Je Suis Raclette, una oda al queso fundido en San Telmo

raclette san telmo

“Todo se vuelve una moda” parece ser una queja común, ¿pero es esto realmente tan malo? Al menos si la moda en cuestión involucra queso, tendríamos que decir que lo bancamos, y es difícil no bancar el boom del queso Raclette que está inundando los perfiles de Instagram con videos del queso derritiéndose en los platos de algún restaurante canchero de Nueva York.

Para los que se inician en el tema, el queso raclette está hecho de leche cruda y se encuentra en forma de una voluptuosa bola amarilla que pesa unos 6 kilos. Este queso se corta y se acerca a una fuente de calor que hace que su lado expuesto comience a ablandarse y allí se “raspa” para que el queso derretido caiga gloriosamente sobre lo que casi siempre son papas. Genialidad.

Por suerte, ya no tenemos que luchar por una visa y un pasaje para ir hasta Nueva York o, en todo caso, hasta Suiza, donde esta preparación tuvo su origen hace 400 años. Basta con tomar un colectivo hasta el mercado de San Telmo. ¿El responsable? Un argentino que vivió lo suficiente en Suiza para darse cuenta de que ésto era algo digno de traer a Buenos Aires, ¿Su nombre? Alejandro Tomasi, y como él mismo nos dijo, “con ese nombre TENÍA que terminar en algo relacionado con gastronomía”.

Je suis Raclette ofrece varios platos, el clásico sería “El racletazo” con el queso fundido sobre papas rústicas, bacon, rúcula y cebollas; el “racle-chori” para una fusión local; y otros sándwiches de bondiola, vacío y una versión vegetariana… todos con ese magnífico toque de uno de los mejores quesos del mundo. Hay cerveza artesanal -por supuesto- y una oferta de pastelería nada despreciable, con brownies de chocolate belga y scons de queso raclette que son perfectos para un desayuno de sábado.

Más allá de eso, el local se beneficia del encanto ya bien conocido del Mercado de San Telmo, con su arquitectura legendaria, sus frutas y antigüedades y las personalidades del barrio. Un gran plus es la pequeña y exclusiva vinoteca justo en frente llamada “Tierra Mendocina”, cuyos vinos se pueden maridar sin problemas con la raclette (seguro les van a recomendar un torrontés).

Si son amantes nostálgicos del queso y el vino como nosotros, esta es una experiencia que no pueden perderse. Además, siempre estamos en búsqueda de nuevas excusas para escribir sobre San Telmo (y sobre queso también). Ideal durante nuestro recorrido propuesto por el barrio.

Je Suis Raclette
Bolívar 970 – Mercado de San Telmo
Tel: 11 2628 6219
Lunes a viernes de 10h a 20h30, sábado y domingo de 10h a 21h
Precios: $ $

Foto: Eva