Un pequeño recorrido por el Museo de Cine de Buenos Aires

museo del cine buenos aires
Foto: Facebook Museo del Cine

QUIZ: ¿Cuál fue la primera película hablada filmada en Argentina (1)? ¿El primer largometraje argentino que recibió un Oscar (2)? ¿El actor más conocido del país (3)? Un pequeño tour por el museo de cine de Buenos Aires les permitirá responder todas estas preguntas con los ojos cerrados. O pueden leer esta nota, donde las respuestas están discretamente escondidas.

Siendo la capital de un país con una fuerte tradición cinematográfica, Buenos Aires se debía un museo de cine. Todo empezó en 1969, con la muerte de Pablo Ducrós Hicken, pintor e historiador porteño y apasionado coleccionista de cine. Durante el transcurso de toda su vida, había logrado acumular una gran cantidad de objetos inusuales relacionados al séptimo arte. Su viuda decidió hacer una donación pública, con la condición de que conservara el nombre de su difunto marido. Y fue así como en 1971 nació el museo.

- Anuncio -

¿El objetivo de la institución? Conmemorar el cine argentino. Ya sea antiguo o reciente, animado o digital, documental o ficción, hoy en día este museo es uno de los más importantes del mundo hispánico. Además de la imponente colección de películas y objetos ligados a su práctica (cámaras Pathé, proyectores Gaumont, guiones, disfraces, críticas, y mucho más), toda una sección, menos visible, está dedicada a la restauración de películas. Obras nacionales como “Muñequitas Porteñas” (1) -la cual data de 1931-  así como internacionales: le debemos al museo la versión más completa hasta la fecha de la película de culto “Metrópolis” de Fritz Lang.

Al principio instalada en el Teatro San Martín, la sede del museo se mudó varias veces en Capital. Hasta en un momento llegó a quedarse sin sede… Por suerte, hoy en día hay sede de primera calidad –¡dos inclusive!- en el mismo barrio de La Boca. La calle Ministro Brin reúne los archivos, con una videoteca, biblioteca y películas para restaurar. Un poco más lejos -en una antigua fábrica de electricidad- se encuentra el museo propiamente dicho.

Un viaje en el tiempo

Justo antes de empezar, podemos divertirnos probando los objetos que hay en la sala de entrada, como el praxinoscopio, un tambor perforado en su interior donde hay imágenes diseñadas que se mueven a medida que lo hacemos girar. Enseguida, la visita sigue un hilo cronológico. Afiches, cámaras de la época que han sido muy bien conservadas, fragmentos de videos y textos con explicaciones que nos cuentan como nació y se desarrolló este nuevo arte en un país que en esa época también lo era.

Separado en capítulos, el recorrido del museo nos lleva del cine mudo a la llegada del hablado, del blanco y negro al color, y así sucesivamente. A los fastos años 40 le sigue la sequía del golpe de estado de 1955. De la misma manera, después del “nuevo cine argentino” en los años 60, llega la época oscura con la dictadura de Videla. El museo también muestra como la historia política y cinematográfica del país están íntimamente ligadas. Como con la desgarradora “La Historia Oficial” (2), que en 1985 aborda el tema de los hijos desaparecidos de la dictadura. Al final del recorrido, los entendidos reconocerán las películas más recientes, salidas de la renovación de los años 90 (“Pizza, Birra, Faso”) y en el 2000 (“La Ciénaga”, “Nueve Reinas”). La visita cierra con los éxitos que los argentinos fueron a ver recientemente al cine, como “El Secreto de sus Ojos” o “Relatos Salvajes”, ambas con el misterioso Ricardo Darín (3) como actor principal.

La visita cuenta con mucha información, pero no hace falta más de una hora para recorrerla. Si sus almas de cinéfilos no quedan satisfechas, en el primer piso los esperan las exposiciones temporarias. Si sus almas están llenas, pero sus estómagos están ávidos de comer, les recomendamos almorzar en El Obrero ubicado justo en frente al museo, o continuar por el famoso Caminito de La Boca, a tan sólo un par de cuadras de ahí.

Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken
Caffarena 51 – La Boca
Tel: 4307-1969
De miércoles a lunes de 11h à 18h.
sábados, domingos y feriados de 10h a 19h.

*Traducción: Daniela Gambarotto

Bruxelles, Athènes, Buenos Aires. J'aime écrire des trucs, surtout sur le cinéma. J'aime voyager, surtout si c'est un nouvel endroit. J'aime le fromage, surtout s'il est français. Curieuse, bavarde, nocturne, enfumée.