Puerta del Inca, un restaurante peruano con tres personalidades

Puerta del Inca

Son pocos los restaurantes de comida peruana que conocemos por los lados de San Telmo, tierra de bodegones y pubs multiculturales. Por eso, cuando pusieron las palabras “ceviche” y “pasaje histórico” en una sola frase, ya llamaron inmediatamente nuestra atención. En nuestro corazón siempre hay espacio para San Telmo.

La “Puerta del Inca” es imponente con columnas, cuadros y una moderna iluminación que realmente evoca su nombre. El restaurante comparte edificio con una elegante galería de arte y de hecho hay espacio para comer en este patio interior al aire libre, en medio de estatuas. Adentro, el salón es amplio con dos enormes mesas compartidas (parece que el lugar es un favorito para celebrar, pues vimos dos cumpleaños simultáneos) y algunas mesas más íntimas. La decoración combina varios estilos entre columnas, cuadros gigantes y lámparas colgantes. La barra llama la atención desde el fondo del salón.

- Anuncio -

Lo curioso es que tienen una carta “tripolar”. El menú cambia tres veces durante el día para adaptarse al ánimo del público y eso nos parece inteligente y versátil. Por ejemplo, durante el mediodía tienen un menú ejecutivo de precio moderado que atrae a los oficinistas y transeúntes del barrio con clásicos almuerzos peruanos como pollo con arroz o pescado con papas, aunque siempre con un toque gourmet.

Por la tarde se transforma en un destino after-office, con cositas para picar como sándwiches, croquetas, bruschettas, tablas, tapas y pinchos (habría que ir a probar la “ronda peruana” con ceviche, anticuchos y langostinos). Todo esto acompañado por la tentadora carta de cócteles con 12 tragos de autor. Probamos el “Inca XI” con malbec, frutos rojos y vodka; ideal para que el busca un sabor frutado y refrescante. Resalta el “Inca VII” con Jim Beam, banana, mango y lima.

Nosotros elegimos el horario de la cena, donde la carta se pone su mejor traje y sus accesorios guardados para ocasiones especiales. Los platos tienen matiz peruano pero son menos tradicionales. Pedimos de entrada un ceviche que venía con rabas, camarones y pulpo, nos gustó mucho y la porción es abundante. Como principales, decidimos probar un salmón con salsa de centolla y vegetales y un plato de ravioli de masa de espinaca, relleno de camarones y hongos en una rica salsa de langostinos, champiñones, crema y cognac (este último plato, el favorito personal). No podíamos cerrar de otra forma que con un suspiro limeño.

Un restaurante donde destacan los pescados y mariscos, con buena atención y coctelería de autor. Un toque “fancy” para terminar un paseo en San Telmo, después de pasarnos por Walrus Books a reponer nuestro stock de clásicos de ficción.

Puerta del Inca
Bolívar 373 – San Telmo
Lunes a viernes de 12h a 24h, sábados de 2h a 24h
Tel: 5217-5323
Precios: $ $ $

Foto: Eva