Palacio San Martín, el “pequeño Versalles” de Retiro

Palacio San Martín
Foto: cancilleria.gob.ar

Frente a la frondosa Plaza San Martín, hay un edificio que no pasa desapercibido a ningún par de ojos: es el Palacio San Martín, una eminencia edilicia donde se fusionan arquitectura, historia, elegancia y belleza de modo tal que se reafirma el espíritu tan característico del barrio de Retiro. Aquí tiene sede la Cancillería de la Nación, ente que desarrolla a diario actividades protocolares del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto. No obstante, pueden conocerlo y palparse de la delicadeza que aguarda en cada uno de los detalles de su exterior e interior.

El inmenso portón de hierro que está frente al parque sólo sirve para espiar de qué va este palacio, pues la verdadera entrada para visitantes se encuentra sobre la calle Esmeralda. Sin embargo, mientras dan la vuelta a la esquina, pueden llevarse una sorpresa al  observar el edificio vidriado. Notarán que el Palacio San Martín se ve reflejado en él. Esto es una ilusión óptica pensada por los arquitectos de dicha construcción, que también pertenece al Ministerio de Relaciones Exteriores. La idea de los mismos era generar una sensación de “continuidad” entre ambas estructuras, que cumplen las mismas funciones diplomáticas, a pesar de ser arquitectónicamente muy distintas. 

- Anuncio -

El Palacio San Martín, también conocido como ex- Palacio Anchorena, está constituido por  tres residencias similares en su interior. En todas ellas, pueden ver la influencia de la cultura  europea de principios de siglo XX. No sólo por las obras de arte, sino por la constitución de los interiores. Desde las escaleras y sus barandas hasta la forma de las ventanas, el San Martín parecería la copia de un Palacio de Versalles a escala porteña. Si hay algo que no tiene desperdicio para ver, es su Salón Dorado. Al igual que el vestíbulo del Teatro Colón, sus cristales, colores  y espejos fueron testigos de los encuentros sociales de las familias patricias de la Argentina. Un detalle más para no perderse, es su jardín de invierno y su vista a un pedazo del Muro de Berlín. Este fue un obsequio del Gobierno Alemán al Estado Argentino tras cumplirse 10 años de la caída del régimen soviético. 

Visitar el Palacio San Martín es aprender sobre la historia de las familias aristocráticas del país del siglo pasado  así como también de la historia social mundial de los siglos XIX y XX. Es una joya que mantiene todo su esplendor. Para una salida con broche de oro, pueden ir caminando hasta The Shelter Coffee, donde también se respiran brisas europeas. 

Palacio San Martín
Arenales 761 – Retiro
Tel: 4819 7000
Visitas guiadas: martes y jueves 14h y viernes 17h 
Entrada libre y gratuita

 

 

Una astronauta que explora incansablemente el universo que la rodea. Tengo un máster en observación e imaginación. Una eterna estudiante y aprendiz de la vida. (En dos palabras, "soy comunicadora").