Bar de Cao, el notable que se convirtió en el “living” del barrio

Foto: Julie Desbiolles

Ambiente cálido, sillas y mesas de madera, letras en fileteado, viejas publicidades en las paredes, máquinas de otra época y jamones colgando del techo: no hay duda, estamos en un café notable, uno de verdad.

Y como con todos los notables, una historia se esconde detrás del mostrador. Abierto en 1915, este negocio bien porteño es cedido en 1925 a los hermanos Cao, jóvenes españoles que llegaron para probar suerte en América. Tuvieron la buena idea de agregar algo de su terruño y se trajeron delicias del viejo continente, lo que los hizo conocidos en todo el barrio. Su comercio se llamaba entonces “La Armonía”, un nombre que le quedaba muy bien, en todo momento se podía encontrar con vecinos, disfrutar de buenos productos y mucha cordialidad. Se dice que la familia Cao era tan popular que la gente del barrio le dejaba las llaves de sus casas: de esta forma podían entrar y entregar la leche directamente en la mesa de la cocina…

- Anuncio -

En la actualidad, los hermanos Cao ya no viven, pero la tradición se mantiene. El lugar se bautizó así en su honor, y nos encontramos siempre con esta onda bien familiar. Mi amiga Jazmín, que me hizo conocer el lugar, dice que ve este lugar como una continuación de su propio living. Ella cada dos meses comparte allí una comida familiar para pasar algunas horas sin interrupciones de teléfono ni tareas domésticas interminables…

Como pasa en todos los livings de las casas, el Cao es un lugar todo terreno: soñamos frente a una taza de café, trabajamos con un sándwich, comemos un buen plato de pastas con los primos, compartimos una picada con amigos. Allí se pueden encontrar todos los clásicos: cafés de todo tipo y tamaño, desayunos, pastas, milanesas, sándwiches, ensaladas… En cuanto a los platos, no pueden dejar de probar las pastas de calabaza. Para los que comen al paso, les recomendamos el sándwich de pavita. Si es más para un encuentro entre amigos, nada mejor que una tabla de picadas (fiambres y quesos) con una cerveza artesanal. En cuanto a las tapas, les proponemos la mejor de todas las tortillas, por unanimidad. Y por si fuera poco: el Cao tiene mesas en la vereda.

Para resumir, si están por San Cristóbal les aconsejamos firmemente entrar en el bar de Cao, no tanto para descubrir un lugar revolucionario, sino por el contrario, para dejarse acurrucar por la tranquilidad que nos da lo que ya conocemos. Después de este retiro salvador, disfruten de toda la energía recuperada y vayan a conocer el MACBA, a unas diez cuadras. Otra idea para los fanáticos de la cocina asiática: hagan una parada en la Nueva Casa Japonesa, donde vive un pedacito de Japón.

Bar de Cao
Independencia 2400 – San Cristóbal
Tel: 4943-3694
Domingos a jueves de 8h a 2h, viernes y sábados de 8h a 4h
Precios: $ $

Traductora pública de francés, apasionada por el idioma y la comida de todo el mundo. En parte bretona y porteña a la hora de salir elijo descubrir los lugares con ese "no sé qué" indescriptible.