El Progreso, un café con sabor a nostalgia en Barracas

El bar El Progreso nos permite transportarnos a la Buenos Aires más auténtica, la barrial, la que derrocha tango y melancolía. Barracas es un símbolo del arrabal porteño, donde la populosa urbe respira otros aires menos turbulentos. Se ve otra parte de la ciudad, menos alborotada y multitudinaria, pero más conectada con la idiosincrasia local. Tiene otro gustito caminar por Barracas, las calles tejen otra impronta y hay otra pausa diferente, que se vuelve kilométrica al compararla con la calle florida, donde la paciencia escasea como agua en el desierto.

Por eso, tomarse un café en el bar El Progreso tiene sabor a nostalgia, es volver otra vez a 1942 (año de su fundación), para que “progresar” no sea sucumbirse en la adrenalina frenética del torbellino social histérico, sino que tenga los encantos del viejo y querido barrio de Barracas, uno de los más antiguos y emblemáticos de la Capital.

Declarado “Bar notable” (característica que tienen aquellos sitios considerados como “Patrimonio Cultural de la Ciudad de Buenos Aires”), este bar tiene detalles que le dan un toque muy familiar, con una infraestructura que exhibe el aspecto de un salón íntimo, cubierto con una mampara de madera y una guarda decorativa con espejos en forma de rombo, ideal para tomarse un riquísimo café con un tostado.

Después de ahí (o antes) se puede ir a explorar la Boca y conocer La Usina del Arte (siempre con cuidado). Así, la tardecita será muy especial.

El Progreso
Av. Montes de Oca 1702– Barracas
Tel: 4301-0671
De lunes a sábado, de 7h a 20h
Precios: $ $

Foto: Bar El Progreso