Las Divinas, vinos secretos en un antiguo mercado de Palermo Viejo

Las Divinas en Palermo
Crédito: Nico de Las Divinas

¿Les gustó Los Divinos? ¡Entonces les va a encantar las Divinas! Más allá del cambio de género, lo que cambió es el lugar. Una mudanza sensata, a tan sólo unas manzanas de distancia (sin irse de Palermo) para conseguir un espacio significativamente más grande, con lugar de sobra para poner una barra, algunas mesas grandes compartidas, banquetas, mesa de ping-pong, bodega de vinos y de quesos. Sin olvidar la cantidad incalculable de botellas y la agradable sensación de estar en un lugar con mucho espacio y ambientes diferentes.

Los Divinos cerró en mayo de 2018. Este barco manejado por un solo capitán iba viento en popa. ¿Entonces por qué abandonarlo? ¡Y… por esa adrenalina tan irresistible, obvio! Porque si hay algo que no le falta a Nicolás, el dueño del restaurante, es coraje. ¿Cuál es su plan para este nuevo proyecto? Crear un clásico que dure cincuenta años”. Porque este lugar tiene historia: años atrás era un mercado cubierto para después convertirse en un taller mecánico y una fabrica de velas. Así que Nico se calzó el overol azul y se puso a derribar paredes hasta encontrar el espacio original. Durante meses se dedicó a ordenar, serruchar, lijar, martillar, fumigar, rehacer el piso, cargar cajas, atornillar, limpiar… y de vez en cuando bajarse una copita de vino para reconfortar el corazón y el alma.

- Anuncio -

Al ver el resultado, nos damos cuenta de que todo ese esfuerzo valió la pena. El homenaje al mercado cubierto se puede apreciar a través de una gran cantidad de detalles, pequeños poemas que invitan a explorar el lugar minuciosamente. Mención especial para las columnas verdes cuyo color cambia según la luz del día. Y también para la viga que sostenía el entrepiso de Los Divinos, parte de la cual se encuentra ahora delante de los baños de Las Divinas. A Nicolás no se le escapa ningún detalle: el espacio es completamente ajustable gracias a un hábil sistema de poleas y ruedas. Lo que no está colgado en la pared, puede llegar a cambiar de lugar. Quiero crear un lugar que cambie constantemente, como un mercado que evoluciona según sus productos”, nos confiesa.

Centenas de botellas los esperan. Vino 100% natural, sin resaca, pero con muchas emociones”. Estas botellas de vino fueron cuidadosamente seleccionadas con el aval de productores locales conocidos por el dueño. Lo mismo con los quesos y fiambres; justo como en Los Divinos, pero agréguenle a eso una cocina tipo bistrot perfecta para acompañar sus vinos: cerdo curado en sal durante dos semanas (que en tan solo un mordisco los transporta a la Francia de Jean Ferrat), puerros a la vinagreta, espárragos con huevos pasados por agua, rillettes de cerdo o pescado, crepes y galletas bretonas. Y como si fuera poco, siempre los espera un suculento plato del día que se cocina a fuego lento.

Las Divinas es un secreto relativamente bien guardado. Sólo logramos entrar si somos invitados por el dueño. Para abrir la puerta del tesoro, hay que mandarle un mensaje por whatsapp o un email. Podemos ir tanto solos como acompañados, con la certeza de que conoceremos gente interesante, ya que “el vino está hecho para compartir momentos especiales con amigos”.

¿Y después? Pueden continuar su noche divina arrastrándose hasta Esquina Libertad y aprovechar para retomar las conversaciones que habían empezado en Las Divinas, mientras se toman una buena birra fría.

Tel: 15 6580-6492 (whatsapp)
Mail: eldealerdivino@gmail.com
De jueves a sábado a partir de las 19h, sólo con reserva. Pago sólo en efectivo.
Precio: $ $

*Traducción: Daniela Gambarotto