre tienen cambio.

-En el banco. Los bancos están obligados a cambiarles monedas, aunque en general cambien 15-20 pesos como mucho… Si tienen tiempo (y están motivados) pueden recorrer varios bancos para conseguir un buen botín. Les recordamos que los bancos cierran a las 15h.

– No duden en decir que no tienen cambio cuando se lo pidan en un negocio (hasta pueden hurgar sus bolsillos con cara de consternación). O el comerciante finalmente accede a devolverles el cambio que tenía guardado o se rehúsa a venderles, en ese caso intenten nuevamente en otro kiosco.

-Saquen cuentas: si pagan una compra de 6.5 pesos con un billete de 10, les van a devolver al menos 1.5 pesos en monedas. Esa gimnasia mental les ayudará a conseguir las preciosas moneditas y se acostumbrarán a pagar sus compras en función de su necesidad de cambio.

-Si acostumbran ir siempre al mismo kiosco, generen una relación de confianza, traten de colaborar con el cambio a cada vez que les sea posible. El día que no puedan, el kiosquero se mostrará más comprensivo.

– Inauguren una alcancía y acostúmbrense a vaciar sus bolsillos cuando lleguen a su casa. El día que necesitan propina para el delivery sólo tienen que sacar de ahí.

En los supermercados, la “ley de redondeo” exige que sobre diferencias de vuelto, el redondeo se haga siempre a favor del cliente. ¡Así que atentos!

Si la cuestión de la plata en Argentina les interesa, los invitamos a leer este artículo que explica un poco la situación.

Exit mobile version