Trabajar desde casa: cómo hacerla bien

home office trabajar desde casa

Yo, particularmente, tengo muchos años trabajando desde casa, así que irónicamente, ésa ha sido la parte de la cuarentena que menos “inconvenientes” me ha causado. Sin embargo, conozco personas que están teniendo problemas para adaptarse, así que decidí reunir algunos consejos para mantener la salud mental en medio de tantos cambios que pueden parecer abrumadores. 

1. Establecer y respetar un horario

¡Importantísimo! Aunque no tengamos que cumplir un “horario de oficina”, o un horario fijado por alguien externo; es importante que establezcamos para nosotros un horario que nos convenga y apegarnos a él. Esto evitará que terminemos trabajando más de lo que en realidad nuestra salud mental puede soportar, y también mantendremos la procrastinación alejada si establecemos de entrada un horario de trabajo y un horario de entretenimiento.

- Anuncio -

Si tienen horas flexibles, pueden decidir en qué momento del día se sienten más productivos para trabajar. Por ejemplo, si se sienten más creativos y motivados por la noche, entonces asegúrense de tener las mañanas libres.

Muchos no me creen cuando se los digo, pero tener una rutina no es una necesariamente una sentencia aburrida; a veces puede traer un poco de alivio psicológico en un ambiente caótico.

2. Vestirse

La gente suele tener una imagen idealizada del home-office como una persona trabajando en pijamas, pantuflas y snacks infinitos siempre a mano. Esto, en mi experiencia, y después de haber gastado esa fantasía por un año más o menos, se vuelve eventualmente contraproducente y no sólo no ayuda; sino que entorpece la motivación. 

¿La ventaja? Tu “ropa de trabajo” puede ser literalmente, lo que vos quieras. Aprovecha para usar probar combinaciones exóticas.

3. Organizar un espacio de trabajo

Trata de establecer, dentro de la casa, tu propio rincón de trabajo. En tu mesita/escritorio, organiza las cosas que necesitas y dale un toque personal con alguna foto u objeto decorativo. Esto puede ser difícil para las personas que viven en un monoambiente, pero siempre se puede arreglar algún rinconcito: lo importante es que no trabajes en tu cama o en los lugares que son para descansar, relajarte o entretenerte. 

4. Metas diarias y realistas

Una forma efectiva de mantener tu carga de trabajo controlada (para contener tu workaholism a raya o más bien, asegurarte de avanzar en los proyectos) es hacer una lista de metas para el día. Esto puede ser lo primero que hagan por la mañana o lo último que hagan en la jornada, anotando los pendientes para el día siguiente. Cuando tienen mucho trabajo pendiente, esto ayudará a visualizar mejor cómo distribuirlo. ¡No te sobre-exijas ni tampoco dudes de tu capacidad! Si cumplen las metas realistas del día, van a ver lo lindo que se siente tachar cosas en la lista, cerrar la compu y relajarse.

5. Una cosa a la vez

Cuando se sienten a trabajar en tus proyectos o tareas para el día, traten de mantener las distracciones alejadas. Pueden desactivar las notificaciones de ciertas apps o incluso, apagar el teléfono si no es esencial para una tarea determinada.

6. Planificar sus breaks

Fijen una hora para almorzar, una para merendar, quizás otra para estirar sus piernas o llamar a un amigo. En el momento del break, apaguen la pantalla de la compu y asegúrense de desconectarse realmente de todo lo que tiene que ver con trabajo.

7. El contacto humano no es negociable

Punto importante para las personas que viven solas, como fue mi caso mucho tiempo. Si las circunstancias no permiten ir a tomar un café o unas cervecitas de after-office con amigos; lo cual es ideal; al menos una vez al día asegúrense de tener algún tipo de contacto con otro ser humano. Videollamadas, chats, etc. con alguien que les genere algo positivo.

8. Extra post-cuarentena: No olviden salir de la casa 

Para aquellos que están buscando mejorar su rutina de home-office, más allá de la cuarentena, les recomiendo comprometerse a salir de la casa al menos una vez al día. Sí, algunas personas necesitan escuchar este consejo porque uno puede “olvidarse” de salir al mundo. De vez en cuando, pueden planificar un día de trabajo en un café o en un coworking. O, si no hay ningún otro plan para el día, igualmente puedes tomarte un break en la tardecita para dar un paseo corto. Créanme, ¡te va a hacer bien el aire!