El dinero en Argentina, guía rápida para recién llegados

dinero billetes argentina

Argentina es un país donde las finanzas merecen un capítulo aparte. Fuerte inflación, tasa de cambio paralelo… el país todavía vive situaciones muy particulares, muchas veces difíciles de comprender para los extranjeros que ponen por primera vez un pie en suelo argentino.

En este artículo, por temas de legibilidad, utilizaremos la abreviación del peso argentino AR$ y la moneda de referencia será el euro, pero se puede aplicar de la misma manera con el dólar. Tengan en cuenta: los precios en Argentina se mencionan muy a menudo con el signo simplificado «$» (no confundirse con el US$).

Entender la tasa de cambio

En Argentina existen nada menos que siete tipos de cambio diferentes, pero para no confundirlos nos limitaremos a los dos más importantes: el oficial y el «blue».

La tasa blue nació a principios de la década de 2010, tras las restricciones al cambio de divisas (llamado «cepo cambiario»). Sin embargo, como los argentinos están muy apegados al dólar para ahorrar o viajar al extranjero, se desarrolló un mercado paralelo, el del cambio blue. A grandes rasgos, el dólar o el euro blue pueden alcanzar casi el doble de la tasa oficial.

La tasa de cambio del peso es variable. Pueden consultar el tipo de cambio oficial del día en la página web del Banco Nación y el tipo de cambio del euro o del dólar blue acá.

Es importante saber que lo más conveniente es traer en el avión la mayor cantidad posible de efectivo – la suma máxima permitida legalmente es de 10 000 US$ (o su equivalente en otra moneda).

Conseguir pesos

Si llegaron a Argentina con las valijas llenas de euros o dólares, tengan en cuenta que NO conviene cambiar todo su dinero de golpe. Sólo cambien lo necesario. Repasemos juntos las distintas maneras de obtener pesos:

  1. Cambiar sus euros

– Las casas de cambio: las oficiales son las únicas en poder cambiar dinero extranjero legalmente. Debido a las restricciones en el cambio de divisas, el importe de cualquier transacción es limitado y se les pedirá el pasaporte. Sin embargo, las oficinas de cambio no oficiales de la calle Florida (Centro), conocidas como «cuevas», ofrecen un tipo de cambio paralelo sin dichas restricciones. Con el auge del blue, se abrieron muchas cuevas por toda la ciudad. Estén atentos.

Aeropuerto: La mayoría de las paradas oficiales de taxis y remises le permiten cambiar su moneda a una tasa intermedia. No es lo más ventajoso, pero tiene el mérito de permitir pagar el transporte hasta la capital, o incluso tener el efectivo necesario para el primer día de su estadía!

– Los cambistas a domicilio: Y sí, si se busca bien, por ejemplo en el grupo de Facebook de los franceses en Buenos Aires o por el boca a boca, ni siquiera hace falta ir a ningún sitio para cambiar euros. Algunos cambistas no oficiales van a domicilio.

  1. Retiro de dinero

– Los cajeros automáticos: totalmente desaconsejable a no ser que estén desesperados! Entre las comisiones bancarias argentinas + las de su banco extranjero + el tope de retiro de fondos y la aplicación del cambio oficial… Realmente nadie sale ganando. Conclusión: vuelvan a guardar su tarjeta en su billetera (¡y eviten de paso que se la roben!).

  1. Agencias de envío de dinero

¿Cómo funciona? se realiza una transferencia bancaria en euros (u otra moneda) a la plataforma de la agencia, y en pocos días se puede retirar la suma correspondiente en pesos en una de sus oficinas.

Western Union: la clásica agencia de transferencia de dinero con una red bastante densa de sucursales en toda la ciudad porteña ofrece un buen tipo de cambio. Cuidado: con la demanda, en algunas agencias se agota el efectivo. Para transferencias mayores, diríjase a la Casa Central de Western Union en el Centro, en la intersección de Córdoba y Montevideo.

Azimo: la agencia más económica, cobran con una comisión fija de 3€ sea cual sea el monto de la transferencia. El retiro de efectivo se realiza en agencias de cambio reconocidas y seguras en varios puntos de la ciudad.


En Buenos Aires Connect tenemos un acuerdo con AZIMO para que nuestros lectores no paguen comisiones en sus dos primeras transferencias. Para disfrutar este beneficio, hagan click en este link:affiliation AZIMO


  1. Arreglos entre amigos

Si un amigo de confianza quiere deshacerse de sus pesos y tiene cuenta bancaria en el exterior (por ejemplo si recibe su salario en AR$ pero prefiere ahorrar en euros), lo mejor es hacerle una transferencia a su cuenta exterior y que él luego les entregue el efectivo correspondiente en pesos. Este procedimiento permite que fijen el tipo de cambio de común acuerdo entre amigos. Consejo: sacar un promedio entre las tasas de compra y venta al cambio blue.

Cómo pagar a diario

Todos estos trucos tienen un solo objetivo: poder pagar en efectivo. Al pagar en efectivo, se puede obtener bastantes beneficios. Por ejemplo: en algunos negocios y locales, se suele hacer el 10% o 20% de descuento. Y no duden en preguntar por un descuento, incluso en los casos en que ninguno este indicado.

Siempre es útil tener cambio chico. El cambio a veces es difícil de conseguir, los billetes muy grandes no siempre son bien aceptados para pagar montos pequeños. Y presten atención, porque a veces circulan billetes falsos de 500 y 1000 AR$.

Cada vez más popular y extendida es la app Mercado Pago, que permite pagar todo con el celular usando un código QR. Sólo es necesario descargar la aplicación (ojo, su teléfono debe estar configurado en Argentina) y cargar la cuenta con pesos en un Rapipago.

¿Pagar el alquiler en euros o en pesos?

Si prefieren pagar el alquiler de su depto en moneda extranjera, seguramente el propietario estará más que contento y les abrirá las puertas de par en par de su nueva casa. Esto ayudará también a la hora de negociar el precio (particularmente si pueden pagar algunos meses de alquiler por adelantado).

Además, si pagan la garantía en euros, recuperarán la misma en euros al momento de irse – lo cual resulta más que práctico porque tendrán así asegurada una suma en euros, sin tener que preocuparse por cambiar los últimos pesos que además habrán perdido valor, dada la inflación creciente, sin contar lo difícil que será cambiar los pesos una vez en Europa.

Teniendo en cuenta el tipo de cambio, es tentador pagar el alquiler en pesos, que al principio parecerá más barato. Sin embargo, uno se expone así a una importante inflación (30-50%) y a la renegociación periódica del importe del alquiler.

¡Ahora sí están preparados para enfrentarse sin miedo a las complicaciones monetarias de Argentina!

10 consejos útiles antes de viajar a Buenos Aires