El dinero en Argentina, guía rápida para recién llegados

Argentina es un país donde las finanzas merecen un capítulo aparte. Por la fuerte inflación, el país todavía vive situaciones muy particulares, muchas veces difíciles de comprender para los extranjeros que ponen por primera vez un pie en suelo argentino.

En este artículo, por temas de formato, utilizaremos la abreviación del peso argentino AR$ y la moneda de referencia será el Euro, pero se puede aplicar al cambio con el dólar. Tengan en cuenta: los precios en Argentina se mencionan muy a menudo con el signo simplificado “$” (no confundirse con el US$).

- Anuncio -

Durante el mandato Kirchner (2003-2015) se produjo un sistema de doble cambio y apareció un tipo de cambio paralelo llamado “dólar blue” que podía alcanzar más de 70% de diferencia con el tipo de cambio oficial. Desde el principio de su mandato en enero 2016, el presidente Mauricio Macri cambió las reglas de juego liberando los mercados de cambio.

El tipo de cambio del peso hoy en día es variable. Para consultar, se puede chequear diariamente en xe.com. Si bien el famoso “dólar blue” (mercado paralelo) era conveniente para los que tenían divisas internacionales frente a un tipo de cambio oficial fijo, este sistema ya es prácticamente obsoleto. Sin embargo, puede ser muy práctico traer con ustedes en el avión algo de efectivo – la suma máxima permitida legalmente es de 10.000 US$ (o su equivalente en otra moneda).

Conseguir pesos

Si llegaron a Argentina con las valijas llenas de euros o dólares, tengan en cuenta que no conviene cambiar todo su dinero de golpe. Sólo cambien lo necesario. Repasemos juntos las distintas maneras de obtener pesos:

  1. Cambiar sus euros

– Las casas de cambio: las oficiales son las únicas en poder cambiar dinero extranjero legalmente. No olviden su pasaporte, obligatorio cada vez que recurran allí a cambiar dinero. Sin embargo, las casas de cambio no oficiales de la calle Florida, en el Centro, también son accesibles aunque el tipo de cambio que aplican se ubica más cerca del tipo de cambio oficial.

– Los bancos oficiales: se puede hacer cambio en el Banco Nación – los otros bancos sólo dejan cambiar dinero a sus propios clientes.

– Aeropuerto: el Banco Nación que se encuentra dentro del Terminal ofrece un cambio normal y está abierto incluso fuera de los horarios hábiles bancarios, ¡Muy útil!

En el sentido inverso, el cambio de pesos argentinos a otra divisa extranjera no es muy común y además, muy poco conveniente.

  1. Retiro de dinero

Los cajeros automáticos: a menos que su banco en el exterior cuente con filiales argentinas, no les recomendamos sacar dinero por cajero, ya que todas las sucursales bancarias cobran una comisión fija (más o menos 10%), sólo se puede retirar una cierta cantidad de dinero en cada transacción (entre 3000 y 5000 AR$ como máximo) y también está limitado el número de extracciones (sólo 8000 AR$ por semana)… Conclusión: mejor guardar bien esa tarjeta en un cajón de la casa (así también la protegen un potencial “rufián porteño“).

  1. Agencias de envío de dinero

La teoría: se realiza una transferencia bancaria en euros (u otra moneda) a la plataforma de la agencia, y en pocos días se puede retirar la suma correspondiente en pesos en una de sus oficinas.

Azimo: la agencia más económica, cobran con una comisión fija de 3€ no importa cuál sea el monto de la transferencia. El retiro se realiza en puntos de cambio reconocidos y seguros.


En Buenos Aires Connect tenemos un acuerdo con AZIMO para que nuestros lectores no paguen comisiones en sus dos primeras transferencias. Para disfrutar este beneficio, hagan click en este link:affiliation AZIMO


 

– Western Union: la agencia más conocida de transferencia de dinero con una red de locales bastante amplia en toda la capital porteña. Pero ojo, los gastos son proporcionales a la suma retirada.

  1. Pequeños arreglos entre amigos:

Giro bancario: si tienen a un buen amigo que quiere deshacerse de sus pesos y que tiene cuenta bancaria en el exterior (por ejemplo: uno que recibe su salario en AR$ pero que prefiere ahorrar en euros), lo mejor es hacerle una transferencia a su cuenta exterior y que él luego les entregue el efectivo correspondiente en pesos. Este procedimiento permite que fijen el tipo de cambio de común acuerdo entre amigos. Consejo: fijarse antes en el tipo de cambio oficial como referencia (compra/venta).

Cómo pagar a diario

Todo este negocio tiene un objetivo: poder pagar en efectivo. Al pagar cash, pueden obtener algunos beneficios. Por ejemplo: en los negocios, excepto en las grandes tiendas de comercio, se suele hacer el 10% o 20% de descuento. Y no duden en preguntar si ya está hecho el descuento, en caso de no estar bien indicado.

Finalmente, siempre es útil tener cambio chico (billetes de 5 y 10 pesos) y algunas monedas. El cambio a veces es difícil de conseguir, los billetes muy grandes no siempre son bien aceptados para pagar montos pequeños. Y presten atención, porque a veces circulan billetes falsos de 500 y 1000 AR$.

La nueva era liberal es un poco más clemente con las tarjetas de crédito. Aunque todavía encontrarán precios con aumentos de 5% a 15%, algunos servicios hoteleros cuentan con un servicio de reintegro si se paga con una tarjeta del exterior. Los pagos con la tarjeta son bastante accesibles, aunque todavía es difícil pagar con ciertas tarjetas extranjeras de débito. Y si ya cuentan con una tarjeta SUBE, es posible que puedan pagar algunos servicios como algunos peajes.

¿Pagar el alquiler en euros o en pesos?

Si lo que prefieren es pagar el alquiler en moneda extranjera, seguramente el propietario estará más que contento y les abrirá las puertas de par en par de su nueva casa. Esto ayuda también a la negociación del precio (y será aún más valorado el hecho de que puedan pagar algunos meses de alquiler por adelantado).

Además, si pagan la garantía en euros, recuperarán la misma en euros al momento de volver –lo cual resulta más que práctico porque así tendrán asegurada una suma en euros, sin tener que preocuparse por cambiar los últimos pesos que además no valdrán lo mismo, dada la inflación creciente, sin contar lo difícil que será cambiar los pesos una vez en Europa.

Ya saben todo lo que necesitan saber para moverse con dinero local y cambiar las divisas extranjeras. ¡A gastar bien informados!