Biblos, la posta en el desierto del Bajo Belgrano

A veces alejarse de las calles más transitadas y turísticas nos sorprende y de manera agradable. A pocos metros del Liceo Francés Jean Mermoz, a metros de la Avenida Figueroa Alcorta y a pasos de los bosques de Palermo y el Golf municipal, nos topamos con Biblos, una joyita en una esquina para reponer energías en cualquier momento del día.

Biblos es un restaurante, pizzería y café, donde anteriormente funcionaba una conocida parrilla de barrio. Hoy renovada completamente, de afuera se aprecian los grandes ventanales y sus marcos en hierro negro, con su nombre en grande y bien iluminado, mesas en la vereda con canteros llenos de flores y toldos para disfrutar en verano. El interior del salón es bien iluminado y equipado con mesas y sillas cómodas y largos sillones de cuero en las mesas del fondo. Las altas estanterías de la pared simulan los viejos almacenes con botellas y decoración vintage. Nuestro rincón preferido: la terraza interna, ni vereda ni salón, un espacio amplio y tranquilo con pantalla de tele, ideal para instalarse a leer, trabajar o charlar con amigos. Generalmente la gente joven que concurre durante la semana viene de las oficinas cercanas, aunque es muy común ver gente trabajando o reunidos en familia los fines de semana.

La carta es variada y tentadora. Abierto desde muy temprano, se puede elegir entre distintos desayunos, aunque nuestro preferido es el espectacular revuelto de huevos con panceta servido con pan tostado y café o té y jugo de naranja. Claro que para los que prefieren algo más liviano siempre pueden pedir un desayuno con cereales, frutas y yogurt. Para el almuerzo encontrarán sugerencias que componen el menú ejecutivo (incluye bebida y café) o bien la extensa carta… y prepárense, porque no sabrán qué elegir: desde pizzas a la piedra, estilo gourmet (como la Especial Biblos: con muzzarella, rúcula, champignones, parmesano, tomates secos y morrones) o bien las clásicas. Si son de los que aman la carne, entonces podrán elegir entre las Biblionesas (Milanesas para compartir de ternera o pollo con guarnición) en sus distintas variedades: cheddar, caprese, napolitana y otras.

Para los locos de las hamburguesas también existen opciones y no duden en acompañarlas con una riquísima cerveza artesanal. Las pastas no se quedan atrás: desde ñoquis del 29 hasta especialidades caseras como sorrentinos o spaghettis con salsa a elección. Los postres son una real tentación porque si bien los platos son suculentos, siempre queda un  lugarcito para probar algo dulce: flan casero, mousse de maracuyá, panqueques de dulce de leche, o una tarta de manzanas con bocha de helado, entre otros. Para los que están de paso déjense tentar con las limonadas clásicas de jengibre o frambuesa o con alguna porción de torta y algún café especial. Y si el hambre comienza a hacerse notar, las picadas para varias personas, las entradas para compartir o alguna minuta resolverán el asunto. El personal es muy atento y los precios no asustan. Y si llaman y luego pasan a retirar el pedido obtendrán un descuento sobre el total.

Ya saben, después de hacer deporte o pasear por el Parque Tres de Febrero o si siguieron caminando hasta llegar al Bajo Belgrano después de recorrer el Barrio Chino, Biblos es la posta ideal para reponer energías o simplemente disfrutar de la tranquilidad del barrio con amigos o en familia.

Biblos                                                            
Echeverría 802 – Belgrano
Tel: 4781-0793
De lunes a domingo, de 7h a medianoche
Precios: $ $

Foto: Agustina Pasqualini

Versión de Agustina Pasqualini
Traductora pública de francés, apasionada por el idioma y la comida de todo el mundo. En parte bretona y porteña a la hora de salir elijo descubrir los lugares con ese "no sé qué" indescriptible.
12,683FansMe gusta
10,676SeguidoresSeguir
1,476SeguidoresSeguir

QUÉ HACEMOS ESTE FINDE?

Recibí los mejores planes para el finde directo en tu mail!