Facturas argentinas, una pequeña y dulce guía

facturas argentinas
Foto: pasteleriaamerica2.com

Alfajores, empanadas, asado, fernet, locro, tamales… La gastronomía argentina supo constituirse un panteón de grandes clásicos que se suelen conseguir en cada esquina (o casi). Pero a la hora del desayuno y la merienda, las diosas indiscutidas son las “facturas”, que se encuentran en todas las panaderías del país, aunque sus nombres y recetas pueden variar. ¡Con mate, café con leche, té o un submarino, salen como piña!

Y, cuando se trata de facturas, los argentinos solemos tener preferencias muy marcadas (¡para variar!). Dentro de nuestra pastelería tenemos para todos los gustos: desde las facturas más empalagosas rellenas de dulce de leche, hasta las más ligeras que están cubiertas sólo con un poco de azúcar (claro que nuestros paladares casi siempre van a optar por la opción más generosa).

- Anuncio -

Medialunas

Las medialunas son un clásico en la mesa de los argentinos. Es muy usual que nos ofrezcan una promo de café con 2 o 3 medialunas (¿cómo negarse?). Las de grasa son medialunas saladas y más finitas ¡pero sumamente crocantes y adictivas! Además, las de grasa están hechas de grasa y margarina, mientras que las de manteca llevan un toque de esencia de vainilla y van cubiertas por una capa de almíbar, lo cual las hace más dulces. Como en todo en Argentina, también están las rellenas con dulce de leche.

Vigilantes 

De forma bien alargada, imitando un bastón, estas facturas pueden ir rellenas de membrillo, crema pastelera o simplemente espolvoreadas con un poquito de azúcar. Como muchas facturas argentinas, su nombre se originó a raíz de una huelga sindical de inmigrantes italianos, quienes habían decidido cambiar los nombres de los pasteles para llamar la atención con su causa anarquista. En este caso, los vigilantes son una clara referencia a los policías. 

Tortitas negras

Originarias de España, las tortitas negras son una opción ideal para la merienda. Conocidas por su masa dulce en forma redonda, estas facturas se caracterizan por llevar una buena capa de azúcar negra. ¡Apurate a llevarte las que quedan porque son las primeras en desaparecer!

Bolas de fraile

También conocidas bajo el nombre “suspiro de monja” o “berlinesa”, estas facturas se destacan por su masa esponjosa y frita, ¡que hace que se nos haga agua la boca! Bolas doradas espolvoreadas con azúcar, las podemos encontrar rellenas de dulce de leche, crema pastelera, o solas.  

Churros de dulce de leche

En Argentina, los churros forman parte de las típicas meriendas en la playa acompañadas con un buen mate amargo. Preparados con una base de harina cocinada en aceite, sin dudas se trata de la factura más frita y crujiente de todas. ¡No se pierdan las rellenas con dulce de leche del Manolo de Mar del Plata!

Cañoncitos

Irónico guiño militar mediante, estos bizcochos con masa de hojaldre rellena de dulce de leche, son mucho más simpáticos que lo que su nombre alude. Se trata de la opción más aconsejable cuando realmente tenemos hambre, y van cubiertos por una lluvia de azúcar impalpable que les da el toque final.  También los pueden encontrar bañados con almendras y nueces. 

***

A esta altura, lo único que realmente deben querer saber es dónde encontrar estas delicias culinarias. Les recomendamos dos confiterías para que sepan por dónde empezar: Las Violetas, café notable de la ciudad y  La Esmeralda un confitería clásica imperdible. 

También les puede interesar: